Antes y después del herraje.

 

 

 antesydespues1

 

Este es un caballo que hace mucho tiempo que debió ser herrado de nuevo. El casco,al crecer, va empujando la herradura hacia adelante, con lo que los talones y las cuartas partes llegan a perder el apoyo en la herradura. Solamente la buena calidad de los cascos de este caballo ha permitido que este estado de cosas no le haya producido mayores lesiones. Cuando la herradura pierde contacto con la tapa, se apoya en la palma y puede producir severos hematomas, llamados tambien escarzas.

Por la forma en que han sido cortados los callos de la herradura,podemos deducir que quizas en caballo se alcanzase con el pie y se desherrase.Esta practica es erronea,pues tratando de evitar un mal menor,(pérdida de una herradura) restamos apoyo a los talones,que se hunden y acarrean lesiones mayores a medio plazo,como sindrome de navicular y tendinitis.

 antesydespues2

 

Una vez recortado y herrado el casco, podemos comprobar como los callos de la herradura se prolongan lo suficiente para aportar el apoyo necesario a los talones. La herradura, ligeramente atrasada, facilitará el despegue de ese casco, aliviando a los tendones fatigados por haber tenido el caballo los cascos tan largos demasiado tiempo.

Cada caballo tiene unas necesidades de herraje distintas, pero se puede aceptar como razonable un plazo entre seis y ocho semanas. Esto redundará en beneficio y en comodidad para nuestros animales !!!

 Gabino Fdez. Baquero