Grieta horizontal en la corona

P.B nos envia la siguiente consulta desde Melilla.

   “Hola que tal? Tengo una yegua que se hizo una herida en la mano izquierda,y le ha salido una raja muy sospechosa en el casco.Quisiera saber si eso le influirá para una posible cojera y si es asi,me gustaria saber cuanto tiempo necesitaria de reposo y que cuidados aplicarle.

   Te envio unas fotos del casco y una en la que se ven ambas manos para que veas la comparación de una y de otra con respecto a la hinchazon de la zona de la cuartilla.

   Muchas gracias, un saludo.

 

 img_0915
 img_0917

Como es sabido, el casco se genera en el rodete coronario, que es la zona donde acaba el pelo y empieza el casco propiamente dicho. La producción de casco es continua, a una velocidad que puede variar en el mismo individuo, dependiendo de factores como la alimentación, época del año y edad del animal. Las células productoras de casco se van dividiendo sin cesar, acumulando capas de tejido cornificado que se van separando progresivamente del cuerpo originario. Así, podemos decir con propiedad que no es que el casco crezca hacia abajo, sino que el caballo se levanta hacia arriba. 

A veces, esta producción de tejido corneo se paraliza por diversos motivos: 

-Absceso. El pus de los abscesos interiores del casco utiliza las laminillas corneas como un ascensor y brota en el rodete, justo por la ultima capa de células producidas. En tanto dura la inflamación y el exudado de pus, la producción de materia cornea se detiene. 

-Traumatismo. Un golpe en el rodete coronario causa una inflamación que detiene la producción de casco en tanto que la misma persiste. Al cesar la inflamación, el crecimiento del casco se reanuda. 

-Intoxicación. Se sabe que la intoxicación con determinados elementos, como el selenio, es capaz de detener el crecimiento del casco. 

-Estrés mecánico. En situaciones de  estrés mecánico producido por mal aplomado o por someter al caballo a una carga excesiva de trabajo, la producción de casco puede verse comprometida temporalmente, retomándose la misma en cuanto las condiciones que la provocaron remiten.

Al recuperarse el ciclo normal de crecimiento del casco, permanece la solución de continuidad que se produjo, en forma de una grieta horizontal mas o menos grande, abarcando la zona que se vio alterada. Así, los abscesos y los traumatismos, provocan grietas  pequeñas, en tanto que los producidos por estrés, pueden llegar a abarcar todo el perímetro del casco. Un ejemplo muy típico de esto último son las grietas horizontales que se producen en la zona de los talones, que se pueden confundir con alcances. 

 24082006009

En la foto podemos ver un ejemplo de esto últi mo. Debido al recargamiento producido por excesiva presión, los talones han dejado de crecer momentáneamente. Los herrajes que rebajan mucho los talones o las marchas muy duras con los cascos incorrectamente aplomados son susceptibles de provocar este cuadro. En las fotografías que nos remite nuestra amable consultora, observamos como un caballo con los cascos excesivamente largos se ha golpeado  en la lumbre del casco y la cara dorsal del menudillo. Presenta inflamación, debida seguramente a la herida y al excesivo tamaño de sus cascos. Una vez remitida la inflamación del rodete, el casco ha seguido creciendo de tal manera que la grieta se va desplazando hacia abajo. A medida que pase el tiempo y se le vaya recortando casco por debajo, la grieta llegara a desaparecer. En principio no tiene porque tener mayor problema. Los caballos suelen sufrir episodios parecidos durante toda su vida sin que vean comprometida la integridad del casco. El problema suele venir cuando la grieta se está acercando al borde solar, que entonces, se puede arrancar un buen trozo de casco; y eso si le puede acarrear problemas que van desde una infección a que se desestabilice el casco por completo. La grieta se puede reparar con un parche de resina acrílica  o bien se puede dejar que desaparezca sin mas. El herrador debe de prestar una especial atención a la misma cuando ya se encuentre hacia la mitad del casco.  

Gabino Fdez. Baquero

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies