Gancho escarbacascos de regalo

 erty

   Una manera muy simpática de tener un detalle con un cliente, es regalar un gancho escarbacascos elaborado con una de las herraduras usadas de su caballo. El cliente se quedará encantado con el regalo, y el prestigio y la valía del herrador crecen ante sus ojos.

 

   El oficio de herrador, además de Arte es negocio, y como en todos los negocios, los pequeños detalles se tornan en grandes diferencias. Dos profesionales, aparentemente iguales en su técnica, pueden tener muy distinta aceptación entre la clientela, solamente porque uno sabe venderse y el otro no.

 

   Para el herrador avezado en la forja, la elaboración de un gancho escarbacascos, apenas supone unos minutos y un poco de esfuerzo. Para el principiante, es una buena manera de practicarse en la forja y en reciclar las herraduras viejas. Para ambos, puede significar la fidelización de un cliente a cambio de una pequeña inversión.

 

one 

 

   Para forjar un gancho escarbacascos de una manera sencilla y rápida partiremos de una herradura vieja, de la que respetamos una de las ramas y la porción de las lumbres. La rama será el mango del gancho y la porción de las lumbres, convenientemente forjada, conformará el gancho propiamente dicho.

 

p1000904 

   Calentamos la herradura y estiramos la porción de las lumbres en el cuerno redondo del yunque, buscando obtener una punta alargada. Si golpeamos además con la cabeza redonda del martillo, obtenemos un mayor estirado con los mismos golpes.

 p1000905

   Golpeamos alternativamente las dos caras de la punta, procurando que el aguzamiento sea uniforme.

 

 four

   El resultado final es como el de la fotografia.Una punta alargada que parte en ángulo de noventa grados desde lo que será el mango del gancho escarbacascos.  

 p1000910

 

   Sobre la punta del cuerno redondo, doblamos el gancho, buscando un redondeo suave, como si de una prolongación del mango se tratase.

 

 p1000911

 

   Aplanamos bien las caras del gancho. Es preferible que la región del gancho tenga un forjado rectangular en lugar de cuadrado. En teoría, todo el gancho escarbacascos debiera de ir perdiendo anchura de modo uniforme, desde una punta a la otra.

 vvvv

   Corregimos la forma de la punta. No ha de terminar en una punta hiriente, sino como si de un destornillador se tratase. Esto evitara herir al caballo en el fondo de las lagunas de la ranilla y arrastrará la suciedad mucho mejor.

tytg 

   En la lijadora de banda, retocamos el acabado del gancho, limando todas las asperezas y dando la forma final a la punta del mismo.

 dswd

   He aquí el producto final, listo para su utilización. Apenas nos ha llevado diez minutos de nuestro tiempo y el valor alcanzado puede llegar a ser grande. El que regala bien vende si el que lo recibe lo entiende, dice el refrán.

 

   Si tenemos tiempo y somos mañosos, podemos complicar mucho mas el acabado del gancho, haciéndole una anilla en la punta del mango, modelando una cabeza de caballo, etc. Ahí entra en juego la imaginación del herrador y las ganas que tenga de implicarse.