Casco estevado

 zxcv

 

 

 

La tapa o muralla es una estructura flexible, que se adapta a las presiones que recibe a través de la columna ósea. Si estas presiones se distribuyen de manera desequilibrada, el tejido córneo se va desgastando y deformando de manera también desequilibrada, comprometiendo la morfología y la funcionalidad del animal.

En la fotografía presentamos la mano de un joven semental bretón. Debido a su constitución morfológica, el potro presenta una gran amplitud de pechos, lo que le predispone al defecto de estevado, muy común en esta raza. Así, el animal, apoya el casco primeramente por su lado medial, para después golpear el suelo con su porción lateral. Esto origina un desgaste excesivo en el lado lateral, en tanto que su porción medial apenas se desgasta. El casco se adapta a las presiones recibidas deformando toda la muralla que no se desgasta, acampanándose y extendiéndose hacia el interior.

El mantenimiento de los caballos con este tipo de problemas, pasa por el recorte periódico de sus cascos, en el caso de que no estén  herrados. Solamente así podemos conseguir que no resulten cojos en poco tiempo.