Espasmos o calambres

cambre 

 

   Los espasmos son producidos por un problema neurológico. El caballo levanta bruscamente su pie en cuanto se le pide, hasta una altura excesiva. Tras unos momentos de temblor, el nervio deja de transmitir la señal y el animal relaja y deja caer el pie. Se han realizado operaciones quirúrgicas para evitar los espasmos, pero los resultados no suelen ser muy buenos.

 

   Se hace difícil herrar a un caballo con espasmos. A menudo, elevan el pie con tanta brusquedad que pueden hacer daño al herrador. Otras veces, dejan caer el pie con tanta brusquedad que el herrador es incapaz de sostener el peso. No es un problema de manejo. El caballo sufre porque no sabe lo que le ocurre. El ejercicio antes del herrado disminuye el efecto de los espasmos. En casos mas graves, se hace necesario tranquilizar al caballo con un sedante.

 

   En la fotografía de hoy presentamos un caballo que herré hace unos dias. No me habían dicho que padecía espasmos, así que dado que resultó dócil para las manos, le pedí un pie con confianza. El caballo levantó el pie con tanta brusquedad que pasó su casco por encima de mi cabeza. Tras un minuto de espasmos, el caballo relajaba su pie y se comportaba con naturalidad.