El herraje en el caballo de raid (endurance)

raid 

 

 

La disciplina de raid es sin duda una de las mas exigentes para el caballo en general y para sus cascos en particular. La dureza de las pruebas y de los entrenamientos somete a las estructuras del pie a unas exigencias que ponen a prueba la integridad y funcionalidad del mismo.

El antiguo aserto “Sin pie no hay caballo” cobra aquí una especial relevancia. Si bien se cumple en mayor o menor grado en todos los caballos y todas las disciplinas, es en el raid donde mas a menudo comprobamos su veracidad.No hay caballo de raid sin un buen pie, y es en la funcionalidad de los mismos donde el caballo de raid fía la mayor parte de sus probabilidades de triunfo. Las descalificaciones por cojera o los abandonos por pérdida de herraduras suponen  un porcentaje muy alto en las frustraciones de alcanzar la victoria,  pudiendo poner fin a una carrera deportiva junto con la inversión económica y de tiempo que supone la preparación del caballo de raid. De ahí que la exquisitez  en el herraje dedicado a caballos que participan en esta disciplina sea primordial. 

No existe un herraje especial para el caballo de raid, asi como no existen los herrajes de Salto, Doma etc..Si existen diversas consideraciones que se han de tener en cuenta de acuerdo con el uso que demos a cada caballo en particular. Cada caballo es un mundo y cada caso ha de ser estudiado independientemente del resto de los mismos. En este articulo, lejos de pretender explicar cual es el herraje ideal para el caballo de raid, analizaremos algunos aspectos del cuidado y herraje del caballo destinado a esta exigente disciplina, a fin de obtener la máxima respuesta por parte del casco ante las pruebas a las que se ve sometido. 

El herraje del caballo comprende dos partes que aunque van íntimamente ligadas entre si, se pueden distinguir en pro de una mas fácil explicación. Una de ellas comprende el aplomado y preparación del casco, en tanto que la segunda comprende  la adecuación de las herraduras mas convenientes al tipo de trabajo o disciplina que va a ejercer el animal.

 

 -Aplomado y preparación del casco.

 

Cada caballo es distinto de los demás, y por ende, no puede generalizarse en el aplomado de los caballos de raid. El casco es una parte mas del caballo que se ve afectada e influida por todos los aspectos que influyen en el caballo en general. Así, tenemos que al aplomar y dar forma al casco del caballo de raid, únicamente tenemos que atender a las necesidades biomecánicas y funcionales del mismo. Al rebajar el casco del caballo de raid, en realidad estamos rebajando los cascos de un caballo, independientemente de que se dedique a raid o a cualquier otro trabajo. Pretender modificar el casco con vistas a adaptarlo a cualquier otro aspecto o resolver un problema de movimiento, solo consigue trasladar el problema a otra parte del cuerpo o crear nuevos problemas donde no los había. El casco del caballo de raid presenta dos problemas específicos que  no se presentan tan agudizados en otros caballos:

 -El trabajo intenso por terrenos a menudo duros, exige un sistema de amortiguación de las vibraciones y ondas de reacción del suelo muy efectivo. Esto solamente se consigue con un casco, un pie y un caballo totalmente equilibrado morfológica y funcionalmente. Si bien es cierto que sin pie no hay caballo, no es menos cierto que sin caballo no hay pie. Esto quiere decir que si tenemos un caballo con defectos morfológicos aparentes, no debemos de hacernos ilusiones respecto a la bondad de sus cascos y a la funcionalidad del mismo. El cuerpo del caballo forma parte de un todo, y cualquier anormalidad morfológica o funcional en cualquier parte del mismo, repercute mas o menos en todos sus estructuras y el casco no había de ser menos. Pongamos el ejemplo de un caballo remetido de pies o falcado de corvejones, que provoca unos cascos bajos de talones y largos de lumbres. Es un caballo con pocas probabilidades de aguantar las exigencias de tan dura disciplina. Bien es cierto que muchos defectos se pueden compensar en mayor o menor grado, pero a la larga estamos trabajando en la dirección equivocada. El raid es una disciplina que conlleva una gran inversión de dinero, tiempo y esfuerzo. Una inversión de este tipo exige partir de una base apropiada, es decir, un caballo correctamente conformado.

 -El continuo estrés mecánico al que se ve sometido el caballo de raid exige un aporte especial de elementos necesarios para la producción de una materia córnea sana y de buena calidad. Algunos de estos elementos, debido a las dietas especiales para animales de alto rendimiento, pueden llegar en poca cantidad a las células encargadas de producir el casco, lo que resulta un casco de poca calidad, incapaz de absorber y transmitir las ondas de choque y de sostener la herradura durante un plazo prudencial. El aporte de un suplemento alimenticio que mantenga el nivel necesario de estos elementos se hace absolutamente necesario. El casco producido tarda un tiempo en llegar a la zona baja del mismo y cuando queremos darnos cuenta de su menor calidad ya es tarde para corregirla. La suplementación mineral como preventivo de una buena formación de materia cornea es necesaria en los caballos de deportes exigentes con sus cascos.

    -Debido al rápido desgaste de las herraduras, los caballos de raid se hierran frecuentemente, a veces, cada pocas semanas, lo que hace que el crecimiento del casco no sea suficiente para eliminar la pared debilitada por el continuo clavado. Así, no es difícil encontrarnos en un casco los agujeros correspondientes a los tres herrajes anteriores. Además, debido a las ondas de choque, el clavo tiene tendencia a producir un agujero mayor que su calibre. Esto, provoca un casco agujereado y debilitado en su tercio inferior. Una herradura perdida supone un arrancamiento de una gran porción de casco, con el consiguiente resultado de cojera y abandono de la prueba. Afortunadamente, hoy día, con la introducción de las resinas acrílicas en el herraje, el problema se puede minimizar. La practica de llenar los agujeros viejos de los clavos con  resinas y el reforzamiento de paredes dañadas con tela de fibra de vidrio ha venido a paliar este problema. Como es obvio, un casco de buena calidad siempre soporta mejor la innegable agresión del clavado que otro casco de escasa consistencia.

 

 -Adecuación de la herradura.

 

 La elección de la herradura para el caballo de raid ha de ser considerada en razón de las necesidades del caballo. A menudo, estas necesidades no son las mismas en cada momento, por lo que la adecuación de la herradura puede  variar de un herraje a otro. Ocurre a menudo que el caballo de raid entrena en un terreno completamente diferente a aquel otro en que se desarrolla la competición, lo que nos lleva a elegir diferentes materiales a la hora de calzar al animal. Aunque básicamente el herraje del caballo de raid ha de ir encaminado a facilitar el breakover o salida del pie, conservando integra la capacidad del casco para absorber las ondas de choque, podemos introducir en este herraje una gama de variaciones que afectaran positivamente a la mecánica del movimiento del caballo. La forma y material de las herraduras, así como su aplicación al casco y los mas diversos elementos con que podemos complementar el herraje, mejoran la acción del caballo en un porcentaje importante.

 -Material. Las herraduras de hierro siguen siendo con mucho, el material de preferencia para el caballo de raid. Aunque algunos materiales alternativos tratan de hacerse un hueco en el mercado del raid, no es menos cierto que presentan graves inconvenientes, siendo el primero de ellos la poca durabilidad de sus componentes y la dificultad de manejo de los mismos. Uno de los aspectos a tener en cuenta en una competición de raid es la facilidad y rapidez con que se ha de poder sustituir una herradura perdida. Las herraduras plásticas alternativas no son las mas adecuadas para sustituir en un descanso ni para ser sustituidas por el herrador de servicio de la competición. Aun con todo, es frecuente que algunos caballos corran con herraduras de aluminio, siempre que la dureza del terreno lo permita.

 -Forma. El perfil y la sección de la herradura intervienen decisivamente en el herrado del caballo de raid. Una herradura de perfil cóncavo y ranurado (Concave Steel, Saint Croix), proporciona un excelente agarre en la mayoría de los terrenos. Su especial diseño aúna la ligereza con una excelente rolling, pero puede desgastarse rápidamente y no aguantar una larga prueba o un periodo de entrenamiento razonable. Un perfil plano o ranurado ¾  (Basic, Mustad, Kerckhaert ) nos proporciona una herradura duradera, pero pudiera ser demasiado pesada para la consistencia del casco o fatigante para el caballo. En cada herraje se debe de valorar que tipo de herradura es la que le conviene al caballo en cada momento, siendo muchas las combinaciones que podemos hacer con toda la gama de herraduras que hay en el mercado en base a su diseño, perfil, dureza y precio.

  -Plantillas y almohadillas plantares. En los últimos tiempos se utilizan en el mundo del herraje toda una extensa gama de plantillas amortiguantes y almohadillas plantares acrílicas, con la intención de amortiguar las vibraciones. Realmente, aun no se ha estudiado en profundidad el posible efecto de estas plantillas en la amortiguación y si su uso es rentable. Las plantillas no dejan de presentar una serie de inconvenientes y efectos negativos para el casco y el herraje. Evitan la evaporación de agua por la superficie palmar y merman la solidez del herraje, sin que este probado que aumenten el poder amortiguante del casco de manera apreciable. Generalmente, se pueden aplicar este tipo de plantillas para proteger la palma cuando el terreno por donde se celebra la prueba es accidentado y esta sembrado de piedras que pudiesen magullar la palma. Sin embargo han de ser quitadas al término de la prueba o cuando menos, se deben de cortar para permitir que la ranilla y sus lagunas  estén en contacto con el suelo. Hoy día esta muy extendida la práctica nefasta de adelgazar la palma con la legra para después reforzarla artificialmente. Una palma sana de un casco sano es capaz de proteger las estructuras subyacentes en cualquier tipo de terreno, por lo que la prevención y el cuidado de la palma se muestran imprescindibles.

   -Widias.  El tema de las widias es controvertido. Sus ventajas innegables, unidas a sus inconvenientes, conducen a veces a una difícil elección. En recorridos con mucho asfalto proporcionan al caballo y al jinete seguridad ante los resbalones, pero por otra parte sobreesfuerzan las paredes del casco y los ligamentos colaterales. Su uso ha de ser valorado con cuidado. En general, un caballo muy entrenado y con buena morfología es capaz de trotar sobre el asfalto sin necesidad de widias, quedando estas relegadas solamente a aquellos animales que pisan de manera insegura en el asfalto. Con todo, las widias no deben de sobresalir en exceso de la superficie de la herradura, para no producir un efecto parecido a las botas de tacos de futbolista. Bajo ningún concepto se deben de colocar mas de dos widias, y estas, situadas siempre en los talones.

 

 El camino hacia el triunfo en el mundo del raid  es una larga inversión, no solamente de dinero, sino de tiempo, de trabajo y de ilusiones. Ninguno de los parámetros que intervienen en la consecución de un caballo atleta ha de dejarse al azar. Una buena prevención, en aras de conseguir un buen casco, y un buen herraje capaz de equilibrar al animal y de proporcionarle apoyo y confort en el movimiento, pesarán de manera significativa en el resultado del entrenamiento y de la competición.