Como saber si un caballo está bien herrado.

Es corriente en el mundillo del caballo que los propietarios se recomienden entre ellos a los distintos profesionales dedicados al cuidado de los équidos. Cada propietario trata de convencer a los demás de las bondades de su veterinario y de la valía y virtudes de su herrador. A menudo, los profesionales son denostados o alabados, mas por las relaciones personales que pueda tener con el dueño, que por los resultados de sus trabajos.

El herrador tiene la desventaja sobre el veterinario que los resultados no son tan inmediatos. Los beneficios o perjuicios de un herrado no suelen manifestarse, generalmente ,de un día para otro. Tal retraso no permite hacer un juicio sobre la capacidad técnica del herrador a un corto plazo, sino que deberá transcurrir un tiempo del que a menudo ni el propietario tiene ni los cascos del caballo consienten.

¿Cómo saber si un caballo está bien herrado? ¿Es un buen herrador? Son preguntas que se oyen frecuentemente a propietarios y jinetes interesados en un buen herraje para su caballo y en la buena inversión de su dinero.

A estas preguntas suele responderse con una serie de tópicos ,con cierto fundamento ,pero que no sirven para generalizar todas las actuaciones del herrador. El profano suele fijarse en la altura y nivel de los remaches, en el grado de descanso de la herradura o en lo agradable que pueda parecer a la vista el casco recién herrado. Pero también es cierto que no son estas las premisas mas importantes en la valoración del herraje. Un clavo puede estar implantado en una grieta para que parezca que está a la altura de los demás remaches. Un casco puede necesitar ser herrado sin descanso para prevenir desparramamientos. Un casco herrado puede parecer bonito y sin embargo haber sido adaptado a la herradura, en vez de adaptar la herradura al casco.

En este articulo trataremos de establecer una serie de parámetros que ayuden al propietario a decidir si un herrador es bueno o es mediocre, y a distinguir un buen herraje de una chapuza. No nos limitaremos a dar una serie de recetas sino que estableceremos las diferencias entre un profesional y otro entre un herrador y un "poneherraduras", entre un casco herrado y un casco con un hierro clavado.

A un herrador nunca se le puede juzgar por un solo herraje. Son demasiadas las variantes que confluyen en un herraje; estado de los cascos, manejabilidad y trato del animal, estado de animo del herrador, etc. El trabajo del herrador ha de ser juzgado en un plazo no inferior a un año, plazo durante el cual el casco ha sido renovado por completo. En este tiempo hemos visto su manera de trabajar , su modo de tratar al caballo y tenemos datos suficientes para hacernos estas preguntas: ¿En que estado se encuentran hoy los cascos de mi caballo? ¿Están mejor o peor que hace un año? ¿Mi caballo se ha recuperado de sus problemas, o por contrario, le han surgido otros nuevos? ¿Se aprecia el confort y la aceptación del herraje en mi caballo?

 hpim3350

Los talones deben de estar a la misma altura, y la herradura deberá estar centrada alrededor de un eje que normalmete coincide con el eje de la ranilla.
EQUILIBRIO. Esta es la palabra mágica en el resultado del herraje .El casco ha de quedar equilibrado con respecto al remo ,la herradura ha de quedar equilibrada con respecto al casco y al caballo. Difícilmente un caballo podrá ir equilibrado en sus aires si sus remos están desequilibrados, y mas difícilmente aún puede una herradura desequilibrada equilibrar un remo desnivelado. El casco tiene un equilibrio medio-lateral que consiste en la perpendicularidad de las lineas de la corona y el borde plantar con el eje de la extremidad, es decir, no puede estar mas alto de un lado que de otro. Ademas existe un equilibrio antero-posterior ,es decir ,las lumbres y talones deben de estar rebajados de manera que la linea de las lumbres siga la dirección de la cuartilla, lo mas aproximada posible .Visto el casco por su parte palmar debemos de ver una herradura franca, que amplíe la base de sustentación del casco, que cubra bien talones y barras, que proporcione un descanso suficiente para la expansión de los talones al movimiento y que siga proporcionando apoyo al casco que esta creciendo. La ranilla bien cuidada y saneada marcando el centro de dirección de la herradura. La palma, limpia, pero sin adelgazamiento excesivo.

Una herradura ha de proporcionar una buena base de sustentación al casco.

 hpim6244

 

Los clavos siempre por delante del punto mas ancho del casco, para respetar el juego de los talones, abarcando tapa firme y formando remaches lisos y bien encastrados en la tapa. El canto de la herradura bien biselado para evitar las atrapadas .. 

Estas pequeñas recomendaciones son siempre subjetivas desde el punto de vista del propietario ,casi siempre profano en estos temas .La falta de conocimientos es sustituida en parte por la charlatanería de algunos "todologos", prestos a juzgar la labor de un profesional sin mas parámetros que los de la simpatía o antipatía que muestre hacia el herrador.

La mejor manera de asegurarse un buen herraje para nuestro caballo es encomendarlo a manos de un buen herrador. Ya que no podemos disponer de un año completo para valorar nosotros mismos los resultados de su buen hacer o de su inepcia, debemos de recurrir al consejo de amigos o, mejor aun, del veterinario. Difícilmente nuestro veterinario nos aconsejará un herrador que no esté a la altura de las circunstancias. A partir de aquí debemos de ser nosotros mismos quienes establezcamos un criterio para valorar la capacidad profesional del herrador, sin consejos interesados por parte de amigos de otros herradores, o asesores cegados por la ignorancia. Expondremos a continuación una serie de preguntas que debemos de hacernos a la vista del trabajo realizado, teniendo por seguro que al finalizar de responderlas tendremos formado un concepto claro de la valía del herrador.

En la difícil elección del herrador ningún aspecto debiera primar mas que el bienestar del caballo. Habría que desconfiar del herrador "baratito" que "te hace un herraje impecable por la mitad de precio." y de aquel otro que "rebaja mucho los cascos y así te dura mas el herraje".

En fin ,ya hemos contactado con un herrador y hemos acordado un día y una hora .A partir de aquí responderemos a una serie de preguntas que nos permitirá establecer una valoración critica de las capacidades teorico-practicas de nuestro flamante herrador. También nos servirán para valorar a nuestro herrador habitual.
 

  1. ¿Es puntual a la cita?. O por el contrario nos deja colgados uno y otro día, con excusas y retrasos que se acumulan hasta la exasperación… 

  2. ¿Cómo va vestido? Viste de acuerdo con la dignidad de la profesión ,o por el contrario presenta un aspecto descuidado . 

  3. ¿Cómo es su vehículo? Tiene un vehículo especialmente preparado para servir de taller ,o por el contrario trae las herramientas tiradas en el maletero del coche familiar. 

  4. ¿Cómo es su herramienta? Dispone de un juego de herramientas de buena calidad y bien cuidadas, o por el contrario solo trae una tenaza ,un martillo y una escofina. 

  5. ¿Cómo es su material? Dispone de forja a gas, herramientas eléctricas, ¿generador?. Lleva consigo varios tipos de herraduras y de todos los tamaños, ¿herraduras especiales?, o por el contrario solo dispone de cuatro herraduras y los clavos contados.

  6. ¿Cómo es en el trato personal? Es de los que siempre tienen prisa porque les abruma el trabajo? Critica el trabajo de los demás herradores? Presume de su valía o de la cantidad de caballos que hierra? Protesta si el caballo se mueve, si tiene algo sucias las patas o si no hay sombra en el herradero, en definitiva ,¿protesta por todo?… 

  7. ¿Cómo trata al animal? Le da voces? Le pega patadas en el vientre o martillazos en el lomo? Demuestra paciencia con el animal o por el contrario saca enseguida la jeringuilla con el tranquilizante?… 

  8. Durante la operación del herrado, ¿se le ve soltura en el manejo de las herramientas? Sus gestos denotan veteranía o por el contrario se le ve demasiado verde? Se recrea en los detalles? Gusta de rectificar si algo no ha salido a su gusto? Se preocupa por dar un buen acabado al casco?.. 

  9. ¿Qué tipo de formación teórica ha recibido? Si se le pregunta el porque de las cosas ,se muestra comunicativo, aportando datos creíbles, o por el contrario se muestra remiso a las explicaciones ,o con el consabido "porque lo digo yo, que se mucho"?… 

  10. ¿ Se preocupa por educar al cliente, explicando nociones básicas de anatomía y fisiología? ¿Dispone de material educativo, tal que gráficos, laminas, pies disecados, cascos muertos.. o por el contrario da a entender que es una persona dispuesta únicamente a clavar cuatro herraduras a nuestro caballo ,cobrar su buen dinero y largarse con viento fresco?…… 
Cada propietario tendrá que valorar el grado y numero de condiciones reunidas por su herrador. Según el grado de cumplimiento de estas premisas sabremos valorar en manos de quien esta la salud de los pies de nuestros caballos, en la certeza de que si el animal no dispone de una base solida (sus pies), de poco le servirán el resto de cualidades de que disponga.
Gabino Fdez. Baquero