Caballos asimetricos.

Siento verdadera aversión, recelo y desconfianza a "herraje corrector". En nombre de tal pretendida corrección se han cometido las mayores atrocidades en temas de herraje. Fuera de las deformidades flexurales de los potrillos antes de las seis semanas, se debiera hablar siempre de herrajes paliativos, para una enfermedad ya cronificada o herrajes recuperadores si son para devolver al casco la funcionalidad que perdió a causa de un mal herraje continuado. Sobre la asimetría contestaré por boca de Enric Perreaux, famoso herrador e investigador sobre biomecánica equina.

OBSERVACIONES SOBRE LOS CABALLOS ASIMéTRICOS

Antes de empezar a herrar, el herrador observa los aires del caballo, sus aplomos, sus pies. Comenta el caso con el profesor, el veterinario, el criador. Con toda la información recogida, prepara la herradura.
También es muy interesante observar el caballo en el entorno donde vive. Actualmente muchos caballos de deporte y de todo tipo permanecen en la cuadra 22 sobre 24 horas. El tamaño medio de los caballos ha aumentado para satisfacer criterios deportivos precisos. Paradójicamente, la superficie y gestión de las cuadras no ha variado en absoluto. En este contexto, el caballo que presenta deformidades asociadas con condiciones de vida exiguas reacciona magnificándolas. Estas deformidades también se producen en las diagonales del caballo, lo que acentúa las asimetrías. A partir de ese momento el caballo empieza a presentar un movimiento asimétrico en su desplazamiento. Las deformidades asimétricas originan cojeras complementarias.

En numerosos caballos, los cascos tienen un volumen diferente tanto en los anteriores como en los posteriores. La diferencia de volumen entre los dos pies aumenta en proporción al tamaño del caballo. El gran tamaño, creado artificialmente por el ser humano, perjudica al caballo a la hora de moverse y alimentarse en un espacio limitado.
Para valorar correctamente las asimetrías, es importante observar al caballo (potro) antes de desherrarlo o de aplomarlo. El caballo debe examinarse en reposo (postura del caballo en la cuadra)

Existen dos diagonales:

-La diagonal formada por un pie anterior pequeño y un pie posterior pequeño.
-La diagonal formada por un pie anterior grande y un pie posterior grande.

Muchos caballos presentan en los cascos anteriores, un pie pequeño recto de talones y un pie grande con los talones remetidos. Esta conformación corresponde a caballos que, en reposo, adelantan el pie grande (por lo general palmitieso, porque es el que soporta el mayor peso) y retrasan el pequeño. Cuanto mayor sea el intervalo entre herrajes, mas marcada será la diferencia.

Se observa que los defectos asimétricos tienen un componente hereditario y dependen también del tamaño de los progenitores. Durante toda la gestación, salvo las primeras semanas, el potro no se gira en el vientre de su madre. Permanece en una posición curvada mas o menos pronunciada según su tamaño futuro.
Así, al nacimiento, el potro es de gran tamaño y asimétrico, con la musculatura dorsal mas corta del lado incurvado (lado de la crin) y pies y aplomos diferentes. Durante las primeras semanas de vida, el fenómeno es poco evidente porque la posición no acentúa la asimetría congénita.
En la mayoría de los casos la crin cae del lado del pie pequeño anterior. Así, parece que la posición del potro en el útero determina su futura conformación.

Existen causas adicionales:

-Pastar

Desde el primer momento en que el potro esta sobre la hierba, su morfología innata le lleva a pastar en posición de "grand ecart" (una mano adelantada y la otra retrasada). La abundancia de hierba en nuestras regiones favorece que el potro adopte esta posición durante largos periodos y se desplace poco.

-La cuadra

El caballo se encierra en una cuadra con una cama de paja, el bebedero a un lado y el comedero al otro. En esta situación continua utilizando la posición "grand ecart" para comer la paja, el heno etc. Se desplaza por la cuadra incurvado siempre en el mismo sentido.

Permanecer en esta posición 22 horas al día acentúa la asimetría de las cuatro extremidades y empeora el acortamiento muscular del costado incurvado. En esta vida pasiva y nada natural el caballo construye una musculatura de tipo estático.

La situación de encuadramiento perpetúa y favorece la asimetría. En los caballos, el eje de la espalda y el eje de las caderas no son paralelos ni horizontales. La musculatura es mas corta del lado incurvado (lado de la crin). La combinación de todos estos datos hace que los caballos asimétricos, cuando se desplazan en linea recta, se muevan como un cangrejo o bien con un movimiento ondulante. Cuando se mueven en círculos, prefieren girar en el sentido del anterior portador, es decir, del casco grande.

Al montar, dependiendo de su nivel de equitación y del grado de asimetría, el jinete procura recuperar la simetría estirando los músculos del lado curvado. Lo realiza durante una hora o dos al día, pero durante las 22 horas restantes el caballo permanece en la cuadra haciendo precisamente lo contrario.

FUNCIóN DEL HERRADOR

Dentro de sus competencias, el herrador puede intervenir en la vida pasiva (cuadra) del caballo y también en la vida activa.

Vida pasiva. El herrador desempeña la función del kinesiterapeuta (masajista). Retrasa los apoyos de la diagonal del pie portador y adelanta los apoyos de la diagonal del lado de la crin (posterior propulsor). De esta forma devuelve los ejes de los hombros y la cadera y ayuda a equilibrar la musculatura dorsal.
Vida activa. El herrador al recuperar el eje cuartilla-casco de los miembros posteriores, les permite funcionar en un plano rectilíneo. Ademas del bienestar que ello aporta al caballo ayuda a los caballos asimétricos a desplazarse en linea recta.

CONCLUSIONES

Es importante que las condiciones de vida del caballo sean favorables en su vida activa y en la pasiva.
El caballo o potro asimétrico debe vivir en el exterior sobre un terreno pobre aunque sea necesario darle un complemento alimenticio. La comida se colgará a la altura de la boca del animal.
Si la cuadra tiene las medidas adecuadas, puede utilizarse siempre que la cama no sea comestible. El comedero tiene que situarse de forma que el caballo no tenga que adoptar la posición "grand ecart" para tomar la comida. El heno debe de quedar a la altura de la boca del caballo.
Preferiblemente, el comedero y el bebedero deben estar en la misma pared para evitar que el caballo se incurve para pasar del uno al otro, lo que haría siempre en un mismo sentido.
El trabajo del herrador solo tendrá efectos positivos si se respetan las condiciones anteriores. El ser humano ha creado caballos artificiales por su tamaño y es importante responder poniéndolos en condiciones de vida "artificiales".
E. PERREAUX

Los herradores debemos intentar que estos caballos se encuentren cómodos con su problema.