Deformación mediolateral moderada (Grado II)

 st1

 

   Retomando el tema de las deformaciones mediolaterales, mostramos hoy un cuadro que puede calificarse de gravedad entre leve y moderada. Se trata de un potro de tres años, con una morfología aparente de estevado. Las puntas de los cascos miran hacia adentro y esto provoca estrés en su cara lateral. Por contrapartida, la parte interna o medial del casco ,que no soporta apenas peso, crece con rapidez y no se desgasta, ocasionando un desequilibrio.    Para adaptarse a este desequilibrio, el casco se ve obligado a desplazarse hacia arriba, arrastrando tras de si al bulbo y a la corona. El animal entra en u circulo vicioso en el que cuanto mas crece la mitad interna, mas se le tuerce el casco hacia el exterior y las deformaciones van agravándose en el tiempo, hasta que un mal día aparece cojo.   

    El trabajo en este potro consistirá básicamente en tres puntos.   

-Distinguir cuanta deformación es producto de su genética y cuanta deformación es originada por secuelas de la propia conformación.   

-Minimizar los efectos de la conformación de estevado, manteniendo el defecto a niveles mínimos que permitan el mayor aprovechamiento posible del potro.   

      -Plantear después un herraje que aproveche al máximo las posibilidades del animal, haciéndole totalmente funcional a pesar de su defecto.

 

 st2

 

 

   Para ello, planteamos un herraje sencillo, una herradura rama ancha-rama estrecha complementada con el falseo del talón sobreelevado. El potro vive y debe de vivir en libertad, a fin de que siga desarrollándose correctamente y haciendo ejercicio. Un herraje complicado con un potro en libertad en los prados no es compatible.

 

 st3

 

 

   Realizar una herradura rama ancha-rama estrecha es fácil y rápido .Basta con prolongar la ranura central hasta el talón y realizar otra ranura paralela a la misma.

st4 

 

   Una vez colocada el pie en el suelo se puede apreciar el falseo realizado al casco y que permitirá que este vaya descendiendo. En pocos minutos el casco habrá descendido absorbiendo casi todo este falseo. En sucesivos herrajes comprobaremos hasta que punto es capaz de descender. Cuando ya no descienda mas, será la señal de que esa es la conformación natural del potro y que con esa conformación se debe de trabajar el resto de su vida, Probablemente para entonces, los cascos ya apunten prácticamente hacia el frente y el talón ya no este tan sobreelevado. En este potro, conseguir que su deformidad mediolateral se rebaje al grado de leve ya se podría considerar como un gran éxito.