Herraje Denoix para angulo palmar negativo

 den1

   En la vida real, los problemas de los cascos de los caballos nunca o casi nunca son de los llamados “de libro”,es decir, el casco presenta una única enfermedad o problema. Generalmente, los problemas suelen ir por pares, es decir, cuando un caballo presenta un problema o deformidad en el casco, casi siempre tiene uno o varios problemas mas que son efecto del principal. Así por ejemplo, es probable que un pie con retracción de tendones lleve aparejado un cuadro de encastillamiento de los talones y putrefacción de ranillas. O bien que un casco bajo de talones y acampanado padezca además de hormiguillo y separación de pared. A estos problemas asociados a una causa principal se les llama enfermedades o problemas concomitantes.

 

   Presentamos hoy el caso de una yegua PSI que presenta un eje casco cuartilla severamente roto hacia atrás, con cojera severa. Las radiografías muestran un ángulo palmar negativo, también llamado Bull Nose. Como concomitantes, tiene los talones huidizos, la palma muy sensible y dolorosa y dolor en la bolsa de hueso navicular.

 

 

 

 den2

 

 

   Uno de los problemas que agravan el estado de la yegua es su herraje. En la fotografía podemos ver el estado actual del herraje que se le había practicado. A pesar de que hacia semanas que la yegua tendría que haber sido herrada, se observa que el herrador ha intentado poner en práctica un herraje especializado para caballos con ángulo palmar negativo, aunque sin resultado. El fallo sobreviene porque se ha realizado el herraje como si el caballo solamente padeciese Bull Nose, obviando el hecho de que todo el casco esta desplazado hacia delante y los talones están remetidos. El herraje ha de ir encaminado a resolver todos los problemas del casco en conjunto, siendo a veces necesario tratar uno de los problemas antes que los demás. En este caso, poco puede hacer el herraje mientras el casco tenga que soportar tanta fuerza de palanca en su región anterior sin soporte en  los talones.

 den3

    El aplomado del casco es esencial en el herraje, y si no se hace correctamente de nada sirven cuantos complementos y técnicas apliquemos al mismo. Una vez recortado convenientemente, el casco adquiere un aspecto mas sano y funcional, pero en este caso no debemos confiarnos. A pesar de que el eje casco cuartilla ha mejorado mucho, lo cierto es que en su interior, la cara inferior del hueso tejuelo presenta un ángulo igual a cero, es decir, totalmente plano e incluso inferior o negativo. Este ángulo negativo ocasiona que las apófisis retrosales, es decir, la zona posterior del hueso tejuelo comprime el tejido vivo que forma la palma, produciendo dolor. Por tanto, esta será la premisa en este tipo de herrajes: eliminar o disminuir en lo posible la presión que el hueso ejerce sobre la palma. Con el realineamiento de las falanges, también eliminamos posibles focos de presión anómala en las articulaciones, así como el exceso de tensión en la bolsa del hueso navicular y tendón flexor profundo

 den4

   Los cascos con ángulo palmar negativo suelen tener como característica común una palma muy plana, en la que destaca una ranilla muy prominente. A menudo, los talones aparecen elevados y por mucho que rebajemos la ranilla, ésta siempre permanece mas alta que el herraje. Esto origina muchas veces dolor añadido por presión excesiva en la zona de la ranilla. La tenaza de sondar cascos (hoof tester) nos proporciona la información necesaria acerca del dolor en la ranilla. En la palma, la zona de las escarzas y las barras es la mas comprimida por el hueso tejuelo, siendo muy frecuentes los hematomas y las manchas hemorrágicas moradas o amarillas.

   

 Por lo general, estos cascos tan doloridos no son capaces de generar materia cornea de buena calidad y sus tapas aparecen delgadas y difíciles de clavar, no siendo raro que haya separación de la muralla en la zona de las cuartas partes. Si como en este caso, el casco se halla desplazado hacia delante, la ranilla se ve arrastrada también hacia las lumbres, adoptando una forma característica  de flecha muy apuntada.

 den5

   El herraje para esta yegua persigue dos objetivos fundamentales, que se han de tratar conjuntamente:

 

    -De una parte se debe de intentar mejorar el realineamiento del eje casco cuartilla, a fin de facilitar el breakover del pie. La mejora del breakover permite que el casco recupere una forma mas natural y funcional, retrasando las lumbres y enderezando los talones. Una herradura de aplomo natural suele ser suficiente para iniciar una lenta pero progresiva recuperación de estas deformaciones en los cascos.

 

    -Suprimir la presión que el hueso tejuelo ejerce sobre el corion de la palma en la zona de las barras y escarzas.

 

Jean Marie Denoix, de todos conocido como uno de los grandes investigadores de la podología equina moderna, ha planteado un herraje especial para estos cascos con ángulo palmar negativo, con gran éxito en el tratamiento de este tipo de cojeras. Las actuaciones esenciales del herraje J M Denoix consisten en :

 

    -Rebajado general en todo el canto interno de la cara superior de la herradura, a fin de que solamente la muralla se apoye en la misma y evitar cualquier apoyo de la palma en la misma. Es obvio que si el hueso tejuelo comprime a la palma y esta encuentra apoyo en la herradura, los efectos de la compresión serán mas acusados. Una palma que puede descender bajo la presión del tejuelo sufre menos.

    -Forjado de extensiones internas en las cuartas partes de la herradura, también llamadas cebollas u onion heels. En la mayoría de los casos, las cebollas tienen como misión aumentar la superficie de apoyo en la región posterior de la herradura a fin de reclutar a las barras para el soporte del peso, pero en este caso, tal y como  podemos ver en la fotografía, las cebollas están extraídas en sentido contrario, es decir, hacia abajo. Su misión consiste en impedir la penetración de la herradura en el suelo blando y mejorar el cuadro de dolor navicular. Asimismo, protegen a la zona de las barras de una presión pasiva, es decir, evitan que si el caballo pisa una piedra del suelo, esta comprima la palma contra el hueso tejuelo. A efectos de dolor, tanto da que el tejuelo comprima a la palma como que la palma se comprima contra el hueso tejuelo.

    -Una plantilla de poliuretano altamente amortiguante que amen de absorber vibraciones perjudiciales para una muralla tan estresada y débil proteja al resto de la palma de la acción de las piedras del camino y del embozamiento con material de la cama. La plantilla estará colocada de manera que no ejerza presión alguna sobre la ranilla. Si la plantilla es semirrigida,se debe de recortar la forma de la ranilla, aunque si es de rejilla, se puede evitar esta presión realizando un corte longitudinal sobre el eje de la misma.

    -Una almohadilla plantar muy suave y blanda, que llenando toda la cavidad de la palma y lagunas de la ranilla redistribuya las posibles presiones sobre toda la superficie de la misma, a la vez que protege la palma.

 

 den6

 

   Y este tipo de herraje le hemos practicado a la yegua. En la fotografía podemos ver como a pesar del rebajado y de la herradura de aplomo natural el eje casco cuartilla permanece roto hacia atrás. Esto se debe al propio ángulo palmar negativo del hueso tejuelo. Este cuadro ha de ir mejorando poco a poco en los sucesivos herrajes, pues en tanto no consigamos desplazar hacia atrás a las lumbres, los talones tendrán dificultad en enderezarse.

 den7

   Vista del herraje por su cara palmar. La herradura de aplomo natural mejora el breakover del pie, en tanto que una plantilla de rejilla Luwex, cortada longitudinalmente sujeta una almohadilla plantar Luwex MB 12.

 

   Tal como Denoix nos asegura, los efectos beneficiosos del herraje se notan en el mismo momento del herraje. El caballo ha mejorado muchísimo su cojera y sus movimientos son mas cómodos desde el momento en que le dejamos el pie en el suelo. En un plazo de seis semanas herraremos de nuevo al caballo.