Dos cuartos.Colaboración con Frank Billard

 

 fb2

   En algunas ocasiones los cuartos son reacios a cerrarse y tratan de complicar la vida no solamente al caballo sino al propietario y el herrador. Parece que se están haciendo las cosas bien y sin embargo no obtenemos éxito. Herramos al caballo una y otra vez y el cuarto sigue ahí, insidioso y desafiando al herrador. Cuando esto ocurre, cuando hemos agotado todos nuestros recursos sin conseguir ningún avance, hay que buscar una alternativa. Si nos empeñamos en perseverar con métodos que no han dado resultado, el problema se perpetúa y se agrava. 

   Presentamos hoy una colaboración que hemos hecho con el herrador Frank Billard sobre un caballo con sendos cuartos en las manos que se resiste a todos los métodos empleados. Todos los métodos estándar han sido probados: herraduras de barra con plantilla y silicona, falseos del talón, grapas, incisiones dispersantes de fuerzas, etc sin resultado. Hoy vamos a intentar un nuevo método, las herraduras de banana y un surco subcoronal de descompresión. 

En la fotografía podemos ver el aspecto de uno de los cuartos. No parece complicado, pero hay que desconfiar y mucho. Ha sido tratado varias veces por un herrador muy competente como lo es Frank Billard y eso significa que el cuarto es un hueso duro de roer. Un cuarto mas antiguo ya se ha cerrado hace unos meses y lleva una grapa por seguridad. Y como este cuarto no pudo volver a reproducirse, se ha formado uno nuevo por delante.

 fb3

 

   La otra mano, también por su cara lateral luce un cuarto. No se nota muy bien en la foto pero la grieta sube hasta la corona. En este caso, se ha intentado dispersar las fuerzas provenientes del suelo mediante una incisión en la pared del casco justo debajo de la muralla. En muchas ocasiones vemos que en las grietas de los cascos se practican rayas mas o menos profundas que pretenden dispersar las fuerzas de reacción del suelo y no agraven las circunstancias que propician el casco. Estas rayas son totalmente inútiles, pues no afectan a la totalidad del espesor de la muralla, sino solamente a una porción superficial de la misma. Si se quiere poner en práctica este método, ay que eliminar todo el grosor de la muralla, tal y como vemos en la foto.

    El ultimo herraje del caballo consiste en unas herraduras rock and roll, buscando facilitar al máximo la salida del pie en todas direcciones y minimizar así la tensión del tendón flexor profundo en el hueso tejuelo.

 

 fb4

 

   Vista posterior. El caballo, un pura raza español utilizado en Doma Clásica tiene unos cascos relativamente pequeños para su volumen corporal, con una muralla sencilla y delgada. Sus manos están giradas levemente al interior ,adquiriendo el defecto de estevado. Y ahí radican sus problemas. Como podemos ver, las caras laterales del casco están recargadas y como su muralla es delgada, no soporta el exceso de peso y se han desplazado hacia arriba, en tanto que los talones se apretan entre si. Incluso tratan ya de montarse uno sobre el otro.

    Aunque cada vez que se le ha herrado se han falseado convenientemente los talones externos, el casco parece capaz de absorber una y otra vez el falseo, cargando rápidamente peso sobre la herradura. En tanto no se elimine esta posibilidad de que los talones exteriores carguen peso, será difícil que los cuartos puedan cerrarse.

 

fb6

 

 

   Como hemos indicado mas arriba, vamos a herrar al caballo con el método de banana y surco subcoronal. Poco casco hay que quitar, pues ya Frank le había realizado un aplomado exquisito. Tan solo darle en lo posible la curvatura necesaria para ajustar las banana shoe. Con la herradura de banana queremos conseguir  en este caso: 

   1º-Dar a caballo la posibilidad de autoajustar su eje falangiano, en el caso de que el aplomado que nosotros le hemos dado no fuese el idóneo. Nosotros los herradores podemos equivocarnos. El caballo no se equivoca nunca al elegir el punto de apoyo mas cómodo. 

   2º La herradura es a su vez de barra recta, pues vamos a practicar un falseo muy grande y quizás el material de la plantilla no sea lo suficientemente rígido como para evitar la deformación de la herradura.

    3º No podemos quitar mucho casco, pues no lo hay y para aumentar el falseo, es decir, la distancia entre el casco y el apoyo en la placa, rebajamos la misma con la lijadora. Cuando clavamos la herradura, hay una distancia de 10 mm entre el casco y la placa de plástico. Cuando se hicieron las fotos, mas o menos una hora después, ya se había absorbido la mitad mas o menos.

 

 fb7

 

    El surco subcoronal es una técnica desarrollada por el especialista Hans Castelinjs. Se trata de abrir un profundo canal en la muralla hasta llegar a las laminillas. Por una parte descomprime a la corona, empujada hacia arriba, permitiéndole descender mas rápidamente. Por otra, impide que si el casco llega a apoyarse en la plantilla plástica pueda la corona cargar peso. Aunque desaparezca todo el falseo, el rodete coronario no llegará a soportar peso y podrá descender y crecer rápidamente. Se nota muchas veces en que la zona de la corona crece tan rápido que llega a sobrepasar al casco viejo situado por debajo del surco.

    La técnica es efectiva, aunque agresiva. El propio Hans explica que los propietarios no suelen ser muy optimistas a la hora de realizar estos surcos precisamente porque son agresivos y en muchas ocasiones se llega hasta el tejido vivo. Por eso, son técnicas que quedan un poco apartadas, utilizándose solamente en casos en que lo demás ha fallado.

    Es sencilla de realizar, si se sabe y se tienen las ideas claras. Con el canto de la escofina se traza una línea que abarque toda la  zona del rodete que está sobreelevado. Se practica un escofinado plano, en que el borde superior del surco sea mas profundo y llegue hasta el estrato interno de la muralla. El punto ideal para realizar el surco subcoronario es aquel en que con la uña de nuestro dedo ya  no podemos empujar a la muralla hacia adentro. Desde ahí, hacia abajo raspamos todo lo que necesitemos. No es un surco como el que practicamos con la legra de anillo en los casos de infosura. En este caso, la parte inferior no debe de tener resalte, para permitir que el casco que crece nuevo por encima del surco pueda en su caso sobrepasar al casco viejo, cosa que no ocurrirá si se topa con un resalte o escalón hecho por la legra de anillo.

 

fb10

   Tan solo queda esperar a ver la efectividad el herraje. En principio el caballo se mueve con soltura y no sangra por los cuartos o muestra cojera.

    Siento especial "afecto" por este caso en concreto porque me permite ilustrar los cambios de actitud que se han producido en el mundo del herraje. Aunque aun es fácil encontrarse con herradores que dedican su conversación a criticar a sus compañeros y hacen bueno el dicho "Ese de tu mismo oficio, ese es tu enemigo",las cosas están cambiando mucho y para bien. Cada día son mas frecuentes las colaboraciones entre  profesionales del mismo sector, sin que ello suponga merma para uno en favor del otro. Las asociaciones de herradores y la celebración de congresos de podología y concursos de forja y herraje han hecho una labor muy buena en este sentido. Permite que los herradores se conozcan entre ellos y puedan plantear sus problemas cotidianos y sus éxitos o ,porque no, sus fracasos. Personalmente creo que el camino a seguir es ese. De las colaboraciones entre profesionales es donde surge el conocimiento y  se avanza. La figura del herrador solitario y huraño para sus colegas, solo puede reportar estancamiento y fracaso.

    En la foto, junto con Frank Billard. Para quien no le conozca, decir que Franck Billard es un herrador de origen francés, afincado desde hace muchos años en Madrid. Se ha labrado un formidable prestigio y una selecta clientela a través de  años de realizar muchos y muy buenos herrajes, siendo uno de los herradores de referencia en toda España. Para mi ha sido todo un placer colaborar con el en este trabajo, que espero no sea el ultimo.

—————

 

 

 

   Varias semanas después, hemos vuelto a visitar al caballo. Observamos con satisfacción que los cuartos parecen haberse cerrado totalmente y que el nuevo casco crece con normalidad.

 

   Se ha demorado el tiempo de herraje, debido a que el caballo ha estado parado todo este tiempo. El casco ha crecido y necesita un recorte, pero no por estar largo la herradura de banana ha perdido su efectividad. Como podemos ver en la mano derecha, se mantienen la "cuña de aire" en la zona de los talones y un buen breakover en las lumbres.

 

 

   En la mano izquierda, los cambios son aun mas espectaculares. La corona, que estaba sobreelevada y tensa, al ser liberada por la acción del surco subcoronal ha descendido rápidamente, de tal manera que casi se monta por el resto del casco. La nueva pared, liberada de las ataduras del resto de la muralla deformada ha recuperado su natural alineación y desciende en un ángulo mas extendido, formando un autentico escalón de casi un centímetro con respecto al resto del casco.

 

   Aun se notan los residuos del cuarto en el borde del escalón, aunque desaparecen mas arriba. Este residuo es totalmente superficial y probablemente desaparecerá al escofinar en engrosamiento de la nueva pared.

 

 

   Rebajamos y aplomamos el casco para adaptarle una herradura de banana. En esta foto se puede ver que el casco ha crecido mucho en las ultimas semanas. También la corona ha perdido el exceso de curvatura.

 

 

   Una vez escofinada ligeramente la tapa, se puede apreciar como el cuarto ha desaparecido y el rodete coronario segrega casco integro y de buena calidad. Si comparamos esta foto con la de hace unos meses, la recuperación del ángulo de la corona con respecto al suelo es muy pronunciada. Ahora está mas relajada y mas funcional. Ello se traduce en la buena formación de casco.

 

 

   Colocamos una nueva herradura de banana, aunque con alguna diferencia. Si en el primer herraje colocamos la cuña plástica maciza para que diese soporte al interior del pie, en esta ocasión es una taloneta plástica de cuña. El casco ha mejorado mucho la calidad y el grosor de la palma y no es necesario protegerla. De otra parte, evitamos las consecuencias negativas de las plantillas cerradas y la silicona, a saber, el reblandecimiento de la palma y ranilla.

 

   Cabe decir aquí que la herradura de banana se ha revelado como uno de los mejores y mas rápidos métodos de fortalecer la palma o suela del casco. Efectivamente, no es raro encontrarse que el caballo, en un herraje de banana, ha producido doble o triple grosor de palma que en un herraje convencional. Es muy probable que esto se deba a que la palma se encontraba antes estresada por la mala alineación de las falanges, que la oprimen y no dejaban nutrirse correctamente. Al mejorar la alineación de la cuartilla, el estrés desaparece y la palma recupera su ritmo natural de crecimiento.

 

 

   En la mano izquierda renovamos el  antiguo surco subcoronal y el falseo del talón, pues aun existe el remetimiento y sobreelevacion del mismo. Por otra parte, no hay tanta cantidad de casco nuevo por encima del cuarto y podría desestabilizarse y romperse de nuevo.

 

  Tanto Frank como yo nos sentimos muy satisfechos por el éxito que ha tenido la colaboración en este caso. Y quien mas agradecido está por este trabajo conjunto es sin duda el caballo, que ha encontrado los zapatos que mejor le convenían para sus pies delicados.

——

   Varias semanas después volvemos a herrar al caballo. Durante este tiempo el casco ha crecido íntegro y las coronas han recuperado una curvatura normal. Falta poco para que el surco subcoronal llegue al suelo y no se aprecia signo de incomodidad o de molestia.

   Se ha herrado al caballo sin herradura de banana ni de barra recta ni plantilla plástica. El herraje de banana es un herraje para caballos con determinados problemas y no está exento de efectos secundarios; El gran rolling hace que pierdan tracción y las plantillas cerradas pueden provocar reblandecimiento de la palma o alojar infecciones por hongos.

 

   A nuestro parecer, el problema del caballo se ha resuelto satisfactoriamente y se procede a "dar de alta".No es un acto medico propiamente dicho, pero se recomienda que se le ponga a trabajar cuanto antes, siguiendo un programa de entrenamiento adecuado. Por tanto, se le hierra normalmente. Claro está, que herrar normalmente no es colocarle una herradura de cualquier manera. En el fondo, los problemas del caballo le vienen por su conformación estevada, que le hace recargar la pared lateral de los cascos. Así pues, el herraje "normal" es el herraje adecuado para los caballos estevados, Herradura rama ancha en la cara exterior o lateral y rama estrecha en la cara interior o medial.

   Vista de la mano izquierda. Entre ambos lados del surco subcoronal hay una diferencia de mas de un centímetro de profundidad. El nuevo casco, sin nada que le sujete por debajo, crece en una posición mucho mas abierta, contrarrestando el defecto anterior del casco.

 

   Con este ultimo herraje, damos por concluido el tratamiento de herraje para este caballo. A partir de ahora lo herrará su herrador habitual. No nos cabe duda de que en la curación del caballo ha contribuido, tanto como el herraje, la estricta dieta a base de heno que se le ha impuesto al caballo desde el principio. El caballo ha bajado de peso ostensiblemente y ha reducido drásticamente la ingesta de cereales. Cada día se da mas importancia a la dieta adecuada en el tratamiento de las enfermedades podales de los caballos, algo ya muy conocido en bovinos. Muchas veces los problemas de los pies no son sino la punta del iceberg o un problema añadido a otro problema principal del caballo. Y en tanto no se ataje el problema principal, todo cuanto se haga en sus cascos no es sino poner un parche pasajero.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies