Angulo palmar negativo. (Bull nose)

 bn3

 

   En los últimos años se ha venido investigando una deformación típica de algunos cascos que se alejaba de todo lo conocido en los estudios sobre Podología equina. Nos estamos refiriendo a lo que los americanos han dado en llamar Bull nose (hocico de toro) y que con una terminología mas exacta se define como “Angulo palmar negativo”.

 

   Es muy frecuente en caballos de procedencia centroeuropea y rara en razas mas rústicas y de cuartilla corta como el PRE y PRA. En la mayoría de los casos se presenta únicamente en los pies y no es raro que el mismo animal presente a la vez talones huidizos en las manos y bull nose en los pies.

 

   Los caballos que padecen esta sintomatología tienden a presentar unos cascos cuyas características comunes. La muralla en las lumbres presenta un perfil abombado, La palma aparece muy cóncava, con la ranilla pronunciada y los talones muy bajos, pese a lo cual el eje casco cuartilla aparece roto hacia delante. Asimismo, durante la marcha tienen tendencia a arrastrar los pies, debido a lo cual, en terrenos arenosos desgastan la muralla en las lumbres, apareciendo hematomas.

 

bn2 

 

   Así pues, nos podemos encontrar en la situación que presenta la fotografía. El casco ha sido rebajado, pero aun si no conseguimos alinear las lumbres con la cuartilla. Ya no queda talón que rebajar y si no recortamos en las lumbres, desplazamos todo el peso hacia los talones. Si tratamos de enderezar el supuesto eje cuartilla casco, solo conseguimos resultados ridículos y contraproducentes para la salud del caballo.

 

   Tradicionalmente estos caballos se consideraban como cuartillones. Algunos autores definieron el cuadro como “garra de oso” y recomendaban herrajes similares a los caballos cuartillones, es decir, con cuartilla larga y casco muy pando. La experiencia ha demostrado que se trata de dos cuadros morfológicos completamente distintos y que herrar caballos bull nose con herraduras de huevo o barra, no solamente no consiguen ningún efecto positivo, sino que acentúan aun mas el defecto.

 

 milavoor

   En casos graves, se aúnan los dos síntomas característicos del cuadro, a saber, talones huidizos y abombamiento en la muralla dorsal. Llegado a este punto, los animales suelen presentar cojera crónica, con frecuentes hematomas en la muralla y en la palma y barras. El casco siempre esta caliente y con síntomas de inflamación crónica, lo que repercute en su nutrición. El resultado es un casco de materia cornea quebradiza y difícil de herrar.

 

bn13 

   Una radiografía mediolateral nos muestra la causa. El hueso tejuelo aparece hundido en su región posterior, con la consiguiente rotura del eje podofalangiano. En la radiografía podemos observar que la línea que describe la base del tejuelo presenta un ángulo negativo con respecto a la horizontal y a la herradura, cuando debiera  presentar un ángulo positivo. Esto hace que la punta del tejuelo, desplazada hacia arriba, comprima las laminillas, provocando hematomas y el abombamiento de la muralla.

 bn12

   En esta otra radiografía podemos observar como  a pesar de que el eje casco cuartilla aparece ligeramente roto hacia atrás, el tejuelo conserva un ángulo positivo cercano a los 10º,angularidad media considerada como normal por los autores mas reconocidos. Las radiografías y la fotografía anterior son cortesía de www.horseshoes.com.

 bn4

   A continuación vamos a describir el herraje desarrollado para una yegua de orígenes centroeuropeos que presenta bull nose en sus pies. Sus cascos presentan las características propias de los animales afectados por ángulo palmar negativo. A pesar de ello, los continuos cuidados a los que se le somete, con suplementacion especial para mejorar su materia cornea y, sobre todo, un programa de herrajes competente, han conseguido que este magnifico ejemplar pueda seguir entrenando y compitiendo con toda normalidad en la disciplina de Salto.

 bn5

   Una vez equilibrado el pie, recortando naturalmente el material corneo sobrante sin pretender en ningún momento modificar la conformación del animal, podemos ver como la muralla aparece teñida de rojo. En realidad no se trata de hematomas propiamente dichos, como si se golpease con una piedra, sino que son extravasaciones de hemoglobina. Los capilares de las laminillas, estresados por la presión a las que le somete la punta del hueso tejuelo permiten el paso de pequeñas cantidades de hemoglobina que tiñe la materia cornea. Su etiología es parecida a la mancha en forma de semiluna que aparece por delante de la ranilla en los cascos infosados crónicos.

 bn6

   Vista del otro pie una vez equilibrado. Los caballos que padecen este cuadro arrastran los pies, desgastando las lumbres y la herradura. Este desgaste se hace mas acusado cuando se les entrena en caminadores mecánicos. El paso rítmico en la arena del caminador desarrolla en los caballos un caminar cansino y desgarbado, en el que son frecuentes los tropezones y el arrastrar de lumbres. El caballo tiene propiocepcion de su tejuelo, es decir, orienta en el espacio el hueso, pero no tiene la sensación precisa de cómo esta orientado el casco. En cascos normales esto no es problema, porque el casco esta íntimamente unido al hueso y este arrastra al casco, pero en estos casos de ángulo palmar negativo no es asi. El cerebro del caballo “levanta” el hueso tejuelo hasta un nivel suficiente para no arrastrar, pero el casco esta mas bajo y por eso arrastra. Es parecido a nuestros pies. Si llevamos unos zapatos ajustados a nuestros pies, estos se mueven acorde con nuestro tejido sensible, pero si llevamos unas aletas de buzo la cosa cambia. Nosotros tenemos propiocepcion de nuestros pies, pero no de la punta de las aletas, con lo que es natural que tropecemos continuamente.

 bn7

   Vista de uno de los pies por su cara palmar. Una de las características principales de este tipo de cascos es que el hueso tejuelo, al desplazarse hacia arriba, arrastra a su vez a la ranilla y a la región anterior de la palma, volviéndola muy cóncava. Sin embargo, las papilas terminales de la línea blanca, junto a la vena marginal, permanecen en el nivel inicial. Esto ha de ser tenido muy en cuenta a la hora de rebajar el casco, pues si nos fiamos de la concavidad de la palma, es muy probable que provoquemos una hemorragia. en la punta del casco, al herir la vena marginal.

 

   Aunque este no es el caso, es frecuente encontrar manchas hemorrágicas en la zona situada entre las barras y la tapa de las cuartas partes, en la región llamada de las escarzas, por llamarse así también estas manchas hemorrágicas. Es conveniente recordar que en estas zonas es donde están situadas las apófisis basilar y retrosal del hueso tejuelo, que al descender, debido al ángulo negativo, comprimen el corion de la palma y provocan hematomas.

 bn8

   Para esta yegua hemos elegido una herradura Saint Croix Triumph, que aúna un diseño acanalado y un buen grado de dureza, necesario para un buen roscado de los ramplones. En la forja le hemos hecho algunas modificaciones encaminadas a paliar o aminorar las secuelas propias del cuadro de ángulo palmar negativo. De una parte, le hemos rockeado las lumbres, es decir, se las hemos levantado mas allá de la cara superior de la herradura. Uno de los problemas que padecen estos caballos es que arrastran los pies y por ende, desgastan las herraduras y la pared dorsal del casco. Es obvio que no podemos colocar unas herraduras el doble de gruesas para que aguanten mas, pero si levantamos las lumbres, las herraduras presentan mas superficie a la abrasión del suelo. Si una herradura completamente plana presenta al arrastre contra el suelo una superficie de 8 mm, al levantarla de lumbres, conseguimos que la superficie aumente hasta doblar la anchura inicial. Con un pequeño trabajo de forja hemos conseguido que la herradura resista mucho mas al desgaste contra la arena del caminador o de la pista.

 

 bn9

   Los callos extendidos hacia atrás, ofrecen soporte al menudillo, que se endereza. A su vez, el ligero incursado hacia fuera aumenta la estabilidad en la pisada e impide que la ranilla contunda o se vea apretada contra la herradura. Este pequeño cambio en la forma del talón, permite la evacuación de la suciedad acumulada en las lagunas de la ranilla.

 

   En general, no somos partidarios de colocar soportes rígidos sobre la ranilla, prefiriendo soportes mas elásticos y que no ofrezcan una resistencia que pudiera dar origen a necrosis por compresión del corion de la ranilla. Los cascos bull nose suelen tener ranillas prominentes, con aspecto de sanas, pero en realidad son ranillas prolapsadas y no son susceptibles de cargar con mucho peso. Antes que colocar un soporte dorsal rígido del tipo de barra recta o de huevo, preferimos conservar la propia morfología del caballo y que sea la ranilla la que apoye directamente en el suelo.

 bn10

   Vista del pie derecho una vez herrado. Los talones de la herradura, extendidos hacia atrás, proporcionan soporte al menudillo, que se endereza ligeramente. La posición del hueso tejuelo dentro del casco no ha variado, pero si se han minimizado las secuelas de un alineamiento defectuoso de las falanges.

bn11 

   Los caballos que presentan este cuadro, cuando no es excesivamente acentuado, no parecen sufrir menoscabo en sus aptitudes deportivas. De hecho, se conocen muchísimos caballos que padecen durante toda su vida un ángulo palmar negativo y alcanzan un buen nivel deportivo. Quizás en un futuro, cuando se profundice en el estudio de la Podología se descubra que en realidad no es mas que una variante morfológica y no una patología. Las verdades de hoy son los errores del mañana.