Corneoma circular

 

   No hace mucho tiempo me preguntaba un herrador norteamericano si el clima de Madrid era especialmente propenso para los queratomas. Decía esto porque el, en casi treinta años de profesión apenas había visto dos casos, y ambos se habían resuelto con una intervención quirúrgica en el hospital. Tampoco en España son muy frecuentes las intervenciones de queratomas, e incluso otros colegas me dicen que de donde sacamos tantos casos de osteítis o queratomas, que dan lugar a las operaciones que mostramos en estos artículos.

 

   La respuesta es bien sencilla. No es que en Madrid haya mas casos de queratomas que en el resto de España o en USA. Probablemente yo me encuentro con mas casos de queratomas por mi afición a trabajar con los veterinarios. Y estadísticamente, es mas fácil encontrarse con veterinarios dispuestos a abordar los queratomas en Madrid que en una comarca rural.

 

   Por desgracia, la mayoría de los queratomas no se reconocen como tales. Se diagnostican y se tratan como simples abscesos. El animal desarrolla un absceso que drena por la corona, se le trata con unos antibióticos y antiinflamatorios que remiten la fase aguda y ahí se acaba todo. Si al poco tiempo se presenta otro absceso, se vuelve a tratar como tal.

 

   Pero por fortuna, cada vez son mas los veterinarios que se implican en el correcto tratamiento de las enfermedades del pie. Y cada vez son mas los propietarios que están dispuestos a gastarse el dinero en un tratamiento completo y eficaz de los problemas de sus caballos. Sobre todo si el caballo es un ejemplar valioso o no se le ha podido disfrutar debido a las cojeras recurrentes. Esto es lo que le ha ocurrido al caballo que presentamos hoy. Durante el ultimo año apenas ha podido prestar servicio debido a las cojeras intermitentes. Apenas se había repuesto de un absceso, cuando ya vuelve  a drenar pus por la fístula de descarga, bien hacia el borde solar o por la grieta horizontal que vemos en la foto.

 

 

   En la radiografía se muestra claramente el nicho que ha excavado el queratoma en la superficie del hueso tejuelo. Es la diferencia en que nos basamos para diagnosticar el queratoma en lugar de una osteítis o de una fractura del borde del tejuelo. El queratoma excava un surco con los bordes definidos, en tanto que las osteítis significan destrucción de hueso de manera desordenada.

 

 

   Eliminamos toda la tapa que recubre el trayecto fistuloso. El tejido necrótico, aunque alguna vez ha drenado hacia la corona, ha establecido un buen canal de drenaje hacia el borde solar. En el centro, se ensancha en forma de circulo. Esto nos hace sospechar a priori de que se trata de un queratoma circular, no un queratoma en columna o con forma de zanahoria, que suelen ser mas comunes.

 

   Habíamos hablado en otras ocasiones que el queratoma en columna parece tener su origen en la irritación crónica de una o varias laminas del pie, que adoptaban la forma tumoral y establecen un drenaje hacia la corona y otro al suelo, ocupando el espacio una columna de tejido tumoral parecido a una zanahoria, gruesa por debajo y acabando en punta hacia el rodete coronario.

 

   El queratoma circular tiene su origen en un punto de infección que ataca al hueso tejuelo, estableciéndose una caries ósea. Es muy parecido al mecanismo de aparición de las caries dental(caries en latín significa putrefacción, corrupción).Este punto de infección va agrandándose hacia los bordes, en forma circular, sustituyendo el hueso por tejido tumoral.

 

   He aquí la gran importancia de evacuar el pus de los abscesos y no esperar a que revienten por la corona. En su camino hacia el rodete coronario, las enzimas destructoras del material córneo van haciendo destrozos físicos en todos los órganos que encuentran, interfaz laminar, cartílagos y ligamentos. También son capaces, en tanto buscan salida, de avanzar hacia el interior del pie, y como vemos, atacar al hueso y formar queratomas.

 

   Profundizamos con la legra de anillo, eliminando todo el tejido necrótico hasta descubrir el hueso. En la foto, aparece una mancha blanca en el centro del campo quirúrgico. Es la excavación circular que ha hecho el corneoma. En la imagen plana apenas se nota, pero alcanza una profundidad en la masa del hueso de tres milímetros.

 

 

   El veterinario legra toda la superficie del hueso para eliminar todo el tejido osteitico y necrótico. La limpieza de cualquier resto de queratoma es esencial, para evitar que vuelva a reproducirse.

  A la vez que legra con la cucharilla quirúrgica, con la jeringuilla irriga la zona con una solución de metronidazol.

 

 

   Aspecto de la zona operada. El hueso ofrece una superficie fresca y sana, sin restos de tejido necrótico o tumoral.

 

 

   Un buen chorro de betadine para que al clavar la herradura no vayamos a ensuciar la herida. La herradura es de huevo y llevará una placa de hospital. Al tratarse de un pie, se puede colocar la herradura de huevo en lugar de barra recta, pues no hay posibilidad de que se alcance y se deshierre. La herradura de huevo aumenta la superficie de apoyo en casi un 15% y nos vendrá muy bien para colocar la mayor cantidad posible de material de impresión dental.

 

 

   El hueco del casco se rellena con gasas estériles empapadas en una mezcla de metronidazol, Betadine y azúcar. Esta mezcla se ha revelado como un eficaz antiséptico y favorecedor de la cornificación o recubrimiento del hueso con una capa de tejido fibroso muy parecido al tejido corneo que forma el casco.

 

 

   Estas gasas se renuevan a los cuatro o cinco dias,  pudiendo el propietario realizar las curas siguientes, con el visto bueno del veterinario. Generalmente se van espaciando las curas, siendo semanales una vez transcurrido un mes mas o menos. Dependiendo del grado de cornificacion, se puede proceder a reconstruir el casco a las ocho semanas de la operación, reintegrando el caballo al servicio que prestaba.

 

 

   Se protegen los bulbos con un fieltro o gasa para que no se maceren y se envuelve el casco con una venda de fibra de vidrio. Esta venda, que se activa con agua como las de escayola, fragua en pocos minutos y permite estabilizar en casco, a la vez que actúa como un encofrado para la zona operada. Si nos limitamos a vendar el casco con un vendaje normal, una vez retirada la ligadura de Esmarch, se producirá una importante hemorragia. Con la venda de fibra de vidrio actuando como encofrado se pueden introducir a presión gasas empapadas de betadine con azúcar, que cohíben la hemorragia rápidamente y además no permite que se forme tejido de granulación en exceso en los bordes del hueso operado.

 

 

   Mientras el veterinario introduce a presión las gasas por el hueco entre la herradura y la palma, yo voy introduciendo el material de impresión dental en el hueco por debajo de la herradura. Este material de impresión dental, que fragua en segundos, actúa como soporte del interior del pie contra la placa de hospital de plástico. Así, el pie queda estabilizado y no sufre por la gran cantidad de muralla que hemos quitado. De no ser así, se podría romper el estuche corneo y formarse un cuarto por encima de la operación.

 

   Es una bonita foto que ilustra a la perfección el trabajo en equipo del veterinario y el herrador. Ambos son conscientes de sus habilidades y del papel de cada uno en el tratamiento de los problemas locomotores del caballo. Sin estorbarse, sin tratar de descollar uno sobre el otro. Cuatro manos y dos cerebros, pero un mismo pensamiento y un mismo objetivo: la salud del caballo.

 

   Es importante que las gasas entren lo mas apretadas posible. Aunque la placa de hospital ajusta muy bien a la herradura, el conjunto va a estar en contacto con el suelo y  posiblemente algunas heces del caballo. Hay que evitar por todos los medios que pueda entrar suciedad al campo quirúrgico.

 

 

   Para conseguir esa hermeticidad se rellena todo el hueco del casco de gasas medicadas con betadine. No ejercerán presión alguna sobre la suela por delante de la ranilla y actuaran además como reservorio de humedad. Al estar empapadas de Betadine, el relleno de gasas y azúcar siempre estarán húmedos y con desinfectante.

 

 

   Colocamos la tapa de hospital con los tornillos. Las placas de nylon son mas efectivas que una chapa metálica de aluminio o hierro. Ajustan herméticamente contra la herradura y la venda que monta sobre la herradura, a la vez que minimizan el peligro de corte que puede suponer una chapa metálica en el extremo del pie del caballo. Por otra parte, son mas fáciles de preparar, pues se recortan con una sierra de calar fácilmente y se redondean sus bordes con la escofina o la lijadora de banda.

 

 

   Retiramos la ligadura de Esmarch para que se restablezca el riego sanguineo. Comprobamos con satisfacción que apenas hay sangrado. Ahora tan solo queda esperar a que la zona se cornifique para poder reconstruir el casco eliminado. Si todo va bien, en unas ocho o diez semanas, podrá empezar a trabajar.

 

——————–

 

Ocho semanas mas tarde,el casco ha crecido y el fondo de la herida se ha cornificado correctamente.

Se reconstruyó el defecto con Equilox y el caballo empezó a entrenar al dia siguiente sin mas novedad.