Convertir herraduras de caballo en herraduras de mula

 

 p1000402

 

   Aunque cada día se usan menos, aún son muchos los mulos que se hierran. Las casas comerciales apenas fabrican herraduras para mulos y asnos, por lo que los herradores se ven obligados a modificar herraduras de caballo para adaptarlas a estos animales. Tradicionalmente, las herraduras destinadas a los mulos, eran toscas y el herrado de los animales se hacia de manera poco científica y descuidada. Hoy día, la recuperación de estos animales para el tiro de enganche, ha devuelto al herraje de mulos al lugar que se merece, equiparable al herrado de caballos de deporte.

  

 

 hpim5865

 

  El casco del mulo, heredado de su parte asnal, tiene unas características que lo diferencian del casco del caballo. Por tanto, la forma de la herradura es también distinta, para adaptarse a la forma del animal. En general, el casco de mulo se caracteriza por tener las ramas más o menos rectas, con unas fuertes barras y una poderosa ranilla. La tapa, gruesa y fuerte, es muy atacable por hongos y hormiguillos.

 

 cvb

 

  Para conseguir una herradura de mano de mulo, debemos de partir, preferentemente, de una herradura de mano de caballo. El casco de mano de mulo, tiene la misma forma que el de pie, aunque es mas ancho de lumbres. Generalmente, a las manos de las mulas se las hierra con una pestaña ancha y baja, en tanto que a los pies se les hierra sin pestaña.

 

  Llevamos la herradura no demasiado caliente, para no estropear el ranurado ni el estampado a la parte plana del yunque. En los yunques con forma tradicional, es decir, un cuerno redondo y otro cuadrado, esta operación es mas fácil que en los modernos, mas apropiados para el manejo de herraduras de caballo.

 

 qwq

 

  Apoyamos la herradura en el borde del yunque hacia la segunda clavera, pues queremos conseguir una herradura ancha de lumbres. A continuación vamos golpeando suavemente la herradura en la zona por detrás de las claveras, para enderezar la rama sin estropear el ranurado y el estampado. Las herraduras de los mulos suelen ser de talla pequeña, por lo que siempre utilizaremos herraduras de baja numeración.

 

 xx

 

  Al enderezar las ramas, estas se quedan abiertas, por lo que procederemos a cerrar la herradura mediante golpes en el canto. No olvidemos que para que la herradura se cierre simétricamente, hemos de golpear en el punto mas alto, a la vez que la apoyamos en su punto simétrico. En caso de que los puntos de apoyo y de martillado no sean simétricos, la herradura se cierra sobre uno de los hombros.

 

 p1000404

 

  A continuación rebatimos las caras de la herradura, golpeando por su cara inferior, a fin de proteger el ranurado. Las herraduras de los mulos, raramente llevan justura, colocándose prácticamente planas. Esto es gracias a que la palma del casco de mulo es mucho mas cóncava que la de los caballos. La mayor superficie de apoyo de la  herradura en la palma, asegura su solidez, pues raramente se hierran a fuego.

 

 bgh

 

  Este es el aspecto de la herradura una vez hemos enderezado las ramas. Los callos aun apuntan al interior, por lo que debemos de forjarlos de manera que en su ultima porción se vuelvan hacia fuera, para darle la forma precisa del casco de mula. Dependiendo de la forma del casco, adaptaremos la herradura al mismo, cerrándola  o enderezando las ramas mas o menos.

 

 p1000407

 

  Y aquí esta la herradura de mano de mulo, lista para colocar. Se trata de una talla 5X0,es decir, una talla pequeña para caballo, pero que es muy común en mulas y burros grandes.

 

 sdf

 

  Para la herradura de pie, partimos de una herradura de pie de caballo a la que se le han eliminado las pestañas laterales. Como podemos ver en la foto, apoyamos la herradura en la primera clavera, pues queremos una herradura con las lumbres apuntadas.

 

 dcv

 

  El proceso es el mismo que para la herradura de mano, con la salvedad de que en la rama externa de la herradura de pie, acentuamos  la curvatura hacia fuera del talón, tal y como si se tratase de una rama americana pequeña. Esta modificación, hecha en su justa medida, favorece enormemente la estabilidad de la pisada de estos animales. La pequeñez de las herraduras, dificulta el forjado de las mismas.

 

p1000408 

 

  He aquí la herradura de pie terminada. Se trata de una talla 4X0 ,debido a que las mulas suelen tener el pie  un poco mas pequeño que la mano, debido a la anchura extra de estas ultimas. Por eso, cuando se hacen herraduras de mulo a partir de una pletina lisa, se debe de cortar un centímetro mas larga la posta para las manos.

 

 p1000406

 

  Comparando las herraduras de mano con las de pie, podemos apreciar que la herradura de mano es en general mas ancha que la de pie. La rama interna, siempre es un poco más recta que la externa, mas redondeada. Asimismo, el talón externo se puede dejar más pronunciado que el interno. En general, los mulos y burros se hierran ajustados y sin descanso, debido a que la rudeza del trabajo y el terreno por donde se mueven, propende a que se pisen las herraduras. En los mulos destinados a tirar de coches o los que se utilizaban para el arrastre de barcazas en canales (sirga) se les dejaba descanso, pero practicándoles un buen biselado en el canto interno.

 

 imagen281

 

  He aquí la comparación entre una herradura de mulo obtenida a partir de una herradura comercial de caballo y la forjada a partir de un trozo de hierro. Las herradura de la derecha es una herradura de burro del numero 0,la mas pequeña que se forja. Corresponde al modelo llamado vizcaíno, que se caracterizaba por tener los talones adelgazados, a fin de redoblarlos sobre el talón del casco. Dos estampas cuadradas, para clavo de cabeza grande rematan la herradurita, de apenas cinco centímetros de anchura.

 

  La fabricación tosca de estas herraduras, así como las denominadas hechizas o castellanas, corresponden a una época (por fortuna ya superada) en que se debía de ofrecer un producto que fuese asequible a los bolsillos del agricultor o del arriero, por lo que en su forja, primaba el ahorro de material, carbón y tiempo.