Fallo en el tratamiento de un cuarto.

fallo 

 

   Los cuartos en las paredes del casco, tienen casi siempre un origen mecánico, y en tanto no se recupere el equilibrio del casco y el reparto de cargas, pocas probabilidades existen de que el rodete coronario pueda curarse y producir casco sano e integro.

 

   La moderna industria ofrece una gran variedad de materiales y técnicas de reparación de cuartos y grietas, pero todo ello resulta inútil si no se atienden las consideraciones de un aplomado correcto y un herrado eficaz. De nada sirven todas las resinas del mundo si no somos capaces de identificar el desequilibrio originario del cuarto y aplomar al caballo en consecuencia, de una manera natural y acorde a su conformación. El cuarto se empeña en salir una y otra vez, dejando en evidencia la inutilidad de nuestros esfuerzos.

 

   Esto es lo que le ha ocurrido a este caballo competidor de Raid, que llegó a nuestras manos tras un año de reposo, debido al cuarto que padece en un posterior. Su herrador anterior aplicaba parche tras parche de resina tratando inútilmente de fijar las dos mitades del casco. Bastó aplomar al caballo correctamente para que el cuarto se curara espontáneamente.