Cáncer de ranilla (Canker)

 p1030784

 

  

 El cáncer de ranilla es una enfermedad que asusta mas por su nombre que por lo que en realidad es. Cuando uno oye la palabra cáncer la asocia enseguida con procesos tumorales o mutación de células que acabaran indefectiblemente con la vida del paciente. Desde antiguo, esta enfermedad se conoce en castellano como “higo” y su nombre científico es “Pododermitis séptica proliferante”.El nombre de cáncer le proviene de la traducción literal de la palabra inglesa “canker” que es como conocen a esta enfermedad en los países anglosajones.

 

  Si bien hasta hace pocos años era una enfermedad gravísima que invalidaba al caballo, hoy día, gracias al conocimiento preciso de su origen, se aplican tratamientos que son altamente efectivos, sobre todo si se aplican en estadios tempranos de la enfermedad. Se considera una verdadera negligencia abandonar un caballo con principios de cáncer de ranilla a su suerte. La enfermedad, si no se trata, va aumentando con el tiempo hasta producir lesiones irreversibles que condenan a muerte al caballo.

 

   Presentamos hoy el caso de un cáncer de pie en la mano de un caballo. Gracias a la pronta intervención, no es demasiado grave y esperamos que con el tratamiento debido se solucione rápidamente.

 p1030785

 

   Se trata de un caballo joven, de raza Hannoveriana, que presenta una desigualdad importante en sus manos. La mano izquierda, producto de su asimetría corporal sufre un proceso de atrofia crónica, encastillándose sus talones y adquiriendo un grado de topino importante. Producto de este encastillamiento o cerrazón de talones, la ranilla se ve muy comprimida por los talones, que tal como vemos en la fotografía llevan camino de encabalgarse uno sobre otro. Entre los talones se aloja fácilmente la humedad, que con el calor corporal son un excelente medio para la proliferación de las bacterias que forman la podredumbre o trush.

 

   La presión ejercida por los talones, aunada con las enzimas liberadas por la infección irritan al corion de la ranilla, que se ve infectada en sus capas mas profundas por bacterias específicas. A partir de ahí, se produce un tejido blando y proliferante parecido al interior de un higo o a una coliflor. Estas proliferaciones destilan un humor caseoso de un olor apestoso y muy peculiar. En casos mas graves, las enfermedad ataca también a la palma y a la muralla, cuyas papilas se hipertrofian, semejando tentáculos que salen del casco.

 

   En las fotografías podemos ver como la rama medial de la ranilla ha desarrollado una proliferación de tejido en forma de coliflor. El tejido enfermo tiene forma de nódulo y sangra con facilidad al rasparlo con la legra. Se decide no herrar al caballo y concertar una visita conjunta con el veterinario, a fin de calibrar el alcance de la enfermedad y poner los medios para su cura.

 

p1030830 

 

   Varios días después acudimos con uno de los veterinarios del equipo veterinario de Alvaro V. Goyoaga. En principio se decide un tratamiento no muy agresivo, consistente en separar el nódulo del tejido sano adyacente y retirar la capa cornea que le recubre, a fin de que los medicamentos puedan actuar directamente sobre el cáncer.

 

   Comenzamos practicando un fuerte rebajado al casco. Aunque el casco es de conformación alto de talones, es necesario rebajar los mismos para aminorar la presión que ejercen sobre la ranilla. El caballo quedará en reposo, por lo que no es de temer un exceso de tensión sobre el tendón flexor profundo. De otra parte, cuando se hierre al caballo le pondremos una taloneta en cuña plástica para compensar el talón eliminado.

 

 p1030832

 

 

   Con la legra de anillo rebajamos la parte sana de la ranilla. El nódulo queda separado y delimitado del resto del pie.

 p1030843

   Con una legra de anillo pequeño muy afilada raspamos la superficie del nódulo evitando cortar su superficie. Las lesiones del cáncer están muy irrigadas y sangran en abundancia y muy fácilmente. Para extirpar este tejido, se debe de utilizar un bisturí eléctrico o en su defecto poner una ligadura de Esmarch para cohibir el sangrado.

p1030837 

   Detalle del nódulo una vez raspado. La superficie del mismo está fresca y lista para ser tratada. En un primer intento, el equipo veterinario quiere intentar detener la infección aplicando peroxido de benzoilo y metronidazol. Estos productos han demostrado una gran eficiencia en los procesos de cáncer de pie. El metronidazol es un potente antibiótico especifico contra las bacterias que infectan las capas profundas de la piel.

 

   Si el tratamiento no consigue los resultados apetecidos entonces procederemos a extirpar mas profundamente todo el tejido de la ranilla mediante una operación quirúrgica de mas envergadura.

 

 p1030840

 

  Con un trozo de venda comprobamos la profundidad del surco central de la ranilla a la vez que limpiamos, empapando la venda en peroxido de benzoilo.

 

   Una vez  que la veterinaria ha aplicado el metronidazol y las gasas empapadas en peroxido de benzoilo se venda el pie muy apretado. En las próximas semanas sabremos si el tratamiento tiene éxito o en su defecto, debemos de afilar nuevamente la legra de anillo.

 p1030927

 

   Tres semanas de tratamiento han obtenido su fruto.El nodulo aparece  fibroso,con la textur natural de la ranilla y sin signo alguno de infección.El animal fue herrado y se reintegró a su entrenamiento.