Caballo viejo y estevado

 ajalvir1

   A medida que envejecen, las enfermedades músculo esqueléticas van acosando al caballo en mayor o menor grado, dependiendo de su conformación morfológica y de los cuidados que hayan recibido a lo largo de su vida. Si bien los caballos de élite reciben los mejores cuidados por parte del herrador, no es menos cierto que muchos de sus congéneres sufren a lo largo de su vida de cascos largos y herrajes desastrosos.

 

   Cuando se recibe el encargo de proporcionar confort a un caballo viejo  y con lesiones crónicas se debe de ser extremadamente cauto en el tratamiento y el herraje. Cambiar súbitamente un aplomado o un estado de cosas en el casco, puede ser desastroso para la integridad del caballo. Las estructuras internas del pie se han calcificado y el caballo se ha acomodado a las deformaciones. Si variamos las condiciones, se pueden producir fracturas en los huesos o en las neoformaciones óseas, con funestos resultados.

 

   Hoy presentamos el caso de un caballo viejo, al que han recuperado unos dueños amantes de los animales. Decididos a proporcionar confort y una buena calidad de vida en los últimos años del caballo, nos han pedido que le realicemos el buen herraje que nunca ha podido disfrutar en su vida.

 

 ajalvir2

 

   Si la fotografía de portada nos muestra unas manos estevadas y con grave artritis en sus coronas, la fotografía que se le ha hecho por detrás es realmente espeluznante. Las deformaciones producidas por su conformación de estevado, se han visto agravadas por muchos herrajes incorrectos, sin tener en cuenta la salud del caballo. El estuche corneo de la mano izquierda esta totalmente vencido hacia el exterior, con una pared medial larga y extendida.

 

ajalvir3 

   El herraje no ayuda en absoluto al caballo .Este es el resultado de tantos herrajes “industriales” como se hacen en muchas hípicas. Se hierra a los caballos sin rigor ni principios científicos de ningún tipo, adaptando una herradura al contorno de un casco mal rebajado, o lo que es peor aun, adaptando el casco a una herradura tal y como viene de la fabrica.

 

   En la fotografía podemos ver como se ha colocado una herradura con forma de pie en la mano del caballo. Esto es totalmente antifisiológico y va en contra de todos los principios del buen herraje. No obstante, el caballo ha conseguido llegar a viejo a pesar de su herrador.

 ajalvir4

   No se puede ni se debe de intentar cambios espectaculares en la forma del casco o el aplomado del caballo. En las condiciones actuales del caballo, proporcionarle un mínimo confort, es decir, eliminar todo lo malo del herraje antiguo, ya es un gran avance y el animal lo agradecerá. En este caso nos hemos limitado a aplomar el casco y proporcionarle un apoyo en su mitad lateral, a fin de evitar en lo posible la tendencia a bascular el peso hacia fuera.

 

   El veterinario ha dispuesto que se añadan a la dieta del caballo suplementos que favorecen la regeneración del cartílago de sus articulaciones y calmar las molestias producidas por la artritis. Pasado un tiempo prudencial de adaptación, probaremos a dejarlo descalzo, limitándonos a mantenerle los cascos correctamente recortados según las técnicas de Trimming Foot.

ajalvir5 

   En este caso hemos elegido una herradura de barra recta a la que hemos forjado un buen rolling en las lumbres. La herradura de barra recta distribuye el peso  de manera equilibrada entre los dos talones del casco y evita el movimiento de cizalla producido por la deformación del mismo.

 

   La mejoría experimentada por el caballito en los últimos días ha sido espectacular. Apenas hace una semana que le hemos herrado y ya h a rejuvenecido varios años. Ha tenido suerte y disfrutara de un merecido retiro en una finca de la Sierra madrileña.