Herraduras de barra fáciles y rápidas

p1040739 

   Pocas cosas puede haber tan atrayentes para un herrador que una exhibición de forja de herraduras. De ahí que los concursos de forja tengan tanto éxito y que los campeones de forja sean conocidos y admirados de todos. Curiosamente, los clinics sobre herraje o las competiciones de herraje no son tan frecuentados ni conocidos. Y es que el manejo del hierro, el fuego y el aire, los tres elementos básicos en la mitología , siguen ejerciendo la misma fascinación sobre los hombres. Tan solo cambian los materiales y mejoran las herramientas. 

   Pero por desgracia, son pocos los que han sido tocados por el dedo de Vulcano y poseen una habilidad innata para la forja del hierro. El oficio de herrador tiene dos partes bien diferenciadas entre si; La forja de la herradura y su aplicación al casco del caballo. De hecho, la primera de ellas, el trabajo del metal, fue perdiendo protagonismo debido a su aparente mayor dificultad. Y es que resulta mucho mas fácil a ojos de profano distinguir una herradura bien hecha de una mal hecha, que de una herradura bien colocada a una mal colocada. Quizás de ahí proviene el paulatino abandono del trabajo de la forja por parte de los herradores en general. Se empieza olvidando la fabricación de clavos, después se compran las herraduras ya hechas  en su totalidad y por ultimo, el mercado nos ofrece una amplia gama de herraduras especiales y ortopédicas, casi listas para poner en el casco del caballo. Y es que se pueden comprar herraduras hechas, pero es imposible comprar con dinero la habilidad para la forja y los años de práctica que se necesitan para bien forjar.

 

   En este ultimo punto esta la cuestión clave. antiguamente, cuando el aprendiz ingresaba en el taller del maestro, le esperaban varios años de aprendizaje, en el que iba aprendiendo poco a poco los secretos del arte de forjar. Hoy día, el sistema de enseñanza del oficio de herrador hace que en la segunda semana de curso se intente enseñar técnicas avanzadas de forja, mediando apenas dos semanas entre lecciones de forja que antes distaban años. Pero todo es debido a que el alumno ha de estar preparado en pocos meses para enfrentarse a cualquier problema que le surja. Apenas dos o tres meses de curso intensivo separan al alumno ignorante del herraje del Maestro herrador titulado que tiene que salir al mercado a defender su jornal.

   El arte de la forja, requiere, amén de una habilidad innata, muchas horas de práctica y entreno. A menudo nos sentimos inclinados a pensar que los grandes maestros de la forja, esos que vemos en demostraciones o videos de youtube, forjan esas piezas maestras sin ningún esfuerzo. No les supone mucho esfuerzo en el momento, es cierto .El esfuerzo se lo ha supuesto todos los años de practica en la forja hasta conseguir esa naturalidad en la confección de herraduras a las que difícilmente una maquina podría igualar. Uno de estos campeones mundiales confesaba entrenar diariamente seis horas ante la fragua !! 

   Obviamente, un herrador que se dedica a herrar caballos no puede permitirse este entrenamiento. Y ,reconozcámoslo, en el herraje del día a día, tampoco se fabrican herraduras de concurso para colocarlas en las patas de los caballos. De hecho, muchos modelos de herraduras son única y exclusivamente para los concursos. El herrador que hierra varios caballos todos los días, y que en su practica diaria se encuentra un caballo que necesita una herradura especial, no toma un trozo de pletina y forja una herradura especial. Lo mas normal es que adapte una de las herraduras comerciales a su necesidad, con la completa seguridad de que su obra no será digna de competir en un concurso de forja, pero será igual de eficiente y funcional en la pata del caballo.

    Vamos a hablar en este articulo acerca de uno de los casos que arriba comentamos y que podemos ver en la fotografía de portada. En medio de la tarea diaria ha surgido la conveniencia de colocar a un caballo una herradura de barra recta. Generalmente, en estos casos, suelo echar mano de una herradura comercial de hierro Double S y la modifico en el yunque para adaptarla al casco. Para mi, es lo mas fácil y sencillo. De una parte, no soy gran forjador, el Señor no me llamó por ese camino. De otra parte, mis codos se resienten con la forja, por lo que no me planteo para nada la posibilidad de cortar una pletina a la medida y fabricar un par de herraduras de barra recta. Siendo realistas, prefiero volver otro día. Casualmente, se han agotado las herraduras de barra de ese numero.(Murphy tenia caballos, sin duda).Se plantea la posibilidad de adaptar una herradura comercial abierta y convertirla en una herradura de barra recta. El resultado final es el de la foto de portada.

 

 p1040742

 

   Para conseguir una herradura de barra recta o de huevo a partir de una herradura abierta, hay varios caminos, de los cuales dos son los mas utilizados. Se puede tomar una herradura  dos tallas mas grande de la requerida, doblar sus callos hacia adentro, soldar los extremos entre si y forjar a la medida. Este sistema presenta varios inconvenientes. De una parte, solamente podemos conseguir herraduras de barra hasta el numero 1,pues a partir de la talla 4 la sección es excesiva. Me explicaré mejor. Para elaborar una herradura de barra recta del numero 1,necesitamos partir de una herradura de la talla 4.Como todos sabemos, la talla 5 ya es mucho mas ancha y gruesa, así que la posible herradura de barra recta del numero 2 nos queda muy ancha y gruesa.

    Por otra parte, hay que trabajar en la forja las esquinas de la herradura. Esto requiere prácticamente el mismo esfuerzo que hacerlo desde una pletina lisa. Incluso se hace mas difícil golpear los extremos de  una herradura medio cerrada que de una completamente abierta. 

   Además está el tema de la soldadura. Las soldaduras en la fragua son espectaculares y bonitas. Todos hemos visto fantásticas soldaduras en la fragua y hemos intentado reproducirlas, con poco éxito, por cierto. Y es que  no es lo mismo ver a un campeón de forja hacer una soldadura que hacerla uno mismo en medio del campo.La soldadura a la fragua no es difícil. El problema por el que no salen bien es únicamente que no hemos calentado la herradura lo suficiente. Las herraduras de competición y de entreno suelen realizarse en la fragua de carbón, que si que alcanza la temperatura adecuada. Las demostraciones en fragua de gas están hechas por herradores tan expertos y entrenados que serian capaces de soldar el hierro en frío!! 

   Cuando necesitamos o queremos soldar algo en nuestra fragua de gas, surgen los problemas. Metemos la herradura a soldar y le abrimos el fuego. Para elevar la herradura al calor suficiente, se necesita un buen rato. Generalmente, para calentar una herradura comercial, modificarla y aplicarla al caballo, no se necesita ni tanto calor ni tanto tiempo con el horno a todo gas. Que sucede? Que vemos la bombona gastarse, el horno despide un calor que amenaza quemar los asientos delanteros de la furgoneta..sacamos la herradura, la golpeamos y la soldadura fracasa porque no estaba lo suficientemente caliente.

 En la fotografía superior, vemos una herradura a la que he soldado los callos en la fragua para ilustrar este articulo. Se ha soldado bien, es cierto, pero  hay dos inconvenientes. De una parte he consumido en esta soldadura el gas que hubiese bastado para todo el dia trabajando normalmente, y de otra parte, he tenido que esperar casi una hora para poder cerrar la puerta trasera del camión, de tanto calor como desprendía el horno. Soldaduras a la fragua de gas en el trabajo del día a día? No gracias..No resulta extraño, a la vista de esto que la gran mayoría de los herradores que están dispuestos a soldar algo, lo hagan con un grupo de soldadura eléctrico. Hoy día existen en el mercado grupos de soldar Inverter, no excesivamente caros, que son de poco peso y muy manejables. Este tipo de soldadura nos permite soldar con el concurso de un generador de gasolina o con la poca intensidad de corriente que suele haber en muchas hípicas y fincas. No es difícil aprender a soldar en horizontal, y si se forja después, no es necesario que las soldaduras sean perfectas. Esto es lo que solemos hacer en el trabajo diario  y que pondremos en práctica ahora mismo elaborando, de manera fácil, rápida y sencilla, un par de herraduras de barra recta.

 

p1040736 

 

   Como hemos dicho arriba, nos encontramos con la necesidad de unas herraduras de barra recta y no disponemos de ellas en ese momento. Vamos a fabricarlas a partir de una herradura abierta y un trozo de pletina. Partimos de una herradura abierta de una talla menor a  la talla adecuada. En este caso no tiene pestañas, pero se puede hacer mismamente si tiene una o dos pestañas. Como se puede ver en la fotografía, el ancho de la barra recta y lo que estira el hierro al forjar, aumentan la talla de la herradura en un número. Como necesitamos unas herraduras del numero 1,partimos de dos herraduras del numero 0.Medimos el ancho de los talones del caballo con una regla y cortamos un trozo de pletina o de una herradura vieja de la misma medida. Se debe de tener en cuenta el ancho de la pletina que vamos a utilizar, pues las herraduras de barra son mas bonitas y efectivas si la barra es mas ancha que el resto de la herradura. Así pues, si vamos a utilizar un trozo de herradura vieja, busquemos una de una sección mayor a la de la herradura que vamos a necesitar. 

  Cortamos los extremos de la herradura perpendicularmente al eje de la misma, tal y como muestra la foto. Previamente hemos cerrado la herradura hasta hacerla coincidir con el largo del trozo de la pletina. El corte se puede hacer de diversas maneras. En mi camión dispongo de una cizalla, pero en el mercado hay unos discos de corte muy finitos para amoladoras pequeñas que pueden servir muy bien. Una opción es cortar con cortafríos, ya en frío o caliente, pero requiere mas trabajo 

p1040737 

   Soldamos con el grupo eléctrico de soldar. No importa que las soldaduras no sean perfectas, Aunque quede algún poro o defecto, se subsana fácilmente en el proceso del forjado. Un pequeño cordón de soldadura por cada lado es suficiente.

 

p1040738 

   Introducimos la herradura en el horno y calentamos hasta el rojo cereza o color butano. Aplicamos el flux en las soldaduras.

    El flux o polvo de soldar en la fragua es un producto que al fundirse en contacto con el calor, produce una zona junto al hierro libre de oxigeno. Esto permite que el hierro pueda soldarse entre si. De lo contrario, se forma una finísima capa de oxido que impide la mezcla de los dos trozos de hierro, Esta acción inhibidora del oxigeno se consigue en los electrodos de soldadura con el recubrimiento de los mismos. En las modernas maquinas de soldar, se consigue con gas argón. Antiguamente se utilizaba arena tostada y molida. Hoy día se utilizan preparados comerciales, bórax e incluso ¡¡¡el detergente Dixan!!! como flux para soldar en la fragua.

    La soldadura de la herradura, hecha con el grupo eléctrico de soldar, puede rebatirse y forjarse sin necesidad de nada mas, pero si añadimos un poco de flux, en este caso, bórax, conseguimos un mejor acabado y eliminar las pequeñas imperfecciones y poros que hayan quedado a causa de nuestra impericia al soldar.

 

 p1040741

Calentamos la herradura al color amarillo, y  forjamos las soldaduras y los cantos que hayan quedado de la pletina. Sacamos las pestañas si procede y damos la forma conveniente para adaptarla al casco del caballo. Y he aquí nuestras dos herraduras de barra recta listas para ser clavadas en el casco. No se trata de herraduras para concurso, pero cumplirán su cometido perfectamente. Y todo ello, en un tiempo mínimo, con un coste mínimo y con el esfuerzo justo para realizarlas.

 Y por ultimo, comentar que si en vez de una herradura de barra recta, queremos fabricar una herradura de huevo, tan solo debemos de cortar el trozo de pletina dos centímetros mas larga si es mas ancha o tres si es de la misma sección. Si necesitamos una herradura de corazón, se forja con anterioridad el apoyo para la ranilla y se suelda en el trozo de pletina, para forjarlo todo a la vez. Prometo hacer un articulo sobre la elaboración rápida, barata y fácil de estos modelos de herradura.