Caballos izquierdos y estevados.

En el caballo perfecto los remos tanto anteriores como posteriores se mueven en un plano paralelo al eje del cuerpo. A menudo, esto no es así, y podemos comprobar que el remo entero o una parte de él, se mueve en un plano distinto, lo que provoca deformidades y desequilibrios en los miembros y alteraciones en el movimiento.

 

Desde antiguo se vienen considerando estas desviaciones  del  remo con el nombre de estevados si los cascos apuntan hacia adentro, o izquierdos si apuntan hacia fuera. Hoy día se estudia el caballo desde una visión total u holistica, con lo que se consideran estas desviaciones como una compensación a un desequilibrio morfológico del animal. Así  pues, los diversos tratamientos van dirigidos a compensar y paliar el desequilibrio del caballo en su conjunto, no en la deformación del casco propiamente dicho. Las desviaciones de los miembros anteriores pueden tener diferente origen, teniendo en cuenta la articulación desde la cual el remo esta girado, bien hacia adentro o hacia fuera. -El miembro entero puede estar rotado entero, desde su inserción con el  tronco. Esto lo podemos ver en el codo del animal, que se separa del cuerpo (caballos alados) o se remete contra las costillas. Las rodillas están vueltas hacia fuera o hacia adentro y el menudillo apunta hacia el exterior en los caballos denominados izquierdos y hacia el interior en los estevados. En el casco, se aprecia una diferencia leve entre las paredes mediales y laterales de los cascos. -El miembro esta rotado a partir de las rodillas o carpo. A, menudo, el caballo arrastra una desviación de las rodillas hacia adentro, adquiriendo un defecto que se denomina zambo o cerrado de rodillas. Si el defecto es el contrario, se le denomina hueco de rodillas. Esta conformación crea tensiones en los menudillos que para compensar la deformación de las rodillas, giran hacia adentro o hacia fuera, adquiriendo una conformación característica, que se conoce con el nombre de “Extremidad en forma de Z”.Los caballos así conformados desarrollan paredes de cascos muy verticales en la región recargada y en cambio extensiones mas o menos graves de pared en el lado contrario 

 izquierdos1

-El miembro esta rotado desde la altura del menudillo, en la mayoría de estos casos se debe a  compensaciones  a una conformación de ancho de pechos o estrecho de los mismos, que obliga al menudillo a desviarse del eje del cuerpo, para compensar la  anchura o estrechez de la base del caballo. Así, los caballos de pecho ancho suelen recargar las paredes laterales de sus cascos, adquiriendo el defecto de estevado, o viceversa, adquirir el defecto de izquierdo cuando son las partes mediales del casco las que se ven recargadas. )  

 izquierdos2

 -En otras ocasiones la desviación de los cascos se debe a la adopción por parte del caballo de posturas antidolor, que le obligan a apoyarse en la parte contraria del casco en donde experimenta un dolor crónico.  En los miembros posteriores se reproducen los mismos efectos que en los anteriores. Así tenemos que un caballo que sea muy cerrado de corvejones, abrirá sus menudillos para compensar esta desviación. Esto hará que el casco se recargue por su parte interna, con todas las consecuencias: una pared vertical o remetida en su parte interna y  una pared extendida hacia fuera en su mitad lateral.   Los defectos de estevado y de izquierdo no son en absoluto corregibles por el herraje. La forma del casco no es más que la adaptación del mismo a la manera en que las fuerzas se distribuyen en el pie. Al  veterinario le compete diagnosticar exactamente el grado de la rotación y el punto a partir del cual se produce para ,en colaboración con el herrador plantear una actuación dirigida a que el animal se encuentre lo mas cómodo posible con su problema y pueda ser lo mas funcional posible. El caballo izquierdo carga mas peso sobre el lado medial del casco (cara interna). Esto hace que esta parte se desgaste más rápidamente, y por otra parte la cara lateral del casco no se desgasta y, para adaptarse, se extiende hacia fuera. Cada vez se acentúa más el defecto por entrar en un círculo vicioso, que cuanto mas crece el casco más lo tuerce hacia fuera. Este defecto de izquierdo es propio de caballos estrechos de pecho y de caballos huecos de rodillas. Su modo de andar les lleva a describir una curva hacia adentro, lo que les predispone a los alcances en la cara interna de los menudillos y a atrapadas de las herraduras. 

izquierdos3 

 

 izquierdos4

El caballo estevado es justamente lo contrario. Gasta más el casco por la cara externa, lo que les hace girar el casco hacia adentro. Su modo de andar les lleva a describir una curva hacia fuera, lo que les impide alcanzarse, pero son caballos predispuestos a los tropezones.

 izquierdos5

 

Todos estos defectos varían mucho en grado y consecuencias. Si el defecto es acusado la vida deportiva del caballo se ve bastante mermada. Si el defecto es congénito, no debieran ser usados para la reproducción. El defecto puede ser adquirido, como p.ej. un caballo puede ser izquierdo o estevado de una mano por retracción o debilidad de la rama transversal del ligamento suspensor del menudillo, lo que le hará girar la mano a nivel de la cuartilla. ¿Cómo se hierran los caballos con estos defectos? El  herraje de los caballos con este tipo de defectos de alineación de los remos, debe de buscar tanto el confort durante el tiempo en que el caballo permanece estático como la correcta funcionalidad en el movimiento. Debido a la desalineación del casco con respecto a los ejes de los remos, el pie despega y aterriza por uno de los laterales del casco en vez de por su centro. A su vez, el pie, durante el aterrizaje, suele apoyar uno de los talones antes que el otro, lo que provoca giros indeseables en el pie y el efecto martillazo que supone la diferencia de pisada de una parte del casco con respecto a la otra. Esto provoca la aparición de hematomas.     El caballo deportivo pasa la mayor parte de su tiempo encerrado en un box, sobre una cama de viruta o de paja. A pesar de tener el casco perfectamente recortado y aplomado, el caballo con una desviación de un remo siempre tiene tendencia a recargar mas peso sobre una de las mitades del casco, lo que conlleva un menor crecimiento en la parte que soporta mas peso, como podemos ver el la fotografía. Además, el lado del casco más recargado se hunde más en la cama que el lado contrario, con lo que el caballo, lejos de pisar plano, está permanentemente pisando de una forma inclinada, lo que agrava aun más las deformaciones del casco. En la pista de trabajo, sea de arena o de tierra, sucede algo parecido. Así, y para disminuir estas tensiones que se producen en el interior del pie, trabajaremos la herradura actuando sobre su cara inferior. En la rama correspondiente al lado mas recargado, practicaremos un ensanchado general   proporcionado al grado de deformación. Esto se consigue bien forjando la mitad interna del callo o ranurando completamente la herradura. En la rama contraria estrecharemos la cara inferior, mediante forjado o desbastado con el esmeril. Con esta actuación tan simple conseguimos que la parte recargada del casco se hunda menos en la cama, y la parte menos recargada se hunda un poco mas, invirtiendo la tendencia natural del casco debido a la malformación. Durante la pisada en movimiento, estas pequeñas modificaciones, junto al forjado de rolling adecuado, facilitarán enormemente el despegue del casco y un aterrizaje más natural.

 izquierdos6_

Un caballo con un defecto de estas características es un caballo con un problema, que mermará sin duda su capacidad deportiva, pero en absoluto es un animal inválido. Un correcto diagnostico del problema junto con un herraje adecuado a la gravedad del mismo, consiguen que el animal pueda desenvolverse cómodamente y sin dolores.