El potro de contención

gue_en_potroEl manejo de animales indómitos y cerriles ha sido resuelto desde antiguo de maneras diversas. El ingenio del herrador ha ideado distintos aparatos destinados a la sujeción de los animales para curarles o herrarles. Uno de los mas conocidos en España es el llamado “Potro de contención “ o también llamado “Brete”.Con distintas formas y variantes, constituye básicamente de cuatro pilares solidamente anclados al suelo, unidos por unas vigas o travesaños de los cuales se suspende al animal mediante dos fuertes cinchas. El animal, asi “puesto en un brete” o literalmente “empotrado” no puede ofrecer ninguna resistencia al hallarse firmemente atado por su cabeza y sus extremidades.

En mi herreria, dispongo de un fuerte potro, solidamente construido, en el que suelo trabajar esporádicamente. Aunque   no suelo dedicarme a la podología de vacas, de cuando en cuando suelo hacer alguna cura  o arreglo de pezuñas, generalmente a toros, que por su tamaño y peso no son susceptibles de manejo en potros móviles. En la foto de cabecera del articulo, podemos ver a uno de estos toros al que le estoy arreglando las pezuñas de sus pies, severamente deformadas por el peso. A los toros y a las vacas se les unce a un travesaño que hace las veces de yugo mediante una fuerte coyunda de cuero. Los pies se atan a las anillas de la base y se suspende al animal mediante las dos fuertes cinchas que son elevadas mediante un trinquete mecánico. Los animales, asi sujetos apenas tienen libertad de movimientos y no pueden oponer defensa alguna. Por otra parte, están relativamente cómodos y las operaciones de cura y herrado no suponen largas estancias dentro del potro de contención.

 

hpim0301 

Aunque este tipo de potro de contención ha sido utilizado para la cura y el herraje de ganado vacuno, también puede ser utilizado para  el manejo de caballos cerriles e indómitos. De hecho, hasta la aparición de los modernos tranquilizantes químicos, era el único medio del que se disponía para herrar con comodidad a las mulas destinadas al trabajo en las minas de carbón y la saca de madera de los montes de Asturias. Hoy dia, desaparecidos prácticamente el ganado mular y su herraje, el potro de contención ha quedado relegado al trabajo de algunos caballos y yeguas, que debido a su tamaño hacen difícil su manejo, aun estando sedados. Así pues, en la zona de la Cordillera Cantábrica son muy comunes las tropillas de yeguas y sementales de raza hispano bretón, animales enormes, que rondan los 800-1000 kg de peso y que se crían en completa libertad en los extensos puertos de montaña de Asturias y León. Estos animales, carentes de todo manejo y doma, desarrollan diversos problemas en sus pies que  ocasionan cojeras graves. Cuando uno de estos animales cojea o se hace necesario curarles los pies, su manejo representa un grave problema, pues los tranquilizantes químicos necesarios para su manejo representan  un gasto considerable, sin que ello sea garantía de que se le pueda manejar correctamente. Con este tipo de animales el potro de contención sigue siendo el método mas adecuado para su manejo.  

 hpim6429

Este es el caso de un semental hispano bretón que corre junto a su manada de yeguas en el puerto de Valporquero (León).El caballo, un magnifico ejemplar de siete años de edad y mas de 800 kg de peso, se ha criado en régimen de completa libertad desde potrillo, no teniendo mas doma que el ramaleo. A pesar de ello, su natural es bastante pacifico y no opuso gran resistencia a entrar en el potro. Una vez sujetado convenientemente con las cuerdas y las cinchas, se procede a elevarle ligeramente del suelo, para facilitar la operación de elevarle el miembro sobre el cual vamos a trabajar.  

 hpim6431

Sus cascos, habían crecido y se habían ido rompiendo de manera muy irregular, lo que amenazaba con  desarrollar un absceso o lesionarse alguna otra estructura del interior del pie. A pesar de lo que se dice los animales en libertad no desgastan sus cascos de manera regular, pues les ha superado la domesticación. Los caballos hispano bretones, a pesar de vivir en libertad, necesitan del cuidado de los humanos, sin los cuales están destinados a desaparecer. El casco de este caballo, de 23 centímetros de ancho no es capaz de mantenerse equilibrado de manera natural.  

 hpim6434

Con la tenaza de corte vamos eliminando toda la tapa sobrante. El mayor problema de este  animal es que se mueve todo el año por una inmensa pradera natural, en la que no necesita desplazarse largas distancias  para beber y comer. Esto da como resultado que su casco crece mas de lo que se desgasta y se rompe de manera irregular. La mano, firmemente atada al poste especial se mantiene quieta y permite el trabajo del herrador 

 hpim6435

Cuando no se tiene necesidad de sostener las patas del caballo entre las propias rodillas, el pujavante sigue siendo una herramienta muy eficaz. Su uso va decayendo a causa de que se necesita bastante práctica para manejarlo y a que generalmente se tiende a herrar sin ayudante. En la foto vemos como el pujavante va eliminando delgadas capas de palma a la vez que le voy empujando con mi hombro.

 hpim6439

Una vez eliminada toda la tapa y palma sobrante, con la ranilla perfectamente regularizada, redondeamos el borde del chasco dándole la forma que idealmente debiera de tener un caballo descalzo y equilibrado. Es lo que llaman  “Mustang rolling”.  

 hpim6455

Para los pies se pone en el potro un accesorio especial regulable. Levantar el pie de uno de estos caballos para colocarlo encima del accesorio para pies, se convierte en toda una demostración de fuerza y de maña a la vez. Se ha de actuar rápidamente y con precisión, pues no debemos olvidar que cuando el caballo mueve la pata, es capaz de arrastrar a tres o cuatro hombres. De todas maneras, cuando se hace prácticamente imposible elevarle la pata, se le pone en el corvejón un trabón con una anilla, de la que se engancha a un polipasto que le sube el pie, quiera o no quiera el caballo.  

 

hpim6456 

En este caso no ha sido necesario y hemos sujetado la pata del caballo por encima del accesorio para pies. En animales muy bajos o que resulte muy trabajoso ponérsela encima, se le puede atar por debajo. El casco del pie de este caballo no aparece muy deformado, pero aun así presenta una extensión en su cara interna, debido a su tendencia a pisar de modo estevado.  

 hpim6458

La tenaza de corte  GE entra en acción. Para cortar estas tapas tan fuertes se necesita una herramienta de primera calidad .Por mi tenaza de corte GE de 15 pulgadas ya habrán pasado mas de cinco mil animales, sin que haya mermado su filo en lo mas mínimo. Las buenas herramientas son caras solamente mientras se las está pagando.

En  las siguientes fotos podemos ver el aspecto que presentan los cascos de otro semental hispano bretón que pasó por el potro. En este caso, se puede ver como el pie esta atado por debajo del accesorio, pues el animal era extremadamente cerril.

 hpim6468

 

hpim6469 

Tras su paso por mi potro de contención y mi tenaza de corte GE, estos dos sementales podrán seguir disfrutando de su vida en libertad en las verdes praderas del puerto de Valporquero. 

Gabino Fernandez Baquero