Artritis séptica e infosura

 salsa1

 

 

   La ley de Murphy dice que si algo puede ir mal, es seguro que irá mal. También suele asegurar que las cosas malas tienden naturalmente a empeorar. A menudo oímos comentar de personas que han ido al hospital a operarse de una dolencia menor y allí han contraído una grave infección hospitalaria. Si esto ocurre en la medicina humana, con  todos los grandes avances a su disposición, ¿Qué no ocurrirá con la medicina veterinaria, donde el paciente no habla y los medios son mas escasos?.

 

   Presentamos el caso de una potra PSI, futura campeona de hipódromo, a quien la vida se le ha torcido absurdamente. Un alcance en su menudillo izquierdo durante el entrenamiento, derivó en una artritis séptica de la articulación. Posteriormente, a resultas de la medicación, se infosó de ambas manos. Por ultimo, y como consecuencia de apoyarse prácticamente sobre su pie derecho, este terminó por infosarse gravemente. La yegua se encuentra ingresada en el Centro de Recuperación y Descanso J. Cobaleda, en El Escorial (Madrid, tf 696 133 153)

 

   El estado de la yegua es  “un autentico cuadro”.Si cualquiera de las lesiones de uno solo de sus miembros ya se puede considerar grave en cualquier animal, en este caso se le juntan todas y como se dice “No le queda una pata sana”.La mayoría de las personas recomendarían su sacrificio humanitario, pero la yegua se empeña en vivir. A pesar de los dolores que tiene que estar padeciendo, el animal no se rinde, come con ganas y en su mirada se nota una petición de ayuda. Su dueña, la veterinaria, el cuidador y un servidor, apostamos por dar una última oportunidad a la yegua. Somos conscientes de la extrema gravedad de las lesiones, y que en el mejor de los casos, la yegua arrastrara una pata coja por los prados, pero si puede disfrutar de una calidad de vida aceptable, nos damos por satisfechos.

 

   En la fotografía de portada, vemos el menudillo del pie izquierdo, afectado por la infección articular. El otro pie ya ha sido herrado. Los dolores en este pie han de ser muy grandes, pues hay que tener en cuenta que la yegua prefiere apoyarse en el otro pie, a pesar de estar infosado y con el hueso tejuelo protuyendo a través de la palma, como veremos después.

 

 salsa2

 

   Esta vista es anterior, tal y como encontramos a la yegua, con su pie izquierdo vendado y sin herrar. El menudillo, la cuartilla y la caña aparecen muy inflamados y doloridos. Este es el único casco que permanece sano, sin muestra alguna de dolor a las tenazas de sondear. A pesar de ello, la yegua padece grandes dolores en el menudillo. Las radiografías muestran gran destrucción del cartílago de los huesos. El proceso mas favorable para este pie es conseguir que la articulación se anquilose, es decir, que se suelden los huesos unos con otros. Esto supone la rigidez del pie, pero es la única manera de que no sienta dolor.

 salsa3

   Las manos, ambas infosadas. En la mano izquierda la yegua presenta mas rotación y mas sensibilidad que en la derecha. La palma presenta un peligroso abombamiento que puede romperse en cualquier momento  y permitir que el hueso tejuelo asome al exterior.  

   La veterinaria le colocó una almohadilla de material de impresión dental sujeta con vendas de resina Equicast, como soporte de emergencia.

 salsa4

   Tras comentar y trazar un plan de herraje para la yegua, en donde la veterinaria y un servidor decidimos que vamos a hacer en cada caso, porque  lo vamos a hacer así y que esperamos conseguir con tal accion, nos ponemos manos a la obra. La veterinaria neurobloquea el pie derecho a la altura del menudillo para que nos permita herrar. Aunque en un principio pensábamos que habría que tumbar a la yegua para poder trabajar en sus miembros, el animal dio en todo momento muestras de una capacidad de sufrimiento y de aguante dignas de encomio.

 

   Tal y como podemos ver en la fotografía, el hueso tejuelo asoma al exterior, tras romper la palma. Como en otras ocasiones decidimos colocar una herradura de aluminio compensada Colleoni. El casco apenas tiene talones, pues la yegua es PSI, con lo que elevamos el casco por delante mediante el mayor grosor de la herradura compensada. Bajo la herradura, se coloca una plantilla semirrigida a la que se han practicado varios agujeros.

 

   En estos casos es importantísimo valorar cuanta y en que puntos puede el casco aguantar la presión transmitida por el peso. En la mayoría de los casos, un soporte muy rígido, como pudiera ser una herradura de corazón es demasiado y produce mas molestia que descanso. En este caso, al comprobar con la tenaza de testear que la ranilla era capaz de soportar bastante peso, optamos por un soporte de una dureza media, que puede  conseguirse mediante silicona de impresión dental, ya conocida de nuestros lectores. La plantilla con agujeros hace de armazón para que no se desprenda la silicona.

 salsa5

   El resultado es inmediato. La yegua, que no siente dolor en este pie debido al neurobloqueo, apoya inmediatamente todo su peso, empujando el sobrante de la silicona. Esto es importante, pues de esta manera, la almohadilla plantar solo trabaja cuando el animal carga su peso en el pie, en tanto que cuando no lo hace, no hay presión alguna sobre las estructuras del casco

 salsa6

   El pie izquierdo no presenta signo alguno de infosura, aunque no por ello presenta problemas menos graves. La artritis provoca gran inflamación y el descenso del menudillo provoca un gran dolor al animal. En este pie necesitamos tratar dos puntos importantes: De una parte, prevenir la infosura ocasionada por apoyarse mucho tiempo sobre el mismo pie, es decir, lo que le ocurrió al otro pie. Y de otra parte, proporcionar  un poco de soporte al menudillo, a fin de estabilizar o disminuir el descenso del mismo cuando la yegua apoya su peso sobre el mismo.

 

   Para este pie hemos elegido una herradura normal de acero, a fin de forjarle un rolling en las lumbres y prolongar hacia atrás los callos de la misma. La herradura se complementa con una plantilla semirrigida Colleoni.

salsa7 

   Ya tenemos la herradura colocada. La almohadilla de silicona proporciona apoyo y previene la infosura, en tanto que los talones, prolongados hasta la vertical de los bulbos, estabilizan el menudillo. 

 

   Es digno de mención como en el casco contrario, los efectos de la infosura se hacen notar en forma de anillos divergentes

 salsa8

   El herraje de las manos presenta una dificultad añadida a la gravedad de las lesiones. Si bien en los pies la yegua no oponía demasiada resistencia, en las manos se mostraba muy remisa a levantar cualquiera de ellas. Aunque se las levantamos a la fuerza, el equilibrio de la yegua estaba muy comprometido y hay gran riesgo de que se nos tumbara en el herradero.

 

   Esta circunstancia, añadida al hecho de que las manos presentan una palma muy poco cóncava y  muy plana, nos hizo decidir por una herradura Epona, que permitía colocarla rápidamente. Una vez clavados los clavos de la lumbre, la elasticidad de la misma permite elevarla por detrás e introducirle la silicona.

 

   Una vez colocadas provisionalmente las dos herraduras y fraguada la silicona, el apoyo se hace efectivo y la yegua se muestra mas cómoda sobre uno de sus pies. Entonces ya se puede terminar la colocación de ambas.

 salsa9

   Debido a la gran inflamación general del pie y del casco en particular, el rodete coronario desborda al propio casco, decidimos realizar un surco subcoronal ligero en las lumbres del casco, a fin de aliviar la presión  y favorecer un crecimiento del casco mas parejo a la superficie dorsal del hueso tejuelo. Mientras realizamos el surco subcoronal, en la mano izquierda, la de mayor rotación, descubrimos un absceso que se estaba formando en el rodete coronario. La apófisis extensora del hueso tejuelo presionaba al rodete coronario, provocando una necrosis y un absceso típico de las infosuras.

   Tan solo queda esperar y observar la evolución de la yegua. La gravedad de las lesiones nos hace ser cautos sobre la evolución de las mismas. A continuación la yegua pasó a un box, con un pequeño paddock a su disposición.

 

   

 salsa11

   Tres días después, y mientras este articulo estaba en imprenta, la yegua manifestó dolor en su mano izquierda. Debido a un apoyo insuficiente o a que la yegua, comenzó a apoyarse mas en esta mano, el hueso tejuelo rompió la palma, protuyendo al exterior. En la fotografía puede verse señalado por las flechas, el punto por donde se rompe la palma y asoma el hueso.