Absceso difuso

 q1

 

  La mayoría de los abscesos son provocados por hematomas que se infectan. El caballo se golpea la pared del casco o la suela con una piedra, con otro casco, etc y se produce una hemorragia interna de mayor o menor tamaño. Las bacterias penetran por las microgrietas de la materia cornea e infectan el contenido del hematoma, excelente caldo de cultivo donde proliferan sin cesar. El absceso crece, produciendo pus y gas, hasta liberarse al exterior por la línea del rodete coronario.

 

   La detección de los mismos es relativamente fácil. El caballo presenta mayor o menor dolor y cojera con pulso y calor en el casco. La palpación con la tenaza de sondeo revela un punto de dolor que nos indica el lugar preciso para desbridar y dar salida al material necrótico y los gases. Pero los abscesos no siempre son tan evidentes  y producen quebraderos de cabeza a los veterinarios y herradores al no declararse con la esperada prontitud.

 

   Esto es lo que le ha ocurrido a este caballo de Raid, que ha permanecido cojo durante un mes sin que se pudiese localizar la causa que le hacia claudicar. Sus síntomas eran compatibles con un absceso, pero ni se le localizaba con la tenaza de sondear ni daba cuenta de si en las radiografías.

 

 

 

 Se determinó suspender todo tratamiento antibiótico, a fin de permitir al posible absceso que se desarrollara hasta poder localizarle y se mantuvo al caballo con antiinflamatorios y analgésicos. Unas puchadas de vinagre caliente y salvado ayudan al absceso a madurar, por lo que también se le colocaban al casco, renovándolas cada dos días.

q2 

 

 El tratamiento dio sus frutos y una semana después, en las radiografías de control, se localizo una línea radiolucida que podía ser compatible con una pequeña cámara de aire localizada entre la tapa y el hueso tejuelo, a la altura de las cuartas partes.

 

 

 

 p1010914

 

Con esta referencia nos decidimos a resecar toda la tapa situada sobre la línea radiolucida. Con la tenaza de filos curvos y la legra de anillo vamos eliminando la tapa hasta descubrir toda la zona afectada por el absceso difuso. Se llama absceso difuso porque en vez de concentrarse en una burbuja localizada, se expande entre la tapa y el hueso, abarcando mucha superficie. Esto hace que pierda la entidad suficiente para tratar de reventar al exterior y se mantiene estancado. El absceso sigue ahí, provocando dolor y cojera, pero es incapaz de crecer y buscar salida al exterior.

p1010940 

 El absceso fue tratado con apósitos de gasa empapados en Betadine y azúcar durante una semana. En este día el caballo dejó de cojear y tan solo denotaba las molestias propias de un casco debilitado por la resección. Una vez comprobada la eliminación total de la infección, procedemos a limpiar y lijar bien el casco  para reconstruir la resección con resina acrílica Equilox.

quiz1 

  No solamente hay que reconstruir la pared afectada. La palma ha sido debilitada al rebajarla con la legra buscando el absceso. Se hace preciso reforzar la misma, para evitar sensibilidades al herraje y a las fuerzas de reacción del suelo.

 p1010943

   El casco se reconstruye con resina acrílica Equilox. Debido a la magnitud de la refección y a la sensibilidad del casco se va aplicando la resina por capas. Cuando el casco está casi reconstruido, se le clava la herradura y se remata la reconstrucción con una malla de fibra de vidrio.

 quiz2

    Debido a la sensibilidad del casco, necesitamos una herradura muy ligera, a fin de poder emplear los clavos más finos posibles. Elegimos una herradura Saint Croix Eventer de aluminio que fue clavada con clavos 00 de Mustad.Entre la herradura y el casco se colocó una plantilla de poliuretano de rejilla, que fue rellenada posteriormente con silicona Luwex MB12, ligera y blanda

 quiz3

   El caballo se mostró en todo momento cómodo con la reconstrucción y el herraje, por lo que fue devuelto para iniciar su entrenamiento. En un plazo no superior a tres semanas, renovaremos la herradura por una de hierro, a fin de pueda aumentar la intensidad del entrenamiento y reintegrarse a su vida normal.