Herraduras deslizantes (Slider)

 p1000757

 

 

   El herraje puede ayudar a mejorar el efecto de muchos de los movimientos del caballo. No debemos de olvidar que una de las funciones de la herradura es conseguir la modificación de la marcha del caballo, en un sentido o en otro. Hay herrajes encaminados a proporcionar agarre en el terreno, pero a su vez, hay herrajes encaminados a facilitar que el caballo resbale o se deslice sobre el suelo.

 

   Este es el caso que nos ocupa. En las disciplinas de Doma Vaquera y Reining, existe un ejercicio basado en que el caballo se desliza sobre sus posteriores. La parada en raya vaquera, consiste básicamente en que el caballo frena bruscamente sus manos, consiguiendo que los pies se deslicen hacia delante, sentando casi al animal en el suelo. En reining, el caballo desliza sus posteriores, pero a su vez, sigue avanzando con las manos. El ejercicio es tanto mas espectacular cuanto mayor es el deslizamiento y la nube de arena que se levanta.

 

 

 

   De los Estados Unidos de América, han vuelto de regreso a Europa, como si de hijas pródigas se tratase, unas herraduras que por su forma y diseño, facilitan que el caballo se deslice sobre sus pies. Bien sabido es que si el pasodoble lo hubiesen inventado los americanos, toda Europa bailaría pasodobles, y que la mayoría de las veces, los americanos nos devuelven a los europeos, nuestras mismas viejas recetas, convenientemente aderezadas de un excelente marketing. Digo esto porque cuando uno ve por primera vez las herraduras Sliding Stop, el primer pensamiento es que esas herraduras de nombre tan inglés y  rimbombante no son mas que unas herraduras de las llamadas “de pata de cabra” o de mula, de las que se hicieron toda la vida en las fraguas europeas para calzar caballos y mulas. Asimismo. el cowboy de ciudad que no conoce las herraduras de mula, cuando ve una de éstas, lo primero que se le ocurre decir es que se parece a una herradura de Sliding Stop.

 

   Sea como fuere, la herradura Sliding busca mejorar la acción de deslizamiento sobre la pista. Para ello, lleva aparejadas en su diseño y su colocación algunas reformas que se oponen a la fricción y el agarre sobre el suelo. Básicamente, son tres:

 

    -La superficie que contacta con el suelo es completamente lisa. Para conseguir esto, se fabrican con pletinas anchas y delgadas, sin ranuras. Las cabezas de los clavos se liman tras el herraje con la amoladora. Siendo puristas, en el caso de la fotografía de portada, las claveras no utilizadas se rellenan de resina o se les coloca con anterioridad un clavo ciego, es decir, una cabeza de clavo remachada para que tapone la clavera.

 

    -Las ramas se forjan en su interior de manera que queden rectas, para facilitar la evacuación de la arena de la pista e impedir así el mínimo rozamiento que provocaría la incurvación hacia el interior de una herradura normal.

 

    -Se le forja un rolling en las lumbres y se prolongan los callos hasta la vertical de los bulbos de los talones, para ampliar en lo posible la superficie deslizante.

 

 xcvb

 

   Este es el aspecto de los pies de un caballo cuarto de milla que practica Reining. En principio, el pie que ha de ser calzado con una de estas herraduras se aploma normalmente, de acuerdo a la morfología y la mecánica de movimiento del caballo. Somos fieles a la idea de que al caballo se le aploma de acuerdo a su constitución física, y no aceptamos bajo ningún concepto el cambio artificial de los aplomos intentando conseguir algún supuesto efecto beneficioso para la marcha. Quien altera artificialmente el aplomado natural del caballo, no hace sino enmascarar el problema o crear otro donde antes no lo había.

 

   Algunos autores, en su afán por maximizar la espectacularidad del deslizamiento, alteran los aplomos del pie. Para ello realizan dos acciones sobre el casco;

 

    -Abatimiento de los talones, es decir, rebajan mucho los talones buscando dar al casco la mayor longitud posible. A su vez, extienden las ramas de la herradura mucho mas atrás de la vertical de los bulbos, buscando el mismo efecto, que sea mayor la cantidad de herradura que contacta con el suelo.

 

    -Extienden la lumbre de la herradura hacia delante, rellenando con resina el hueco entre la tapa de las lumbres y la lumbre adelantada de la herradura. Otros realizan un potente rolling en las lumbres, dando al casco la forma de un esquí.

 

   No discutimos que estas prácticas puedan puntualmente mejorar la espectacularidad de un deslizamiento en un caballo de elite, pero ponemos en duda su bondad para la salud del caballo. Abatir los talones y prolongar en exceso los callos de la herradura no consiguen sino que los talones de los pies se vuelvan huidizos y se remetan hacia adentro. Por otra parte, un buen conocimiento de la Anatomía y de la Fisiología del pie equino, nos revela que cuando el caballo remete los pies y se sienta sobre sus corvejones, se dispara el mecanismo recíproco, el mismo que le permite dormir de pie. La brida carpiana de los tendones flexores, también llamadas ligamento frenador o “check ligament”, se tensan y mantienen el casco del caballo completamente plano. Esto hace que sea completamente imposible que el caballo cuando esta deslizándose, pueda elevar las lumbres. Cuando el caballo esta deslizándose, el casco esta completamente plano. Esto es corroborado por el hecho de que las herraduras Sliding se desgastan mas por las lumbres que por los talones.

 

   Como en todas las cosas, el equilibrio es el termino medio entre los extremos. El herraje Sliding Stop es un herraje para ayudar al caballo que ya sabe deslizarse. Y a su vez, es un herraje que debe de preservar la integridad del pie del caballo, porque la disciplina de Reining es algo mas que el Sliding Stop. Al igual, que la verdadera Doma Vaquera es algo más que una buena parada en raya.