Duende,o los talones huidizos.

 

Duende es un caballo precioso, al que años de continuos malos aplomos han llevado a padecer unos casos lamentables y una cojera cronica. Cuando lo vimos, lo primero que reparamos es en la extrema fragilidad de las paredes de los cascos, lo que le habia conducido a un estrechamiento y hundimiento  de talones muy pronunciado. Su palma estaba magullada y sus ranillas apenas eran una linea dibujada en la palma. Como podemos observar en las fotografias 1 y 2 su eje casco-cuartilla estaba roto y sus talones estaban desplazados y desgarrados, apreciandose una diferencia grave entre la altura del talon interno y del externo. Este desequilibrio mediolateral habia conducido al colapso de la parte interna del casco, produciendose un cuarto o grieta profunda, que era una fuente de dolor y cojera para el caballo.

 

 duende1

 

 
 duende3

Tras ser desherrado, lo aplomamos correctamente, devolviendole la perpendicularidad de los talones con respecto al eje del remo, y raspamos sus lumbres con la escofina, a fin de reestablecer el eje casco-cuartilla. (foto 4) Ahora el pie ya presenta una forma mas funcional

 

 duende4

 

En la fotografia numero 5 vemos como el eje cuartilla casco presenta una rectitud significativa, apareciendo el caballo como mas levantado sobre sus talones, antes hundidos y huidizos hacia delante. La linea roja perpendicular al centro de la articulación de la caña con el hueso cuartilla nos marca el punto hasta donde debera de desplazarse la herradura para dar soporte a esos talones tan deteriorados y al menudillo. En ese punto es donde debieran estar los talones naturales del caballo si su casco estuviese correctamente conformado.

 

duende5 

 

duende6 

 

duende7 

 

La flecha nos señala el cuarto producido por el colapso de las paredes del casco al no poder soportar la carga. Este cuarto habia sido tratado con resina acrilica, en un intento de evitar su crecimiento, aunque de forma fallida.

Para las manos de Duende hemos optado por unas sencillas herraduras de huevo de acero, que complementando la accion de un correcto aplomado, descargaran la zona posterior de los cascos al aumentar en un 15% la superficie de apoyo del pie. La parte sobresaliente de las herraduras ha sido limada en bisel, con el fin de minimizar la posibilidad de un arrancamiento. Ahora los talones de Duende disponen de una buena superficie de apoyo y de un correcto repartimiento de las cargas, lo que eliminara el colapso de la pared del casco y tendra mas posibilidades de recuperarse.

Para los pies hemos escogido unas herraduras normales, haciendo especial atención en el descanso de la region posterior, para que de estabilidad al pie en los movimientos. La herradura, larga y sobresaliente, proporciona una buena base de apoyo a los talones huidizos de Duende.

 

El problema de Duende no es cosa que se solucione en corto espacio de tiempo. A menudo, la recuperacion de unos cascos como estos lleva años de buenos herrajes, y a veces no se recuperan nunca. Lo que si es cierto es que la mejoria en su cojera se le empezara a notar enseguida. No le hemos aconsejado reposo absoluto: el caballo puede salir de paseo, llevando unas campanas para proteger sus manos y teniendo en cuenta siempre que a un caballo con unas herraduras ortopedicas no se le pueden pedir grandes cosas.

 

Suerte para Duende ¡¡¡¡¡¡