El desafio del Barefoot

 

El movimiento o filosofía Barefoot se ha colado en la actualidad equina anunciándose como algo nuevo y portentoso. Sobre una base ya existente y tan antigua como la domesticación del caballo se ha construido un gigantesco edificio donde se mezclan todo tipo de intereses, algunos de ellos bastante espurios. Que los caballos nacen descalzos no es nada que no se sepa. Que la herradura de hierro clavada es un invento que no tiene mas allá de 1500 años, es sabido de casi todos. Que toda la vida ha habido caballos descalzos trabajando, es mas que evidente.¿Porqué entonces esta explosión en los últimos años?

Este es  un articulo en el que pretendemos mostrar el aspecto técnico del barefoot, es decir, del caballo descalzo sin protección alguna. No se trata de menospreciar a uno por ensalzar otro. Afrontaremos desde el punto de vista herrador-veterinario el mantenimiento del casco descalzo sin todas las demás cosas que el movimiento filosófico lleva aparejado. La pretensión es ofrecer el punto de vista desapasionado y libre de alharacas ajenas al pie del caballo. El casco descalzo y su mantenimiento es una faceta mas del trabajo del herrador, como lo son el mantenimiento y protección con cualesquiera de los otros medios existentes.

También trataremos de la necesidad de una profunda autocrítica por parte de los herradores.¿Que es lo que se ha hecho mal para que haya dado lugar a la aparición de recortadores en exclusiva cuando, tradicionalmente, fue competencia del herrador?

Efectivamente, mal que nos pese hemos sido los propios herradores quienes hemos abierto las puertas a este maremagnum de recortadores, colocadores de botas y encoladores de zapatos, al no haber sido capaces de dar respuesta a una necesidad que algunos clientes sienten. Hay propietarios que, por las razones que estimen oportunas, quieren que sus caballos estén descalzos.¿Que hemos hecho el gremio de herradores en general? Menospreciar sus deseos, negarse siquiera a valorar sus pretensiones desde un punto de vista científico y, ya obligados, dar un servicio pésimo.

¿Servicio pésimo? Si señor…y ¿Que ocurre cuando un herrador da un servicio pésimo a un cliente? Que el cliente se busca a otro herrador. Es esto lo que ha pasado. Hartos de que los herradores no supieran o no quisieran dar el servicio de barefoot requerido, los propietarios se han buscado a otras personas que sí atienden a su necesidad.

Sucede muchas veces que un propietario nos pide, como herradores, recortar alguno de sus caballos descalzos.¿Que hacemos? Con las tenazas recortamos, escofinamos un poco y cobramos una menudencia, o incluso no cobramos nada cuando hemos herrado otros caballos al mismo dueño? He ahí el cáncer, el fondo del problema. Como no cobramos o cobramos muy poco, caemos en la desidia de hacer un recorte cada vez mas chapucero (hay que llamar a las cosas por su nombre).En ese preciso momento estamos perdiendo la batalla contra los recortadores en exclusiva.

Hemos perdido la expectativa. El recorte de un casco es un acto de herrería exactamente igual que herrar con una herradura clavada o encolar un zapato. Para recortar los cascos al caballo de un propietario hemos tenido que gastar el mismo gasoil para desplazarse a su casa y emplear el conocimiento y la habilidad que tantos años ha costado adquirir.¿Porque iba a haber esa diferencia de precio? Un recorte de un caballo debiera de costar no menos del 75% del precio de un herraje. Claro está, que para llegar a esto-otros ya llegaron-hay que ofrecer un recorte de calidad, no una pasada de tenaza y listo. Nos llevamos las manos a la cabeza cuando oímos que un recortador ha cobrado 50 euros por recortar a un caballo-y lo hace todos los meses- pero no somos capaces de aprender de el y hacer lo mismo. Tendemos a lo fácil y a lo ramplón… a despreciar y tratar de echar tierra sobre su trabajo. El mismo orgullo que nos impide aceptar que otro herrador es mejor que nosotros, nos impide aceptar que un recortador ha sabido imponerse sobre los herradores y segarles la hierba bajo sus pies. Autocrítica para todos.

Para ofrecer un recorte de calidad es necesario conocer en profundidad todos los aspectos relacionados con el cuidado del casco descalzo, a fin de hacer un trabajo de calidad y poder explicarle al cliente que es lo que se va a hacer, el porqué y el para qué de los que se va a hacer. Y por añadidura, que lo que se le cobra no es “por recortarle un poco los cascos”,sino por unos conocimientos y unas habilidades muy precisas.

El recorte del casco que se va a proteger con algún método de los existentes en el mercado es totalmente distinto al recorte del casco que ha de quedar descalzo. Si bien un caballo está mejor recortado como si se fuese a herrar que con los cascos largos, esto no es un buen trabajo. El recorte del caballo descalzo va encaminado a que el animal siga descalzo, y como tal hemos de hacerlo esmeradamente y sujeto a los mas sólidos principios científicos. Si el caballo puede o no puede trabajar con los cascos sin proteger, o simplemente es porque el propietario lo decide así, a los herradores no debe de importarnos en absoluto. El libre albedrío del cliente le inclina a tomar la decisión de dejar a su caballo descalzo y con su dinero hace lo que le da la gana. Nosotros solo estamos obligados moralmente a advertir de las posibles consecuencias o ventajas de su decisión.

 

  El casco descalzo.

 

Al tratar del casco descalzo hemos de considerar dos opciones.¿Se trata de descalzar a un caballo que esta herrado o que por descuido del su propietario los cascos están largos y estropeados, o se trata de un recorte de mantenimiento en un caballo al que se mantiene descalzo y atendido?

En el primero de los casos conviene recordar que el caballo necesita un periodo de transición para que los cascos se acomoden al nuevo status. No se trata de quitar las herraduras hoy y mañana querer seguir trabajando como cuando estaba herrado. Algunos caballos tienen un periodo mas o menos largo de transición y otros no lo consiguen jamás. Volvemos a repetir que lo que buscamos es que el caballo pueda tener unos cascos sanos y funcionales, pero eso no quiere decir que se vaya a poder trabajar con el caballo. No entraremos en disquisiciones de si pueden o no pueden. Es el propio caballo quien lo dice con el tiempo.

Los primeros recortes, en tanto el caballo se adecua a la nueva forma del casco suelen ser los mas trabajosos y menos agradecidos. De ahí que por lógica sean mas caros. Los recortes de mantenimiento suelen ser mucho mas sencillos y por ende mas económicos. Muchos recortadores estiman que si no se cumple un programa de recortes periódicos, automáticamente se consideran como primeros recortes. (mas caros).

Cuando recortamos y aplomamos a un caballo para colocar una herradura o un zapato encolado, realizamos un corte plano. El rolling o el redondeo natural a todo casco lo da la forja de la herradura. Las propias inherencias del método hacen que se obvie la concavidad del arco palmar, a la altura de las cuartas partes. Y en general, la palma y la muralla quedan a la misma altura en todo el casco. Cuando se recorta un casco para dejarlo descalzo, el recorte varia bastante. La palma queda mas cóncava, el arco palmar queda marcado por el recorte y la muralla se redondea en la porción comprendida entre los estratos medio y externo. Asimismo, las extensiones o deformaciones de la muralla, que en el casco herrado se han escofinado en la misma dirección, en el casco descalzo se liman verticalmente, para imitar el desgaste del pie en el caballo silvestre.

En general, el cuidado del casco descalzo trata de imitar el desgaste del caballo supuestamente ideal, el que vive en los terrenos esteparios o semidesérticos. Otra cosa, en la que no entraremos a discutir, es si esta es la forma ideal del casco del caballo domestico o hasta donde puede dar servicio un caballo con los cascos de esta forma.

 

   Técnica de recorte.

Los recortadores de cascos y defensores fanáticos de la filosofía barefoot suelen mostrar un casco herrado de hace varios meses y a continuación su presencia una vez recortado. Los herradores también sabemos hacerlo. He aquí el caso de una yegua cuyo propietario ha elegido dejarla descalza en lugar de volver a herrarla.

 

 

Obviamente se trata de un caso extremo que necesitará de un periodo de transición hasta que el casco se reacomode a su nueva condición.

 

 

En este caso se retiran las herraduras y se elimina toda la muralla sobresaliente. A continuación marcamos las pautas que definen el recorte del caballo descalzo.

-La ranilla no se toca, excepto las piltrafas y partes sueltas, que se eliminan con la legra. El propio contacto con el suelo marcará el nivel de la misma en los días sucesivos.

-La palma no se rebaja con la legra mas que para eliminar lo exfoliado y suelto. Ni siquiera para eliminar la suciedad. La suciedad se elimina lo que un cepillo de púas de alambre pueda eliminar. Es totalmente contraproducente adelgazar la suela para que presente un aspecto pulcro y blanco. La suela contacta con el suelo y es normal y natural que este sucia y teñida por la suciedad.

-La muralla se redondea en un ángulo de unos 45º,afectando únicamente a los dos tercios exteriores de su espesor, es decir, el estrato medio y le estrato interno. El estrato interno ,mas blanquecino, debe de estar integro y a la altura de la palma.

-Las barras no se eliminan, simplemente se regularizan eliminando las porciones sueltas y sobresalientes. En general, la barra debe de perder altura progresivamente desde el talón hasta su fusión con la palma.

 

 

Las extensiones se liman en vertical, a fin de no eliminar la zona de muralla prominente ni adelgazarla en exceso. La avidez y la prisa por devolver al casco una forma ideal llevan en muchas ocasiones a un pie dolorido debido a que se ha eliminado la práctica totalidad de la muralla. Esto puede hacerse en un pie que va a quedar protegido, nunca descalzo.

A partir de ahora se ofrecen dos posibilidades. Si el propietario acepta un programa de recortes regular, el casco irá mejorando en su forma y en su rendimiento. Si no, siempre estaremos el la primera fase, la del primer recorte. Esto, no es garantía de que la yegua pueda permanecer descalza y realizar las cosas que se esperan de ella. El tiempo lo dirá. Volvemos a repetirlo: Nosotros como herradores ofrecemos una opinión de la decisión personal del propietario  e incluso podemos conjeturar si funcionará o no. En última instancia es una decisión de la propiedad del animal y es esta propiedad quien asume las consecuencias de sus decisiones.

Los recortes de mantenimiento se deben de realizar a intervalos cortos, para eliminar el posible material acumulado. En general un recorte de mantenimiento debe de limitarse a eliminar piltrafas sueltas de la ranilla y a redondear el borde de la muralla. Stephen O’Grady, autoridad mundial en temas de herraje y podología, asegura que en el recorte de mantenimiento tan solo se deben de utilizar la escofina y el cepillo de púas de alambre. Si se hace necesaria la tenaza o la legra, se debe de considerar como un primer recorte.

 

   Conclusión.

Desde el punto de vista de un herrador al que le es exactamente igual clavar una herradura en el casco, pegar un zapato o una herradura y mantener un caballo descalzo, cuando me piden opinión al respecto suelo valorar tres puntos básicos;

 

-La calidad de los cascos del caballo.

-El tipo de terreno en donde se va a mover el caballo.

-El trabajo que va a desarrollar el caballo.

 

A partir de una visión en conjunto puedo decirle al propietario:

-Creo que se puede intentar. Si no funciona siempre se puede proteger el casco.

-No lo hagas, le harás daño al caballo.

-¿Porqué no dejas al caballo descalzo?

Lo demás es una decisión personal del propietario del caballo en la que ni entro ni salgo. Lo que si le puedo ofrecer es mi apoyo y mis servicios profesionales cualquiera que sea la opción que elija para su caballo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies