Destruccion del casco por hormiguillo

inicioDesde antiguo se conoce con el nombre de hormiguillo a la destrucción del casco por varios microorganismos, entre ellos hongos, bacterias y levaduras diversas. Las enzimas liberadas descomponen la queratina y la materia cornea en subproductos que son aprovechados por las bacterias y hongos. El resultado de esta invasión suele determinar la ruina del casco y por ende, la ruina del caballo.

Este es el caso de este valioso caballo de Doma Clásica, que se vio afectado gravemente en los cuatro cascos por hormiguillo, comprometiendo, no solamente sus resultados deportivos, sino su propia salud. La infección era de tal magnitud que se hacia imposible sujetarle minimamente una herradura en ninguna de sus extremidades. Como podemos observar en las fotografías, los clavos se alojaban en una pared debilitada, con varias zonas desportilladas y zonas en la que había desaparecido la superficie de la tapa.

 

 hpim6601

 

 

El origen del hormiguillo no esta aun del todo aclarado, y los autores no consiguen ponerse de acuerdo. Se apunta a que el hormiguillo es una especie de cajón de sastre en el que se engloban todas las afecciones que destruyen la materia cornea, y la discusión sobre la preponderancia de los hongos sobre las bacterias sigue vigente,.Lo que si sabemos con certeza es que siempre están presentes ambos microorganismos, y que dependiendo de las especies interesadas, varía la forma de atacar al casco. Así, tenemos que unas veces, la infección solamente afecta a la línea blanca destruyéndola y llenándola de una materia caseosa y fétida, a la vez que respeta a la tapa. Otras veces, la línea blanca permanece mas o menos integra, siendo la tapa la mas afectada, pues se va destruyendo en capas, como si se tratase de un hojaldre. Esto, ha llevado a algunos autores a considerar a la enfermedad de la línea blanca (WLD) como una enfermedad distinta de la onicomicosis propiamente dicha.  

A lo largo de la historia del herraje se han ideado muchas recetas, algunas de ellas verdaderamente exóticas, para la cura del hormiguillo. La mayoría de estos viejos remedios carecen de efectividad, al desconocer la etiología de la enfermedad. Por otra parte, se hacia imposible la resección total del casco al no disponer de un método eficaz y rápido para restituir al caballo a su trabajo. Hoy día, sabemos que la mayoría de las bacterias implicadas en los procesos patológicos del casco son anaerobias, pero el hecho de que puedan vivir sin oxigeno, no quiere decir que este las destruya. Por otra parte, los hongos son resistentes a antibióticos y antifungicos locales. El tratamiento de un hormiguillo pasa por eliminar todo el tejido afectado e invadido por hongos, para exponerlos a la acción de un cáustico que los elimine por completo. A continuación y tras asegurarse de haber eliminado por completo al agente causante de la infección se procede a reconstruir todo el casco eliminado, para que el caballo pueda seguir siendo funcional y evitar así largos periodos de convalecencia en un box, esperando que le crezca el casco.  

Esto es lo que le hemos hecho a este valioso semental. Básicamente la acción ha consistido en eliminarle todo el tejido afectado por hongos, tratarle convenientemente la región mediante pinceladas de formaldehído y reconstruirle después el casco con una resina comercial para el arreglo de cascos y pegado de herraduras. Ha sido una operación dificultosa y complicada, debido a la gran cantidad de casco que se ha eliminado en cada una de las cuatro extremidades del caballo. Los riesgos inherentes a esta operación son fundamentalmente que no se elimine del todo y queden puntos de infección, que el casco se desestabilice fuertemente al ser privado de todo apoyo en la tapa y que la resina no se adhiera correctamente y se desprenda. Vayamos viendo, foto a foto todo el proceso. 

 hpim6602

 

 

 

Primeramente, aplomamos al caballo tal y como si fuésemos a herrarlo normalmente. Si bien en cualquier herrado el aplomado ha de ser exquisito, cuando se pretende pegar una herradura o una reconstrucción en la pared del casco, aun se debe de ser mas cuidadoso. La mínima diferencia entre  las dos mitades del casco, provocaría tensiones que el acrílico no es capaz de aguantar. No debemos de olvidar que estamos uniendo un cuerpo muerto (resina) a un cuerpo vivo (casco)  y que esta unión ha de soportar presiones y cargas muy importantes. En la fotografía, vemos como ya con solo escofinar levemente la tapa, aparecen regiones dañadas y agujeros viejos de clavos agrandados por el efecto corrosivo del hormiguillo.

 

 

 

 

 

 hpim6603

 

 

 

Uno de los cascos visto por su palma. En la zona de hombros, cuartas partes y talones, la línea blanca y la tapa aparecen llenas de agujeros y zonas dañadas. El casco adquiere un aspecto de hojaldre. Se hace prácticamente imposible clavar una herradura en este casco con un mínimo de garantía.

 

 

 

detalle 

 

 

 

Vemos un detalle de la zona de las cuartas partes de ese mismo casco. La línea blanca y la tapa están completamente arruinadas, al punto de que por los agujeros y cavidades de la tapa se veía el suelo.

 

 

 

 hpim6604

 

 

Aspecto del casco de la otra mano. La línea blanca esta afectada hasta el talón, aunque parece que ha respetado las lumbres del casco. Esto nos permite después, cuando reconstruimos el casco, implantar algún clavo en las propias lumbres, como ayuda extra al pegamento para herraduras..Curiosamente, las ranillas del caballo tenían buena presencia y calidad, La palma estaba integra en los cuatro cascos, limitandose las destrucciones solamente para la tapa.

 

 

 

 

 

 detalle2

 

 

 

 

Detalle de la foto anterior, en el que podemos ver una zona negruzca que afecta a la tapa. Se trata de una zona ligeramente necrosada, debido a que el anterior herrador ,tratando de conseguir tapa firme para sujetar la herradura, ha comprimido ligeramente el borde del casco con un clavo. El clavado en cascos tan delicados es una operación arriesgada y expuesta a accidentes de este tipo.

 

 

 

 

 

 hpim6609

 

 

 

 

Vista de los cascos posteriores, muy afectados por el hormiguillo. Hemos tomado la tenaza Ge de filos curvos y una legra de anillo y hemos atacado a todo el material infectado y suelto. En estos casos se ha de resecar mas allá de donde se termine la infección aparente, pues es seguro que hay hongos en la tapa aparentemente sana. Es preferible quitar un poco mas de casco que lamentar después que se haya reproducido la infección. Evidentemente, se necesitan unos conocimientos completos de la anatomía de la zona para eliminar solamente la tapa afectada. Las laminillas sensibles del pie quedan muy expuestas y sangran con profusión apenas se las toca con la legra de anillo.

 

 

 hpim6610

 

 

He aquí como ha quedado una de las manos del caballo. Ha desaparecido toda la pared y solamente se ha salvado un par de centímetros en el hombro, que no estaban infectados. utilizaremos estos dos centímetros para clavar un clavo cuando reconstruyamos el casco. La infección se extiende hasta los talones, aunque ha respetado a las barras  y a la ranilla.

 

 

 hpim6611

 

 

Los posteriores no han salido mejor librados. Para eliminar la infección se recomienda pincelar la región dos o tres veces diarias con formaldehído 5%.Por otra parte, el casco queda fuertemente desestabilizado y el caballo se apoya totalmente en las palmas y ranillas de sus cascos. Para proteger sus pies y mantenerlos limpios, se le envolvieron en pañales de bebé, que se le retiraban cada vez que se administraba el cáustico. Una cama de viruta bien profunda aportó el confort necesario al caballo.

 

 

 

 detalle3

 

 

 

Este es un detalle de la mano izquierda del caballo, que nos permite aclarar algunas cosas referentes al hormiguillo. En primer lugar es destacable la textura de la tapa aparentemente sana. Aunque no esta atacada, podemos observar muchos puntitos blancos en su espesor, que nos indica que es una materia cornea de mala calidad.

Los cascos de este caballo son débiles por naturaleza y quizás esa debilidad se vea agravada por la dificultad de conseguir los nutrientes necesarios para producir un casco de buena calidad. No es necesario que el caballo pase hambre, realmente, eso no influye en la calidad del casco, pero si es probable que no consiga algún oligoelemento necesario o algún mineral. En realidad los hongos no hacen sino cumplir las leyes de la naturaleza, y atacan al animal mas débil de la manada. Los hongos no son capaces de atacar a un casco sano. Cuando los hongos atacan a un casco, es porque este casco estaba predispuesto a ello.  

Para mejorar la calidad de este casco, se  debe de suplementar la dieta con productos ricos en azufre orgánico, proteínas precisas y  biotina. Es imprescindible conseguir que el casco nuevo crezca lo mas sano posible, para evitar futuras infestaciones.  

La flecha verde nos señala una zona de los talones en la que las colonias de hongos van dejando tras de si, un  producto pulverulento, al que los autores antiguos llamaron hormiguillo, debido a su parecido con el material de relleno de los hormigueros. La flecha roja nos señala el punto donde se produjo la necrosis producida por el clavo y que vemos en la fotografía 7

 

 

 

 

 detalle4

 

 

En esta otra ampliación de uno de los pies, vemos tres cosas que merecen atención. Por una parte, y rodeado de la elipse, observamos el trayecto de uno de los clavos, que ha producido un hematoma  en la base del pie, Cuando se hierran cascos con este tipo de problemas suele ser frecuente el empleo de herraduras estrechas y  una o varias tallas mas pequeñas, para posibilitar el clavado. No es una buena practica, pues un clavo apretado, como se trata de este caso, esta comprimiendo la vena circunfleja,.que recorre el borde plantar del casco. De ahí también la importancia de la correcta colocación de las pestañas laterales, tanto en mano como en pie.  

La flecha verde nos señala una zona ennegrecida del casco. Este color se debe a diferentes oxidaciones que se producen por efecto de la humedad de las camas, que penetrando a través de las lesiones producidas por los hongos o por los clavos, va  pudriendo y tiñendo la materia cornea de negro.  

La flecha roja nos señala una zona en que la unión de la tapa y de la palma ha sido invadida por los hongos y las bacterias, rompiendo toda unión entre las mismas, Aunque por fuera el casco pueda parecer integro, en realidad esta suelto del interior del pie, con lo que  se hace imposible que pueda sostenerse sobre las tapas. En estos casos se acaba produciendo un descenso de la palma hasta el suelo.

 

 

 hpim6618

 

 

Ha transcurrido una semana en la que al caballo se le pincelaron dos o tres veces diarias todo el casco con formaldehído, lo que es suficiente para destruir los hongos y bacterias que pudieran quedar escondidos en la materia cornea. Ha llegado el momento de reconstruir las zonas del casco que han sido resecadas. He elegido para la ocasión la resina acrílica Adhere de Vettec, debido a su alto poder adherente. El Adhere es capaz de pegar una herradura de hierro a un casco siempre y cuando se realice adecuadamente. Lamento no poder ofrecer fotografías de los pasos  que se siguieron para pegar las herraduras. Básicamente se trata de limpiar muy bien la zona a pegar, secarla muy bien con una pistola de aire caliente y pegarle una herradura adecuada.

 

 

 hpim6615

 

 

Aspecto del posterior izquierdo, que conservaba una buena porción de lumbre. Aunque el Adhere puede pegar perfectamente una herradura de hierro al casco, es aconsejable  clavarla al acrílico. La resina, una vez fraguada se puede cortar, raspar y clavar en ella como en el casco.

 

 

 

 hpim6616

 

 

Cuando  la reconstrucción del casco se hace para mejorar el aspecto de los mismos con vistas a un concurso morfológico o para disfrazara un casco feo o con ceños, se escofina y se pule el acrílico para que tenga un aspecto bonito. Cuando lo que se busca es la funcionalidad de la reconstrucción, no se elimina nada de material y se deja como refuerzo del casco, aunque no presente un acabado tan pulido.  

Con este primer herraje, lo que pretendemos es que el caballo disponga de una base de apoyo aceptable en tanto le va creciendo el nuevo casco. En los próximos dias, el caballo podrá moverse  y ser trabajado discretamente, tomando una serie de precauciones para evitar en lo posible que se pueda alcanzar y arrancar una de las reconstrucciones. En las próximas seis semanas, le herraremos de nuevo, actuando esta vez como si la reconstrucción fuese casco propio del caballo, es decir, cortaremos, rasparemos, daremos fuego y clavaremos la herradura que le vaya bien, En un plazo de seis meses, el casco nuevo y de buena calidad gracias a los suplementos alimenticios, nos permitirá ver el grado de éxito de la intervención.