Artículos y casos

Rotura del tendón extensor común.

 extensor1

 

   Desde antiguo se ha considerado como una de las principales utilidades del herraje el ayudar a la curación de múltiples enfermedades y accidentes del pie del caballo, siendo en muchas ocasiones el único tratamiento aplicable. Es en estos casos donde se hace inestimable para la pronta y feliz recuperación del enfermo una buen entendimiento y una mejor colaboración entre el herrador y el veterinario.

 

   Un buen herrador vale su peso en oro, no solamente para el propietario del caballo, sino para el veterinario. A menudo, aquejado de no disponer de un profesional de confianza que sepa interpretar y ejecutar sus disposiciones, el veterinario se enfrenta a los accidentes y enfermedades del pie en la mas absoluta carencia de habilidades y de recursos. Cuando el veterinario dispone de un buen profesional del herraje, el tratamiento se lleva a cabo con rapidez y eficacia, lo que redunda en la pronta recuperación del caballo y la economía de recursos para su propietario.

 

   Presentamos el caso de un caballo que se ha seccionado el tendón extensor común del dedo a resultas de un accidente. El veterinario ha curado la herida y ha dispuesto que el herrador le coloque una herradura con extensión anterior. Así nos encontramos al caballito cuando llegamos a la clínica.

 

 extensor2

 

   Cuando el caballo tiene seccionado el tendón extensor, tiene dificultades para mantener el casco en posición natural. El pie tiene tendencia a bascularse hacia delante y los tropezones son continuos. Se hace preciso colocar al casco una extensión frontal que evite este basculamiento.

 

   Las extensiones frontales se realizan generalmente soldando un trozo de pletina o de herradura en las lumbres de la herradura que se va a colocar. El tamaño de la extensión se calcula a ojo, aunque teniendo en cuenta el tamaño del casco. Como norma general se suele utilizar el doble de la herradura, es decir, un trozo de herradura soldado en las lumbres.

 

 extensor3

   La herradura con extensión frontal se coloca normalmente en el casco. Se debe de clavar firmemente los clavos posteriores, debido a que la extensión hace palanca y por ello los clavos traseros sufren un mayor esfuerzo de tracción.

extensor4 

   En la imagen podemos ver  la extensión desde el frente. Uno de los inconvenientes de las extensiones en las herraduras, sobre todo en las frontales, es el efecto palanca que hace la herradura sobre las lumbres del casco. Este efecto palanca provoca a menudo estrés mecánico en la línea blanca e incluso se dan casos de separación de la misma, produciéndose infecciones crónicas en lumbres, también llamadas “puntera indispuesta”.La muralla en las lumbres, sobrecargada, puede colapsarse y abombarse, convirtiendo lo que antes era una muralla lisa en una muralla convexa o abombada al exterior. Esto se evita fácilmente gracias a los nuevos materiales de catalización rápida como la resina Equilox.

extensor5 

   La utilización de la resina Equilox o cualquier otro material en el rellenado del espacio comprendido entre la muralla del casco y la punta de la extensión frontal pone solución a dos de los principales problemas de utilizar extensiones en las herraduras, a saber:

 

   -Evita la posibilidad de que el caballo se pueda pisar la extensión con la otra mano o engancharse la misma en  la puerta del box o cualquier otro saliente.

 

   -Refuerza las lumbres de la muralla, con lo que desaparecen los perniciosos efectos palanca producidos por las extensiones de las herraduras. Así evitamos al caballo las separaciones de la línea blanca y las punteras indispuestas.