Chocolate y su cuarto en una mano.

 bgty

  

   Han transcurrido dos meses desde que desbridamos el cuarto del caballo Chocolate, cuyo caso relatamos en la sección Casos prácticos. Durante este tiempo, el caballo ha reaccionado favorablemente al correcto aplomado de sus cascos. El caballo corre y se divierte en el paddock sin dar muestras de dolor o de claudicación, lo que nos hace ser optimistas con respecto a su cuarto.

 

   Al levantar la venda de resina Vetcast que le inmovilizaba el casco, observamos con satisfacción que el cuarto ha sido resuelto favorablemente y que el casco vuelve a crecer unido. Asimismo, las grietas antiguas que presentaba el casco, van desapareciendo a medida que crece el nuevo casco.

 

   El casco fue reconstruido con resina acrílica  Equilox y fibra Equimesh. El caballo se herró con herraduras de barra y se le recomendó vida normal y trabajo progresivo. A Chocolate se le ha dado una nueva oportunidad y se abre para él un capitulo nuevo en su vida. Una vida sin dolor crónico en sus pies.