Cascos estropeados y de mala calidad.

 kor3

 

   La inmensa mayoría de los caballos de razas centroeuropeas son lo que se llama "ídolos con pies de barro".A pesar de lo macizo de su aspecto, de su tamaño y de la talla de herraduras que utilizan, sus paredes y suelas suelen ser delgadas y quebradizas. A esto, hay que sumar que no poseen un material corneo excesivamente tenaz y que las condiciones de estabulación no se ajustan demasiado a las verdaderas necesidades del casco del caballo.

    No obstante, si se mantiene un control periódico sobre los mismos, con un programa de herrajes adecuado y los cuidados diarios necesarios, sirven al caballo a la perfección durante toda su vida. Pero cuando comienzan a dar problemas, se convierten en un verdadero quebradero de cabeza para herradores y propietarios.

    La yegua de la fotografía  disfrutaba de unos cascos normales para un caballo de su raza y condición. Utilizaba herraduras de la talla 3 y la calidad de los mismos le permitía trabajar descalza de los pies en las pistas de doma. Sin embargo, por una serie de circunstancias ajenas a ella, ha acabado con un casco empequeñecido y que se deshace a trozos,.Esta completamente coja y solo puede caminar en un prado tan blando como un colchón.

kor1 

 

    Una vista lateral de las manos de la yegua nos indica que no se trata de un problema de aplomado. El eje casco cuartilla se conserva rectilíneo y no hay desigualdades evidentes entre ambos cascos. Si que se observa que hay un empequeñecimiento del casco. A estos cascos les falta volumen o masa de casco. Este mismo casco, en otra raza de caballos seria lo suficientemente grande, pero en realidad es muy pequeño porque su muralla y palma es mucho mas delgada. Prácticamente, todo lo que se ve es la masa del pie interior. El estuche córneo, el casco, está reducido a su mínima expresión. No es de extrañar que su dueño nos refiera que ni siquiera aguanta la presión de la herradura sobre la tapa, ni mucho menos que se le pongan clavos. Cada vez que se ha intentado herrar en los últimos meses, ha resultado con una cojera mucho peor que cuando está descalza.

 kor5

 

   El borde del casco revela el verdadero problema de la yegua. Sus cascos, de mala calidad, no pueden soportar el peso del cuerpo. La materia cornea que compone la tapa, quebradiza y frágil se va deshaciendo en pedazos, lo que la obliga a cargar el peso con la ranilla y la palma. Actualmente, el tamaño del casco correspondería a una talla 1, dos números mas pequeña de la que utilizaba anteriormente.

kor2 

 

   A levantar la mano derecha, el problema se hace evidente. No existe borde solar, es decir, la zona de la muralla que contacta con el suelo y soporta la mayor parte del peso. Hay dos zonas de palma muy brillantes, y que corresponden a los puntos en que el animal recarga su peso. En la punta del casco se aprecia como el casco se deshace en capas por las que penetran las bacterias y los hongos, acentuando el proceso de debilidad del mismo.

 kor4

 

   En la mano izquierda, la situación es parecida. La profundidad de las lagunas laterales de la ranilla revelan un casco débil y malo. Las barras y la palma se vuelven delgadas, como cuando son atacadas por los hongos o por los productos químicos de las camas sucias o de aserrín. La palma se desintegra en capas que se van soltando poco a poco. Definitivamente, podemos comparar el estado de la yegua con el de un coche con las ruedas pinchadas. Se hace necesario detener este circulo vicioso en que ha entrado el animal. Mientras que no se le pueda herrar, sus cascos se estropearan a mayor velocidad de la que crecen. El siguiente paso es la aparición de abscesos y de postración en el prado,.Llegará un momento en que el animal no pueda sostenerse de pie ni un momento.

 

 kor6

 

   El tratamiento busca romper el circulo vicioso. De una parte, necesitamos mejorar la calidad del casco de la yegua y entretanto procurar que se pueda mantener de pie sobe sus cascos sin que se le sigan deteriorando. Hay varios sistemas, cada uno con sus ventajas e inconvenientes. Nosotros hemos elegido el que nos ha parecido mas adecuado para solventar el problema a la vez que permitimos que la yegua siga libre en el prado. Y todo ello conjugado con el coste económico menor para el propietario. De una parte, vamos a suministrar a la yegua suplementos minerales, biotina y gelatina en polvo FarrierGabino, que le proporcionen los elementos necesarios para formar casco de la mejor calidad que le permita su conformación genética. En los pies y en las zonas que quedan libres de las manos, se aplicará semanalmente un potente sellador, que impida la rápida evaporación de agua a través de la muralla, manteniendo al casco hidratado con la humedad proveniente de su interior. Esto aliviará en lo posible la fragilidad del casco. 

   El herraje consiste en la aplicación de una placa base de nylon, sujeta con un vendaje de fibra de vidrio y que contiene un almohadillado de gel suave que distribuya las cargas. El procedimiento es el acostumbrado. Una vez regularizada la superficie palmar con la escofina en la medida de lo posible, desprendemos con la cuchilla las capas de palma que están a punto de soltarse y están huecas. Estas capas  medio sueltas, hacen el efecto de "una piedra en el zapato" recargando de peso pequeñas superficies de la palma, y que es lo que provoca el dolor y la cojera. Es preferible sanear en lo posible la palma con la legra, en la seguridad de que la almohadilla que colocaremos después va a proporcionar mucho mejor soporte al pie.

 

kor7 

   Escofinamos ligeramente la superficie de la muralla, a fin de obtener tejido corneo fresco y libre de impurezas, Aplicamos una ligera capa de resina acrílica Equilox. Como ya hemos explicado en anteriores ocasiones, la venda de fibra de vidrio no es capaz de pegarse al casco, pero si que se adhiere fuertemente al Equilox. De esta manera nos aseguramos que el vendaje se mantendrá en su sitio durante varias semanas. Recortamos la silueta del casco en una placa de nylon y la sujetamos con la venda de fibra de vidrio al casco, envolviendo a la vez el borde de la placa y el casco. Anteriormente hemos tenido la precaución de colocar un trozo de fieltro o tela en los bulbos, para evitar su maceramiento. En pocos segundos, la venda de fibra de vidrio se queda completamente dura y ,además de sujetar la placa de nylon, refuerza la pared del casco y le permite cargar peso, pues esta firmemente pegada a la muralla por la resina Equilox. A fin de preservar del roce con el suelo arenoso la venda de fibra de vidrio, atornillamos una herradura delgada con unos tirafondos. En este caso hemos elegido una herradura de acero para trotones Mustad, de sección 16X6 mm. La herradura se centra sobre el eje del casco y de la ranilla, despreciando las deformaciones producidas en la tapa. Esta herradura, al ser mas pequeña, hace el efecto de una herradura rock and rollo o full rolling, mejorando la salida o breakover del pie.

    Y por ultimo, introducimos por unos agujeros practicados en la placa de nylon una almohadilla plantar, que rellene por completo todo el hueco existente entre la palma y la placa. Hemos elegido la almohadilla plantar Luwex M20.Este gel tiene la propiedad de que si se le añaden tres gotas de agua se forman miles de burbujas, que confieren una textura mas suave. Efectivamente, a los pocos segundos la espuma empieza a salir por los agujeros como si de un volcán se tratase. Si tapamos los agujeros con el dedo, impidiendo que salga, podemos controlar la dureza final del producto. También nos aseguramos de que el producto llena por completo todo el hueco existente.

  Obvia decir que la yegua, una vez se le proporcionó un apoyo estable y cómodo se mueve con  mucha mas soltura. Nuestro plan consiste en intentar colocarle en un plazo de seis semanas una herradura de hierro que pueda ser clavada al casco, de manera que la recuperación del mismo pueda realizarse a la vez que el animal se va reintegrando a un programa de entrenamiento suave, que ponga fin a los mas de seis meses que lleva dado de baja debido a su problema en los cascos.