Camino de Santiago

 santiago

 

    Aunque no cabe duda de que un buen herraje puede retrasar la aparición de lesiones en el caballo, no por ello están exentos de los efectos del paso del tiempo. Como en todos los seres vivos, los órganos se van desgastando y dañando a medida que envejecen. Los caballos con alto rendimiento deportivo suelen padecer lesiones invalidantes a mas temprana edad, pero los caballos con un ritmo de trabajo mas lento, suelen desarrollar lesiones y enfermedades degenerativas propias de la edad: Son los achaques de la vejez.

 

   Los caballos de tanda que dan clases en los centros hípicos, acaban desarrollando con el paso del tiempo, enfermedades crónicas como la artritis, artrosis y síndrome de navicular. A menudo, desarrollan las tres, en mayor o menor grado. Cuando descansan, entre clase y clase, no es raro verles adelantar una de las manos alternativamente, tal y como vemos en la fotografía. Con ello buscan minimizar la tensión que ejercen los tendones flexores sobre los sesamoideos proximales o sobre el hueso navicular.

 

   Antiguamente se llamaba a estos caballos “abiertos de los pechos” pues se creía que su enfermedad radicaba en la musculatura del pecho y espaldas. También se decía que “marcaban el Camino de Santiago”.En contra de lo que se cree, esto no se refiere a al Camino de Santiago español, sino que el dicho tiene su origen en Francia. Efectivamente, los caballos en Paris señalaban el camino hacia la Rue Saint-Jacques, es decir, la calle de Santiago, que es donde estaban los mataderos de caballos en aquel entonces.