Cuarto sangrante

 pachu3

   

 

    “Los cuartos son como los viejos amigos; te los encuentras cuando menos lo esperas”

 

   Acertadas palabras del malogrado herrador Jaime Marés que resumen brevemente la frustración que representan los cuartos crónicos para el herrador y el propietario del caballo. Nada puede ser mas decepcionante para un herrado, el comprobar como a pesar de todos los cuidados y todo el esmero que se pone en el herraje del caballo resulta inútil y el casco de nuestro cliente nos sorprende con un cuarto sangrante.

 

   Desde la antigüedad se refieren varias causas que de lejos o de cerca, es decir, preternaturales o consecuentes derivan en el colapso del estuche corneo a nivel del rodete. Autores modernos han desarrollado teorías que explican la aparición repetitiva de los cuartos en el mismo sitio, permitiendo desarrollar técnicas que reconducen a la curación de los mismos. A pesar de todo, hay cuartos que no responden a los tratamientos, seguramente porque no somos capaces de localizar su origen.

 

   El caso que nos ocupa hoy, es una yegua PRE que presenta en sus cascos numerosas líneas longitudinales. A pesar de que se la hierra de acuerdo a un buen programa de herrajes y el mantenimiento de sus cascos es excelente, ha desarrollado un cuarto en una de sus manos. Hace unos días, durante el entrenamiento, comenzó a sangrar por una de estas líneas. El cuarto sangrante está servido.

 

 

 

 

pachu2 

 

   En el detalle de la fotografía podemos observar las líneas longitudinales que forman los túbulos córneos. Como causa probable de la aparición de este tipo de cuartos podemos citar la mala calidad del cemento queratinoso que une los túbulos, y que no es capaz de soportar el aumento de tamaño del casco según este va descendiendo. Esta mala calidad de la materia cornea se ve agravada por estereotipos o vicios de cuadra, como la costumbre de manotear en el suelo del box, e incluso la manera de moverse el animal. Esta yegua en particular golpea el suelo con fuerza en cada pisada, y esta causa pudiera ser suficiente para desarrollar este tipo de cuartos.

 

   La flecha roja señala una de estas grietas, susceptible de convertirse en un cuarto completo y grave. Se puede observar como en el cuarto principal, la grieta, fina y longitudinal se vuelve gruesa y ondulada. Es la característica principal de los cuartos producidos por estallido del rodete relacionado con las vibraciones y ondas de choque.

 

 

 pachu4

 

   Como tratamiento, hemos decidido conservar el herraje NBS que tan bien le va a la yegua en su entrenamiento y competición diario, cerrando la herradura por detrás mediante una barra soldada. Una plantilla semirrigida Colleoni da soporte al material de impresión dental con que hemos rellenado todo el hueco de la palma y lagunas de la ranilla. Este sistema permite dar apoyo a otras estructuras del pie cuando el caballo no tolera una presión directa sobre la ranilla. A continuación se desbrida el cuarto con la legra de anillo.

 pachin

   El cuarto propiamente dicho tan solo afecta  a los dos o tres centímetros de casco próximos al rodete coronario. Esto nos lleva a intentar solucionar el problema de la yegua sin que esta tenga que suspender su entrenamiento. En otros cuartos solemos fijar todo el casco con una venda de resina acrílica Vet Cast, lo que obliga a mantener en reposo al animal. En este caso vamos a reforzar la unión de las dos mitades del casco por debajo de la lesión, manteniendo la integridad del mismo, a fin de que la yegua pueda seguir trabajando.

 

   Una chapa de aluminio de milímetro y medio de grueso, de las denominadas comúnmente “de palillos” formará un puente rígido entre los bordes del cuarto. En la chapa se practican varios agujeros y se pega al casco con resina Equilox. Hemos tenido la precaución de lijar la parte del aluminio que contacta con el adhesivo, por lo que el Equilox pegará fuertemente el aluminio al casco. Como refuerzo, colocamos unos tirafondos en los agujeros. El esfuerzo que supone introducir estos tornillos roscachapa en el acrílico y el casco, nos da idea de la resistencia del puente.

 

   La yegua no da muestras de dolor ni de cojera, por lo que se reincorpora a su trabajo habitual, con la sola recomendación veterinaria de antiinflamatorio oral durante tres días y un suplemento alimenticio para la mejora de los cascos.

 

 pachu6

 

   Dos semanas después, aunque aun es pronto para asegurar que el casco crece unido de nuevo, el rodete coronario muestra un aspecto tranquilizador por lo que a la recuperación del cuarto se refiere. Es probable que si el casco no estuviese bien estabilizado, el cuarto hubiese continuado en los escasos milímetros crecidos en estos dias. En las próximas semanas iremos controlando el correcto crecimiento del casco.