Fisura en una apófisis del tejuelo

 rf

 

  

 

  Las fracturas y fisuras en el hueso tejuelo son mas comunes de lo que a simple vista parece. Basta un resbalón o una coz contra la pared para que los bordes del hueso tejuelo sufran roturas. Muchas cojeras insidiosas, que se confunden con abscesos, en realidad corresponden a roturas o fisuras de las apófisis de la tercera falange.

 

   En este caso presentamos a una potra PSI a la que se le diagnosticó radiográficamente una fisura en una de las apófisis del hueso tejuelo. Presenta los síntomas típicos, cojera, claudicación y calor intenso en el bulbo medial (6 grados mas que en el homologo del otro miembro).

 

 09022008354

 

   Tradicionalmente, las fisuras y fracturas del hueso tejuelo se han venido resolviendo satisfactoriamente inmovilizando el estuche córneo mediante pestañas supernumerarias. El casco, privado del movimiento de apertura y cierre de los talones, hace la función de una escayola, que fijando las partes del hueso lesionado, permite su recuperación. Este medio es eficaz cuando la lesión radica en el borde inferior del tejuelo, el casco tiene forma acampanada y su tapa es fuerte. En el caso que nos ocupa, las condiciones distaban de ser las referidas:

 

     -La lesión radica en la apófisis basilar, es decir, no se halla en el borde inferior del casco, sino que coincide a media altura del casco.

 

     -El casco de la potra, no está conformado aun con la típica forma acampanada del adulto, sino que presenta unos talones orientados hacia el centro del casco.

 

     -La tapa del casco es delgada y muy flexible, como  es de esperar en un pura sangre inglés.

 

   Por tanto, una pestaña colocada por detrás de la cuarta parte, o punto mas ancho del casco, no evita en absoluto el movimiento de apertura y cierre de los talones. Es cierto que en su borde solar, inmoviliza al borde del casco, pero no es menor cierto que éste, debido a la delgadez de la tapa, la orientación de la misma y por la acción de los cartílagos alares del tejuelo, abre y cierra por encima de la pestaña. En realidad los talones se siguen moviendo con soltura y no permite la curación de la fisura.

 

   Este problema lo hemos evitado mediante la aplicación de un vendaje  con una venda de resina Vet-Cast. La venda de resina ejerce la función de una escayola integral del casco, con la ventaja sobre las pestañas de que ejerce una contrapresion uniforme en todo el  perímetro del casco, bulbos incluidos. El soporte no se limita únicamente al borde solar del casco o a los dos o tres centímetros como máximo que puede tener la pestaña, sino que se extiende a todo el conjunto del estuche córneo.

 

   Para aplicar con seguridad este tipo de vendas de resina acrílica, se debe de proteger la región de los bulbos, mediante un acolchado de algodón y venda normal, para evitar que la venda de resina, una vez endurecida, macere y roce a los bulbos de los talones.