Clavo halladizo en la ranilla.

 chch2

   Cualquier objeto punzante que se clava en el casco del caballo se denomina en castellano "clavo halladizo".Toma su nombre del hecho de que el objeto mas común eran los clavos viejos de herrar e incluso los clavos o tachuelas con que se reforzaban las suelas de los zapatos y botas de las personas. Los ingleses llaman a esto : "Street nail",es decir, clavo de calle. Hoy día, es raro que un caballo se clave una tachuela del calzado humano o un clavo de herrar perdido en la calle. Los objetos mas comunes han cambiado hoy en día, y suelen ser los mismos que pinchan las ruedas de los coches: las puntas de carpintero y los tornillos roscachapa perdidos o arrojados descuidadamente a la basura. 

   Esto es lo que le ha ocurrido a esta yegua de cría a la que se halló muy coja en la finca que comparte con otros caballos y yeguas. Un clavo de carpintero se le ha clavado profundamente en la rama de la ranilla sin que nadie se diese cuenta. Al cabo de unos días, el animal mostraba una gran cojera y el pus drenaba por los talones.

 

   Los clavos halladizos son capaces de provocar grandes daños en el casco, e incluso poner en grave peligro la vida del animal, con dependencia de la gravedad, alcance y consecuencias del pinchazo. Así, los clavos halladizos actúan de dos maneras:    –  

   -Destrucción mecánica. Al penetrar en el casco, el objeto punzante destruye físicamente las diversas estructuras que encuentra en su camino. Dependiendo de que estructuras atraviese, los daños son de mas o menos gravedad. Si penetra poco, quizás afecte solamente a la palma y su corion, pero si el alcance es mas profundo, puede destruir tendones y huesos.   

   –Introducción de elementos patógenos en el interior del pie. El objeto punzante arrastra suciedad y microbios que contaminan la herida y son capaces de producir una infección.   Las infecciones producidas por clavos halladizos pueden ser superficiales, profundas, simples y dobles.   

   -Son superficiales cuando la herida tiene poca profundidad. Generalmente, las infecciones superficiales afectan solamente al corion de la palma o la ranilla y se caracterizan por destilar un pus negruzco característico de las bacterias que producen enzimas queratolíticas. El color negro del pus es el tejido corneo destruido.    

   -Son profundas cuando el objeto penetra profundamente y se infectan estructuras mas profundas, como el hueso tejuelo, la bursa navicular o la almohadilla plantar. Destilan un pus espeso y blanquecino o verduzco.   

   -Son simples cuando la infección se asienta en un solo nivel. La infección puede estar localizada en la superficie del casco o en el final del trayecto del clavo halladizo. 

   Son dobles cuando se produce una doble infección. En algunos casos, las microorganismos que causan la infección producen una infección superficial y otra profunda. La infección superficial se manifiesta primero y se cura con relativa facilidad. La infección profunda tarda mas tiempo en manifestarse, pero suele ser mas grave y peligrosa.

  

   Sucede en ocasiones que se extrae el clavo halladizo y se drena la infección, produciéndose así una recuperación muy rápida de la cojera. A los pocos días, vuelve a producirse una cojera mas acusada todavía. Esta cojera no es que la infección superficial se haya vuelto a reproducir, sino que la infección profunda, la producida en lo que era la punta del clavo halladizo, se ha manifestado ya.     Estas infecciones han de ser tratadas por el veterinario, que aúna a la acción externa, limpieza, drenaje y antisépticos, la acción interna mediante antibióticos específicos para cada tipo de infección.

 

chch3 

   Hemos extraído el clavo. Se trata de una punta de carpintero, de unos siete centímetros de longitud, de los cuales, mas de cuatro habían penetrado en el casco del caballo. En la fotografía podemos comparar su longitud con un clavo de herrar JC1 que mide 47 mm de longitud.    Hubiese sido mas adecuado realizar una radiografía antes de extraer el clavo. Es muy importante conocer la trayectoria del objeto punzante y saber la profundidad a la que ha llegado, para determinar con exactitud las estructuras que han sido afectadas. Evidentemente, si se extrae el clavo ya no disponemos de estos datos. 

   Dependiendo de la zona en que se haya producido el pinchazo, las consecuencias pueden ser mas o menos graves, dependiendo de las estructuras dañadas.  

  -Si el pinchazo se produce en la palma por delante de la punta de la ranilla, pueden verse afectados el corion que produce la palma e incluso el hueso tejuelo. Dentro de lo malo, es donde menos graves son los pinchazos y salvo una infección muy profunda que destruya el hueso, se curan con facilidad. 

   -Si el pinchazo se produce en el tercio posterior del casco, pulpejos o zona de las escarzas, puede producirse una infección profunda y muy insidiosa, pues la poca irrigación sanguínea de los tejidos conectivos impide la rápida y efectiva acción de los antibióticos. 

   -Si el pinchazo se produce en el tercio medio del casco, las consecuencias pueden ser desastrosas para el caballo. Por debajo de la ranilla se encuentran estructuras muy delicadas y que están relativamente cerca de la superficie del casco. Así, el clavo que se incrusta en esta zona puede atravesar el corion de la palma y ranilla, la aponeurosis plantar, que  es la inserción del tendón flexor profundo en el hueso tejuelo y el propio hueso tejuelo. Situado un poco mas atrás se encuentra la bursa navicular, que es la estructura que envuelve el hueso navicular, el tendón profundo y los ligamentos que sujetan el navicular.    Las infecciones en la bursa navicular suelen tener mal pronostico y con frecuencia determinan la anquilosis o soldadura de la articulación distal. Dicho de otro modo, el caballo se queda con la pata tiesa.

 

 chch6

   La infección ha drenado a través del corion de la ranilla hasta reventar en los talones. Con la legra de anillo separamos toda la ranilla suelta. El clavo ha penetrado por una de las ramas de la misma, para después clavarse profundamente en el fondo del surco central de la ranilla..Nosotros nos detenemos aquí, pues ya estamos trabajando en tejido vivo y muy sensible. Seria necesario anestesia local para desbridar el agujero de entrada del clavo.

    El protocolo a seguir en este tipo de herida comprende, como hemos dicho, anestesia local del pie y desbridar el trayecto del clavo, para facilitar el drenaje y la limpieza del mismo. Se trata pues de una operación quirúrgica en toda regla. Probablemente el cirujano introduzca un liquido radiopaco en el trayecto para comprobar con una radiografía el trayecto  y el alcance de la herida. En estos casos es frecuente aplicar perfusiones ricas en metronidazol y gentamicina, que son potentes antibióticos contra bacterias anaerobias, asi como un completo tratamiento antibiótico parenteral. A continuación se coloca una herradura de barra recta o huevo con placa de hospital que permite las curas locales con tan solo aflojar los tornillos que la sujetan. 

   Desgraciadamente, al tratarse de una yegua de cría, es muy posible que la cura se reduzca a lo que hemos hecho como herrador. Se aplicaron gasas empapadas en betadine sobre la ranilla y se colocó un vendaje, recomendando al propietario que se pusiese en contacto con su veterinario. Esperemos que la naturaleza y las defensas de la yegua puedan hacer un buen trabajo y el animal se recupere por completo.