Cambio de herraje para un caballo cojo.

 gunt1

   Cuando el concepto del herraje es tomar una herradura de una caja de cartón y clavarla al casco de un caballo con mayor o menor habilidad. Cuando el concepto del herraje es conseguir que el caballo tenga cuatro herraduras puestas por el menor precio posible. Cuando el acto de herrar un caballo pasa de ser un acto casi médico a convertirse en un mero trámite que hay que hacer cada dos meses o mas. Y cuando el herraje no es una cuestión preferente en el cuidado del caballo, sucede que el caballo se queda cojo. Así de sencillo. 

   Hace pocos días herramos una yegua coja. Su cojera no tiene origen en una enfermedad o en un desorden determinado. Puede tener muchas cosas pero ninguna de ellas está lo suficientemente declarada como para poder achacarle la causa de la cojera. Básicamente la yegua padece un disconfort en los pies. Lo que llamaríamos en nuestro caso "Pies doloridos" 

  En la fotografía podemos ver el estado del herraje. Apenas hace tres semanas que ha sido herrada y los remaches ya sobresalen de la tapa peligrosamente. En algunos sitios el casco sobrepasa la herradura y en otros la herradura sobrepasa al casco. La pestaña ha sido apretada en su punta por el expeditivo método de darle unos martillazos. Es el resultado, como decíamos, de sacar una herradura de una caja de cartón y adaptar el casco a esa herradura.

 gunt2

 

   La otra mano no ofrece diferencias sustanciales. La historia del casco está escrita en la muralla, y en esta ocasión podemos leer mucha información sobre el estado de saludo del casco y del caballo. 

   -La corona está inflamada y en las ultimas semanas, quizás a partir del herraje, se ha inflamado aun mas. Esto se nota en que, un par de centímetros mas abajo el casco presenta una depresión en derredor. La corona se ha inflamado y por eso presenta un diámetro mayor en el rodete. 

   -El casco presenta una serie de ceños  o anillos paralelos entre si que indican estrés y disconfort en el pie. Además, los anillos se sobreelevan en la cara medial. Esto nos dice que esta región del casco está sobrecargada y se va elevando.

    -Los cartílagos alares del hueso tejuelo están osificados y sobresaliendo de la corona, aunque ninguno de ellos presenta dolor a la palpación y no parece haber núcleos secundarios de osificación.

 

 gunt3

 

   Visto por su cara inferior el caballo presenta una ranilla reseca y endurecida. El casco, prácticamente duro como un cristal. El corion de la ranilla y de la palma no están hidratando ni alimentando correctamente a la palma y ranilla. La herradura ha sido colocada sin modificación alguna. Tres gruesos clavos la sujetan por cada lado.  Las cabezas de los clavos se han ido remachando y desgastando poco a poco. Cuando los clavos son excesivamente grandes, la espiga rompe y estresa a la muralla y la cabeza sobresaliente proporciona un agarre excesivo, de manera que se sobreesfuerzan ligamentos colaterales y la unión de la palma con la tapa, produciéndose infecciones en la línea blanca.

 

gunt4 

 

   Ha bastado aplomar correctamente los cascos y eliminar las extensiones o deformaciones para que los pies ofrezcan un aspecto mucho mas bonito y sobre todo mas funcional. Ante un cuadro de pies doloridos no conviene hacer grandes cambios al principio del tratamiento, pues pudiera ser que tratando de aliviar alguno de los síntomas, perjudicasemos al casco en otro sitio. Normalmente se trata de equilibrar los pies dentro de lo posible en los primeros herrajes y a medida que el pie se va normalizando algunos síntomas de disconfort irán desapareciendo. Después, ya se pueden tratar específicamente los demás signos de cojera.

 

gunt5 

   En este caso he querido aprovechar las mismas herraduras que trae el caballo para demostrar al cliente, al herrador y a los presentes que la misma herradura puede cambiar mucho si se hacen las cosas con criterio y conocimiento científico. A la misma le he ensanchado la rama lateral buscando una mayor superficie de apoyo. Asimismo he forjado la rama medial para estrecharla mucho y he hecho un bisel desde la lumbre hasta el callo. Con estas modificaciones pretendo que el casco se hunda un poquito mas en terreno blando o en la cama del box y la región medial del casco, estresada y sobreelevada pueda recuperarse un poco.

   En la parte medial de la herradura he colocado tan solo dos clavos, a fin de no fatigar tanto a la muralla debilitada pro la sobrecarga sufrida. La yegua dejó de cojear inmediatamente en terreno duro y liso, marcando una cojera de 2 sobre 5 en una pista semiblanda, lo que hace sospechar de que sus problemas  vienen de los ligamentos de la articulación interfalángica distal y ligamentos colaterales.

   Se recomendó que se confinase a la yegua en un pequeño corral y que se la pasease de la mano sobre terreno duro. Asimismo se remitió a su veterinario para que valorase además la posibilidad de proporcionarle antiinflamatorios o lo que considerase oportuno. 

   Este es uno de tantos casos en los que se demuestra que bastan unas pequeñas acciones en la herradura para conseguir grandes resultados de una manera rápida, sencilla y barata. La modificación de estas herraduras no me ha llevado mas de un cuarto de hora y unos céntimos de propano. Sin embargo, la satisfacción de ver la mejoría inmediata, al menos en terreno duro, no tiene precio.