Club foot en potrillos

 hadiya1

 

 

   Las retracciones del tendón flexor profundo son frecuentes en los potros jóvenes y pueden ser origen de numerosas malformaciones y defectos morfológicos, que marcarán de por vida al caballo adulto. Estas retracciones, junto a las deformidades mediolaterales de la rodilla, son los problemas ortopédicos mas frecuentes a los que suelen enfrentarse veterinarios y herradores en el mundo entero. Por desgracia, son muchos los caballos que, prácticamente perfectos en su morfología, pierden funcionalidad y valor económico debido a la nula atención que se le prestó a pequeños problemas de la infancia. De ahí, que mas que nunca se contempla el recorte de cascos y ortopedia en potros como pilar básico del mantenimiento de las yeguadas.

 

   Los potros con retracción de tendones, sufren el llamado síndrome de la bailarina, pareciendo que andan de puntillas, pues vuelcan su peso en las lumbres y sus talones, liberados del peso, crecen desmesuradamente. Esto es lo que le ha ocurrido a este joven potro al que visitamos hace unos días. Desde el anterior recorte de cascos, el casco había adquirido la forma característica del cuadro conocido en todo el mundo como “Club Foot”.

 

hadiya3 

 

   El Club Foot se caracteriza porque el eje casco cuartilla se rompe hacia delante. Esto trae consecuencias inmediatas en la morfología del casco y del propio pie del caballo. Dependiendo del origen y gravedad de la retracción de tendones, las secuelas son mas o menos graves para el potro y su tratamiento y resultados serán muy diferentes. Básicamente, las retracciones de tendón en potros se dividen en dos grandes grupos, atendiendo a su causa.

 

   –Retraccion activa. Suelen ser debidas a distrofias musculares, es decir, problemas en el músculo, que se encoge o se atrofia. Siempre que hablamos de retracción de tendones, en realidad hablamos de retracción del músculo. Son varias las causas que hacen que el músculo enferme y se atrofie. La mas común y conocida es el desequilibrio entre el fósforo y el calcio, producida la mayor parte de las veces por criar a los potros excesivamente gordos. Estas retracciones provocan dolor y el reflejo del dolor provoca más contracción. Generalmente, el primer consejo del veterinario suele ser poner al potro a dieta.

 

   –Retracción pasiva. En este tipo de desequilibrios, no es el tendón quien se encoge, sino el hueso que se alarga, con lo que el resultado mecánico es el mismo. Los potros que reciben una alimentación muy rica en proteínas y nutrientes, o razas que por su morfología aumentan de peso y tamaño muy rápidamente, pueden ver desequilibrada la velocidad de crecimiento de los distintos elementos que lo forman. Así, el hueso de la caña puede crecer a una velocidad superior que el tendón, y produce el mismo efecto de rotura del eje casco cuartilla hacia delante. Este cuadro puede ir acompañado de epifisitis en otros huesos, siendo característica la epifisitis de la apófisis extensora del hueso tejuelo. Cuando apretamos con el dedo el centro de la corona de las lumbres, justo en la inserción del tendón extensor, el potro salta de dolor.

 

   –Desequilibrios temporales. Algunos cuadros de Club foot son considerados como pasajeros y normales en el crecimiento del potro. Sencillamente, en los “estirones” que da el potro al crecer, se producen desequilibrios que se suelen corregir solos con el paso del tiempo. Sin embargo, deben de controlarse, porque lo que empieza como un cuadro leve de retracción puede complicarse y poner en peligro la morfología y funcionalidad del futuro caballo.

 

 

 hadiya2

   El caso que nos ocupa hoy pertenece a estos últimos. Este potro, en rápido crecimiento, ha dado un fuerte estirón en las últimas semanas y esto ha dado lugar a un  desequilibrio en la relación entre los huesos del pie y el tendón flexor profundo. El tendón, en permanente tensión, tira del hueso tejuelo hacia atrás, volcando el peso del potro hacia sus lumbres. En la fotografía podemos apreciar varios detalles:

 

   -El eje casco cuartilla se halla roto hacia delante. El hueso tejuelo, arrastrado por la tracción del tendón, está mas vertical, a pesar de que el aspecto general del pie parece bastante normal. Esta falsa apariencia de normalidad es la que hace que no se preste atención a la forma que toman los cascos de los potrillos y se agraven los problemas en sus manos.

 

   -El casco en las lumbres se incurva de una forma característica. La tensión del tendón profundo vuelca el peso hacia las lumbres, haciendo que el potro pise de puntillas, como los bailarines de ballet. Si el casco fuese muy rígido, como acero, el potro solamente apoyaría en la punta de las lumbres, pero como es elástico, se adapta a la dirección e intensidad de las fuerzas que recibe. La muralla se dobla y se extiende hacia delante.

 

   -Producto de la misma tensión que vuelca el peso en las lumbres, los talones quedan liberados del peso, lo que produce que crezcan rápidamente y se vuelvan largos y altos. Aunque cesase de golpe la tensión, la materia cornea recrecida no permite al talón descender, por lo que se perpetúa el circulo vicioso.

 

   De no prestar atención a estas malformaciones, el potro sigue creciendo en tanto que sus cascos y articulaciones maduran de forma patológica, dando lugar a caballos con cascos topinos y cuartillas rectas. Estos cascos topinos acarrean muchos problemas al caballo, desde la simple proclividad a tropezarse hasta síndromes de navicular por atrofia generalizada del casco. De ahí la gran importancia en el cuidado del desarrollo del potro.

 

 

 

 hadiya7

 

   Como hemos comentado mas arriba, el caso de este potro es un clubfoot provocado por un rápido crecimiento, que se solucionará en cuestión de un par de semanas, a medida que los huesos y los tendones se equilibren. No obstante, vamos a ayudarle para prevenir cualquier posible agravamiento.

 

   Dos son las premisas fundamentales que debemos perseguir en este caso. En primer lugar, luchar contra el desmedido crecimiento de los talones y en segundo lugar evitar el colapso de las paredes del casco en las lumbres. Ambas acciones han de ser realizadas con cuidado y en la justa medida, para no provocar un efecto iatrogénico en el potro, es decir, tratando de ayudarle, le hemos provocado dolor y cojera.

 

   -El casco en los talones ha de ser eliminado para permitir el descenso del mismo. Se debe de quitar poca cantidad e incluso si las condiciones lo permiten debe de hacerse en varias veces. Si se quita mucho talón buscando dar una forma agradable al casco, conseguimos que el pie se quede literalmente colgado del tendón flexor profundo. En este caso, el tendón ejerce mucha presión sobre el hueso navicular, dañándolo y afectando a su maduración. Por otra parte, se genera dolor en el tendón y en el músculo, que por efecto reflejo se contraer aun mas..

 

   -Las lumbres se deben de reforzar con algún tipo de resina acrílica, para impedir que se colapsen y doblen. A razón de la gravedad del club foot, se puede crear una pequeña extensión anterior, pero se ha de tener especial cuidado en calcular cuanto de extensión se coloca, pues muy fácilmente se puede lograr el efecto contrario. Una extensión excesiva hace un efecto palanca en las lumbres, provocando separación de la muralla y posterior infección de hongos y bacterias.

 

   En este caso, dada la levedad del cuadro de club foot nos hemos limitado a rebajar los talones y a reforzar las lumbres con resina Equilox. Para un cuadro mas grave, se hace muy interesante la técnica que describe Juan Carlos Blázquez (www.jcfarrier.com) consistente en el pegado de un trozo de tubo de poliuretano, que actuando a la manera de un muelle, favorece el soporte frontal sin las secuelas de una extensión demasiado rígida.

 

 hadiya5

 

   Ya hemos reforzado las lumbres del casco con resina Equilox y una tela de fibra de poliéster.

hadiya6 

   Vista de la otra mano. Aparentemente el pie del potro ha recuperado su eje casco cuartilla, pero es una ilusión óptica. El hueso tejuelo, en el interior del casco, permanece mas vertical que las nuevas lumbres de resina. En los próximos días, cuando se restaure el equilibrio en el potro y el hueso tejuelo adopte su posición natural, el casco se volcara hacia atrás y dará la impresión de que el potro tiene los cascos largos y apuntados. En ese momento, un recortado y un limado le darán de nuevo la forma natural.

 

 rayana1

 rayana2

 

   Veinte días más tarde, las estructuras del pie han recuperado su equilibrio y la potra ha recuperado su aplomo. Durante este tiempo, el herraje ortopédico ha evitado secuelas en el casco.