Grave cáncer en pie y mano

 cank1

 

  Toda gran aventura comienza con un primer paso, que decía el autor. Hoy comienza una aventura, la de intentar conseguir la recuperación de un caballo afectado de un grave cáncer de ranilla en dos de sus miembros. No es facil, dada la gravedad del caso, pero detrás de un buen caballo está un equipo dispuesto a luchar por su restablecimiento y en este empeño nos embarcamos hoy con un primer paso.

 

   Se trata de un valioso semental, Pura Raza Española, que llegó a manos de su actual propietario afectado de pododermitis exudativa proliferante, mas conocida por cáncer de pie o de ranilla. El animal se muestra muy cojo y dolorido, al punto de que le resulta prácticamente imposible cubrir una hembra a causa del profundo dolor que siente  en su pie derecho. Por otra parte, el aspecto repulsivo del cáncer y su olor nauseabundo provocan rechazo por parte de los propietarios de las yeguas. El futuro del caballo esta severamente comprometido por esta causa, y por tanto, esta es su ultima oportunidad  antes del sacrificio humanitario.

 

   El objetivo final es, si no el total restablecimiento del cáncer, si el controlarlo a un mínimo que le permita disfrutar de buena calidad de vida y que no le impida ejercer su función de semental. Así pues, en colaboración con el veterinario de Madrid, Joaquín Agüeros, visitamos al caballo en su cuadra para comenzar lo que será sin duda un incierto camino en la lucha contra el cáncer de ranilla.

 

 cank2

 

   Nada mas entrar el la cuadra, ya se aprecia en la nariz el olor del cáncer de pie. Es un olor peculiar, que una vez se ha olido, no se olvida nunca. A poca experiencia que se tenga y buen olfato, se es capaz de detectar un cáncer en una cuadra desde la puerta. Y no es exageración mía. Si bien el oficio de herrador no es uno de los que mejor huelen, estamos seguros de que hoy nos iremos a casa dejando un buen rastro detrás nuestro.

 

   El caballo presenta un estado de carnes aceptable para el sufrimiento que soporta. En la fotografía de portada podemos ver el aspecto de la mano derecha. Toda la palma y ranilla están invadidas por un tejido blancuzco y blando, parecido al queso de untar y que despide un olor nauseabundo. La pared medial del casco esta separada y en el fondo de una profunda grieta parece que el cáncer ha invadido también el espacio entre el hueso y la pared. No se aprecian las estructuras anatómicas como la ranilla, palma o barras y los talones ceden a la apertura con la simple presión de los dedos, como si se quisieran desprender del resto del pie.

 

   El pie derecho aun presenta un aspecto mas lamentable y repulsivo. Aunque a simple vista la estructura del casco parece conservar su integridad, las estructuras afectadas por el cáncer segregan un liquido caseoso de una fetidez increíble, aun peor que el de un cadáver en descomposición. Va a ser sin duda un buen trabajo la limpieza de estos cascos.

 

   La mano izquierda y el pie izquierdo no parecen, en principio, afectados por el cáncer. Generalmente el cáncer de pie se suele presentar mas a menudo en los miembros posteriores, debido quizás a que estos suelen estar mas en contacto con la humedad y los excrementos.

 

cank3 

 

  En esta fotografía podemos ver el estado exterior de los cascos del caballo. En principio están largos y descuidados, no muy extraño en caballos que viven en libertad. Llama la atención la deformación medial que sufre la mano derecha. Esos abombamientos de la muralla son muy significativos del cáncer de pie, y el ojo avezado debe de sospechar rápidamente que el caballo que presenta un casco abombado con ceños es susceptible de padecer cáncer de pie en cualquiera de sus estadios o gravedad.

 

   El caballo no apoya en ningún momento el pie derecho debido al dolor que sufre. De hecho, aunque no fue necesario hacerle un bloqueo neurológico para manipular este pie, si que fue necesario hacérselo para poder recortarle el casco del pie izquierdo, dado que no era capaz de sostenerse sobre el miembro enfermo.

 

   Aquí podemos anotar el hecho de que el casco largo y descuidado, aunque no sea determinante de la aparición del cáncer de pie, es un agravante mas del mismo, pues alejando la ranilla del suelo, impide su correcta irrigación sanguínea, favoreciendo la atrofia general de la misma y del resto del casco. Por otra parte, la acumulación de porquería favorece la infección anaerobia que es la causante principal del canker.

 

 

 

p1030896 

 

  

  Manos a la obra. Junto con el veterinario, trazamos un plan de actuación, en el que contemplamos tres premisas principales, a saber, qué tenemos realmente, qué queremos conseguir y cómo lo vamos a hacer. No se puede entrar en un caso como este simplemente a ver que sale, pues puede salir un estropicio fatal.

 

   Nuestro plan consiste en desbridar todo el casco enfermo para exponer al aire y a la acción de los medicamentos el tejido infectado. A continuación envolveremos el pie con gasas empapadas en peroxido de benzoilo y metronidazol, renovando las curas durante un mes, por ver cuanto del cáncer remite con el solo tratamiento medicamentoso. De no remitir, se aplicará anestesia general y se resecara quirúrgicamente todo el tejido enfermo, aplicando después un herraje especial.

 

   Armado con la legra de anillo y unos guantes que habrá que tirar después a la basura, empezamos a diferenciar el tejido enfermo del resto del casco. Esto es muy importante y se debe de proceder con mucho tacto, pues el tejido canceroso sangra muchísimo a poco que se le raspe con la legra. Un sangrado fuerte impediría trabajar con delicadeza y nos obligará a esperar unos dias mas.

 

   Empezamos por la pared lateral del casco, que parece sana. La recortamos con la tenaza hasta darle el aplomado mas parecido al que tendría en el caso de estar sano el casco. Apoyado en esta estructura,vamos eliminando palma poco a poco, buscando lo que seria la punta de la ranilla. También por la zona anterior del casco vamos avanzando hacia la mitad medial. Es fundamental que cada corte de la legra sea pensado antes, es decir, pensar en cada momento que queremos cortar y porque lo queremos cortar, no cortar primero y pensar después. Un corte de mas, y la hemorragia esta servida.

 

   En la palma he pintado con un rotulador la punta de la ranilla, que parece estar sana. Es fundamental conocer la posición anatómica de la ranilla, que es tanto como conocer la posición del hueso tejuelo. Recordemos que el casco esta muy deformado y la posición y forma del estuche corneo no se corresponde para nada con el hueso tejuelo.

 

 cank4

 

   Hemos limpiado toda la palma y descubierto el alcance de las lesiones provocadas por el cáncer. Se puede observar como la punta de la ranilla indica que el casco en general esta muy deformado.

 

   Bien, ya tenemos delimitado lo que hay en este casco. El cáncer ha invadido toda la ranilla y los bulbos. Aunque parece que ha respetado la mitad lateral del casco, ha avanzado mucho por la línea blanca de la cara interna del mismo, desorganizando el casco e invadiendo incluso por debajo de la palma, tal y como podemos ver en la fotografía.

 

p1030897 

 

   El cáncer se ha ido introduciendo por entre la muralla y el resto del pie, lo que agrava el caso. Con la legra haciendo palanca y sujetando el cáncer con la mano, intentamos averiguar la profundidad de las lesiones. El resultado es malo. La pared del casco se separa por completo del resto del pie. Es probable que haya que eliminar casi todo el casco de ese lado.

 

   Curiosamente, el tejido canceroso no duele, pues el cáncer ha destruido los nervios. Es por lo que los caballos con cáncer de pie apenas cojean en los primeros estadios de la enfermedad. A medida que vamos eliminando casco, cuando al caballo le empiece a doler la presión que hacemos con la legra, sera señal de que nos acercamos al tejido sano e inervado.

 

p1030899 

 

   Decidimos eliminar todo el casco hueco. El pie quedara vendado con pañales, y en una buena cama, por lo que no es problema el resecado. De otra parte, no hay peligro de desestabilización, porque el tejido eliminado no aportaba soporte alguno al pie.

 

   Con la legra voy buscando la unión del talón con los bulbos. El tejido córneo esta reblandecido a causa de los exudados del cáncer por lo que no cuesta trabajo separar el estuche corneo.

 

 p1030901

 

 Con la tenaza de filos curvos eliminamos toda la tapa hueca, que en la región posterior del casco llega hasta casi el rodete. Con la legra de anillo pequeño vamos recortando hasta asegurarnos de llegar mas allá del tejido enfermo, a fin de que el medicamento pueda actuar eficientemente. Aunque en la fotografía no se aprecia el efecto tridimensional, hay un escalón de casi cuatro centímetros entre la palma sana y la muralla resecada.

canker3e 

 

  Y así queda este casco, desbridado y listo para aplicar el medicamento. El tejido enfermos se cubrió con gasas empapadas en peroxido de benzoilo y metronidazol. Después se envuelve el casco en pañales de bebé, que proporcionan un buen acolchado y absorben los exudados del pies. 

 cank7

 

 La mano izquierda fue recortada en profundidad. La ranilla aparece fibrosa y seca, sin que haya evidencias de infección. Llama la atención un gran hematoma que  afecta a casi toda la palma y que va desapareciendo a medida que se profundiza con la legra, tornándose cárdeno. No hay sensibilidad a la tenaza de sondeo. Tanto el vet como yo opinamos que se trata de un microdesgarro del tejido laminar provocado por el casco excesivamente largo y tener que apoyarse constantemente sobre esta mano en algún episodio de dolor en la mano izquierda.

 

   No hicimos nada de particular en esta mano ni en el pie izquierdo. Tan solo un buen recortado del casco y recomendar la aplicación de un higienizador de ranillas un par de veces por semana.

 

 cank9

 

 

Volvemos al pie derecho. Podemos ver como una masa blanquecina ha invadido la ranilla y los bulbos, exudando un pus maloliente. Estas lesiones también se las llama “coliflores” a causa del parecido con la planta.

 

   La punta de la ranilla ha desaparecido y las barras se han desprendido clavándose en el tejido canceroso. En líneas generales, aunque este pie presente un aspecto mas repulsivo que la mano derecha, el cuadro es menos grave, pues el cáncer parece circunscribirse a la ranilla y los bulbos, respetando y conservando la integridad del estuche corneo.

 

cank8 

 

   Con la legra y la tenaza recortamos adecuadamente el casco, que estaba muy largo. El pie, al igual que su mano derecha se envolvió con gasas empapadas en peróxido de benzoilo y metronidazol.

 

   El caballo fue puesto en un box con una cama seca de viruta. Por ahora solo queda esperar un mes a ver como reacciona el cáncer a los medicamentos.