Angulo palmar negativo y herraduras de banana

 

 

   Los tres huesos principales que forman el dedo del caballo se conocen genéricamente como falanges. En el dedo humano, tienen el nombre particular de falange, falangina y falangeta, siendo la primera la mas cercana a la mano y la ultima, la punta del dedo. En los caballos también hay un nombre particular para cada  uno. Así, la primera falange, es conocida como PI (por aquello de phalanx 1) o hueso cuartilla. Las segunda falange es conocida como PII o hueso corona (antiguamente bolillo) y a la tercera falange se la conoce como PIII o hueso tejuelo.

    Estas tres falanges están alineadas entre si, formando un eje rectilíneo llamando eje casco-cuartilla o eje falangiano. Los diferentes tendones y ligamentos mantienen recto este eje, y si por cualquier circunstancia se rompe este equilibrio, el eje se rompe hacia adelanta, o lo que es mas común, hacia atrás. Esta rotura del eje falangiano es la causa primitiva o preternatural de muchas de las enfermedades y desordenes del pie. 

   Esto es lo que le ocurre a esta yegua, que está muy coja, debido a que su eje casco cuartilla esta extremadamente quebrado hacia atrás. Hace unos días la hemos estado tratando en colaboración con el veterinario Iván Martín, de la clínica veterinaria Monge Veterinarios (Guadalix de la Sierra, Madrid) Tf 670661167.

mgvt5

 

   Son muchas las causas que pueden provocar la ruptura del eje falangiano. Podemos encontrarnos con el eje roto hacia adelante o hacia atrás. Algunas de estas causas pueden ser: 

   -Mal manejo de los cascos. Los cascos largos y mal aplomados tienden a recargar la región de los talones, que se desintegra con mas facilidad que las lumbres del casco. El crecimiento del casco herrado determina casi siempre que el eje acaba rompiéndose hacia atrás. De ahí la importancia de mantener programas de herraje o de recorte de cascos que no permitan que el casco crezca en demasía. 

   -Retracción del sistema músculo-tendón, que provoca cambios en la dirección natural de los huesos. Dependiendo de que tendón esté retraído, el eje puede romperse hacia adelante, como en los cascos topinos o con club foot, o hacia atrás, en el caso de que el tendón superficial tense el ángulo del menudillo con respecto al pie. 

   -Debilidad de tendones y ligamentos, que pueden provocar el vencimiento de la cuartilla, con lo que el eje se rompe a nivel de la articulación corona-tejuelo principalmente.

    -Infosuras crónicas. Al perder el tejuelo su unión con la tapa, rota o gira hacia el suelo, produciendo la rotura del eje casco cuartilla hacia adelante.

 

 

mgvt4

 

 

   La rotura del eje falangiano forma parte de la gran mayoría de los cascos con problemas y enfermedades. Es una situación que puede provocar de por si, muchas enfermedades y desordenes. También puede ella misma ser producida por otras enfermedades, de tal manera que no se sabe bien quien fue primero, la enfermedad o la rotura del eje falangiano. Lo que si es cierto e indiscutible que no es una situación normal ni natural en el caballo. Se trata de una conformación patológica y que es capaz de provocar otras patologías secundarias, siendo en muchas ocasiones la causa primera de los mas diversos desordenes del pie, tanto mecánicos, como fisiológicos. Por tanto, no es de extrañar que la gran mayoría de los autores piensen que es totalmente indispensable el reparar la alineación del eje falangiano para que los desordenes o enfermedades empiecen a recuperarse ya  curar. Personalmente, opino que en tanto no se realineen las falanges del dedo, todo lo que se haga son parches y soluciones superficiales, que atacan al síntoma pero no solucionan el problema de base. Desde hace mucho tiempo, la experiencia nos viene demostrando que basta reparar el eje casco cuartilla para que el problema del caballo mejore, siendo en muchas ocasiones el único requisito o tratamiento necesario en determinados problemas.

    En las primeras fotografías del casco podemos observar como efectivamente se forma una inflexión muy acentuada a nivel de las coronas del casco. Esto indica que la ruptura del eje casco cuartilla se ha formado a nivel de la articulación distal, entre el tejuelo y el hueso corona. Esta nueva y también patológica  conformación  acarrea que el peso del caballo se desplaza hacia la región posterior del mismo, con todas las consecuencias que ello produce. En el caso de esta yegua son muchas las consecuencias de esta sobrecarga en los talones. En la fotografía superior podemos ver alguna de las externas. Los talones se contraen, adaptándose al peso que soportan, El talón lateral se va recostando sobre el interno, paso primero para la formación de un cuarto el día en que ya no aguante tanta presión.

 

 mgvt3

 

   El herraje de los caballos con tendencia a padecer desequilibrios en el eje casco cuartilla ha de practicarse con el mayor rigor científico. Ya no hablamos de colocar una herradura de cualquier manera, sino de que muchos herrajes, en apariencia cuidados y bonitos no ofrecen lo que el casco necesita. Tal y como podemos ver en las fotografías, el herraje no es malo, pero no está enfocado a solucionar el problema, y por tanto, lo que hace es perpetuar el problema en cada herraje. 

   Podríamos asegurar que el día en que se herró esta yegua, el casco ofrecía bastante mejor aspecto, e incluso en los primeros días presentaba una buena mejora mecánica, aunque de corta duración. Y es que simplemente, el herrador herraba el casco de la yegua, pero no herraba al pie. De ahí la cojera, porque el pie del animal no se corresponde exactamente al casco como ocurriría en un pie normal. En este caso, el casco del animal esta mucho mas adelante que el pie, como veremos en las radiografías.

 

 

 mgvt

 

 

   Radiografía de la mano izquierda, totalmente expresiva de lo que sucede en el interior del casco: Así a botepronto podemos ver: 

   -Rotura muy pronunciada de eje falangiano muy acusado sobre todo en la articulación entre el hueso corona y el hueso tejuelo. La proyección del mismo se desplaza tan adelante que no sale en la radiografía.

    -Aun con no tener nada mas, esta conformación con el punto de apoyo tan delantero, hace que el tendón flexor profundo tiene que ejercer una fuerza muy superior a en circunstancias normales para levantar esa mano del suelo. Ya de por si se podría producir una tendinitis por sobreesfuerzo.

    -La articulación entre el hueso corona y el tejuelo está muy comprometida. Se puede ver que hay dos puntos en los que no queda espacio entre los huesos. Aquí se debiera de ver un espacio que corresponde al cartílago del hueso, que no sale en las radiografías. Muy al contrario, el hueso está rozando contra el hueso. Esto provoca dolor y cojera. En la región dorsal de la articulación hay pruebas de artrrosis con remodelación de hueso. 

   -El tendón flexor profundo, en esta disposición ejerce una presión tan grande sobre el hueso navicular que con toda probabilidad se ha producido un síndrome de navicular. Podemos ver como apenas hay espacio entre el hueso navicular y los huesos corona y tejuelo, con los que se articula. 

   -El borde inferior del tejuelo en caballos sanos forma un ángulo positivo, es decir, de arriba hacia abajo, de entre tres y quince grados. Aquí podemos ver como en comparación con el horizonte de la herradura, el ángulo no solamente no es positivo, sino que  presenta al menos un par de grados o tres negativos. Es decir, el hueso que tenia que estar inclinado hacia abajo esta inclinado hacia arriba. Esto es lo que se conoce como NPA, ángulo palmar negativo, también conocido como Bull Nose.

    De entre las consecuencias derivadas de esta malformación podemos citar que el tejuelo, al bascular hacia atrás comprime al corion o tejido vivo que forma la palma, produciendo dolor palmar y suelas muy delgadas en la zona. Por eso, al rebajar con la legra las barras y la región de las escarzas se ven hematomas mas o menos pronuciados. Si apretamos con la tenaza de sondar en este punto, el caballo se queja, pues presionamos el hueso contra la palma. Por tanto no es de extrañar de que el caballo cojee al cargar peso en esta zona.

 

 

 trlg

 

 

   Radiografía de la mano derecha. Prácticamente presenta el mismo aspecto de la mano izquierda, aunque no esta tan mal. Podemos ver que hay mas espacio entre los huesos en la articulación, y que el borde del hueso tejuelo ,si bien está paralelo o en grado cero al horizonte de la herradura, al menos no es negativo. A su vez, la palma es mas gruesa en esta mano que en la otra. Esto se traduce en que no hay tanto dolor al testeo con la pinza de sondear, pues el hueso está mas protegido. 

   A la vista de las radiografías podemos imaginarnos a un coche con los amortiguadores rotos, que está chafado sobre sus ruedas. A la yegua le ocurre lo mismo. Los muelles que debieran de mantenerla erguida sobre sus pies están averiados o no pueden con el peso y el animal está completamente  hundido. Hay que levantar a este animal sobre sus pies para que se empiece a normalizar su situación y todas las secuelas que arriba citamos empiecen a minimizarse y a curar.

 

 tr3

 

   No se puede levantar al caballo poniendo cuñas en su parte posterior. Esto se sabe desde hace tiempo, que tratar de levantar mecánicamente los talones, lo único que consigue es que descienda el menudillo y se recarguen un mas los talones. Tampoco sirve de mucho colocar herrajes con plantillas, siliconas, etc, que protejan la palma dolorida en tanto permitamos que el hueso tejuelo siga presionando la palma. Se debe de atrasar en lo posible el punto de salida del casco o breakover, a fin de desplazar el peso hacia la zona delantera del casco. 

   Como ya hemos visto en otros artículos en la web y el facebook, la herradura de banana se ha revelado como un eficacísimo método de realinear el eje falangiano, aunando a esta efectividad, la sencillez en el trabajo y la baratura de los materiales empleados. Cualquiera otras de las técnicas utilizadas y que podrían mejorar la alineación, es seguro que se complica su fabricación y colocación, por no hablar del coste del herraje.

    En la fotografía podemos ver el aspecto final del herraje. No se ha escofinado apenas en las lumbres, que se mantienen paralelas al hueso tejuelo, como se podía ver en las radiografías. Apenas se han tocado los talones, que ya los tenia de por si hundidos. Sin embargo la diferencia en la forma de los cascos es evidente.

 

tr4

 

   El eje casco cuartilla  se ha recuperado prácticamente por completo en los primeros instantes después del herraje. Al mover al caballo, se observa el balanceo inicial conque el caballo busca el punto que mas le conviene. Los primeros pasos son inseguros, hasta que encuentra su equilibrio. La cojera se hace imperceptible al paso.

 

rx_eai_post

   El veterinario ha decidido hacer un par de radiografías laterales para comprobar los efectos del herraje. En las placas radiográficas se observa con detalle los cambios producidos y el porque de la desaparición de la cojera. 

   De una parte, se comprueba que la realineación del eje casco cuartilla es un hecho. Y esto no es porque la herradura le obligue a pisar de esta forma, lo que ocurriría con otro tipo de herraje. La herradura de banana lo que hace es dar al caballo la oportunidad de pisar en la manera que se encuentre mas cómodo. Y como es lógico, el caballo elige la manera mas natural, aquella en que las falanges del dedo están realineadas.

    Vuelve a haber espacio entre los huesos de la articulación. El tendón profundo ya no está tan tenso y por tanto no produce dolor en el hueso navicular. El hueso tejuelo, en su mitad posterior, ya no incide con tanto peso sobre el arco palmar y por ende, el dolor remite y la recuperación comienza.

 

 rx_ead_post

   En la mano derecha, los cambios son también evidentes y la realineación es un hecho. Un detalle que se aprecia en esta radiografía es la proyección del hueso tejuelo, o sea, hacia donde apunta. Habíamos visto en las radiografías anteriores al herraje, de que el hueso tejuelo apuntaba a un punto tan delantero que se escapaba de la radiografía. En esta, podemos ver que lo hace hacia delante de la pestaña lateral.

    Si nos fijamos en las fotografías del después del herraje, vemos que el punto de salida o breakover que la herradura de banana ofrece, esta situado aun muy por detrás de la pestaña. Esto es lo que ha permitido al caballo levantarse sobre sus pies

.   No se dispuso ningún tipo de medicación antiinflamatoria ni analgésica, para valorar mejor el efecto del herraje. El tratamiento rehabilitador consistirá en paseos del ramal por terreno firme y duro, a fin de que los tendones y ligamentos puedan recuperar la tensión natural. 

Dentro de seis u ocho semanas volveremos a visitar a la yegua, a fin de herrarla de nuevo y ,dependiendo de como vaya evolucionando, plantear la posibilidad de retomar un programa de entrenamiento suave que la devuelva a las pistas de competición.