Herraje para infosura crónica

  

cascos2derby 

 

 

 

 

José, de Madrid, nos hace la siguiente consulta:

 

   “Me ofrecen un PRE muy bueno y muy barato….solo que está cojo. Su cojera se debe a que padece una infosura crónica en las manos. Me gustaría que me explicases las posibilidades de recuperación y como le herrarias. ¿Podrá curarse o seguirá siendo un caballo cojo toda su vida? “

   Antes que nada, recordemos brevemente cual es el origen y evolución de la infosura. Cuando un caballo se infosa, las toxinas liberadas en la sangre son capaces de romper el engranaje de las laminillas internas del pie. Si las lesiones se reducen a la zona anterior del casco, el hueso tejuelo “rota”, con lo que su punta presiona la palma, magullándola. Si las lesiones ocupan todas las laminillas, el pie “se hunde”,apoyandose en la palma y la ranilla. Dependiendo de la gravedad de las lesiones, el dolor y la incapacidad para moverse serán mas o menos grandes.

     Si la infosura no se trata convenientemente en sus comienzos, pasa al estado de crónica, durante el cual se van produciendo cambios en las estructura interna del pie. Así, la tapa. liberada de su unión con el hueso tejuelo crece de manera aberrante. Debido a la presión ejercida por el hueso tejuelo sobre el rodete coronario, la tapa en las lumbres crece a menor velocidad que en las regiones posteriores, libres de esta presión. La tapa se va encorvando a la vez que adquiere la típica forma de babucha oriental y su exterior se ve recubierta de numerosos ceños, más o menos profundos. La zona comprendida entre la tapa y el hueso tejuelo se va rellenando con un tejido córneo cicatricial, blando y que se ve atacado por microorganismos muy fácilmente.

     El hueso rotado, presiona con su punta a la palma, irritándola y produciendo pequeñas hemorragias que dejan en el tejido corneo de la palma manchas rojizas o amarillentas .En casos graves, la punta del hueso tejuelo puede perforar la palma, protuyendo al exterior. Los talones, sobrecargados, se van elevando y el pie adquiere una forma característica.  

infosura 

 

   El hueso tejuelo no esta diseñado para descansar sobre la palma, por lo que sufre diversos cambios en su estructura, mas o menos graves. Así, puede sufrir episodios de osteolisis o de remodelaciones  raras. Los cartílagos alares suelen osificarse y ,la tapa, al adaptarse a estos cambios, sufre deformaciones que la llevan a partirse y a producirse cuartos y razas. Visto por debajo, la palma aparece mas alta que la tapa,dando lugar a lo que desde antiguo se conoce como “casco palmitieso”,que en realidad no es mas que un grado de la infosura.

 

cuerta_foto 

 

 

   El tratamiento de la infosura crónica ha constituido desde los comienzos de la mariscalería, o Arte de Herrar, uno de los problemas de mas difícil solución. Para el tratamiento de la infosura crónica se han dispuesto a través de la Historia los mas diversos tratamientos, algunos de ellos de lo mas estrambóticos y carentes de fundamento, no siendo hasta los tiempos modernos, en los que se ha investigado y descubierto el complejo mecanismo de funcionamiento del casco y su anatomía cuando se han podido lograr avances significativos. Aunque el verdadero origen de la infosura y el mecanismo por el que un caballo se infosa son tema de discusión entre los investigadores, si conocemos bien el mecanismo por el que un casco adquiere las lesiones y cambios típicos de la infosura y podemos luchar contra ellos con un mínimo de fundamento y de efectividad.

     Antes de abordar el tratamiento de un caballo con infosura cronica, debemos de partir de la base de que un caballo infosado no es en absoluto un caballo inválido. Es cierto que dependiendo de la gravedad de sus lesiones vera mermadas sus expectativas deportivas, pero no es tampoco menos cierto que un gran numero de caballos infosados sobreviven como animales de cría en completa libertad sin mayores cuidados por parte del hombre. Realmente, el caballo afectado por la infosura crónica puede, mediante un herraje correcto, dar a su dueño grandes satisfacciones como caballo de paseo. No son raros los casos de caballos infosados que concursan en competiciones de mediano nivel.

   Generalmente, la cojera y el malestar del caballo están en relación con la gravedad de las lesiones producidas por la infosura crónica el grado de desprendimiento de las laminillas, determina la  presión ejercida por el hueso tejuelo sobre la palma, y por ende, el grado de dolor experimentado por el animal. A medida que pasa el tiempo, los cambios producidos en el hueso tejuelo determinan la irreversibilidad de las lesiones y la capacidad de adaptación de la biomecánica del pie a su nuevo estatus. Aunque cada caballo es único por constitución morfológica y  el grado de exigencia que de el se espera, podemos emitir un pronostico mas o menos favorable. Así, se considera que una rotación de mas de tres grados del hueso tejuelo con respecto a la tapa compromete severamente las posibilidades deportivas del caballo. Las desviaciones de mayor grado suponen un handicap para la correcta funcionalidad del caballo, pero no comprometen en absoluto la movilidad del mismo .Las lesiones producidas en la superficie del hueso tejuelo, así como la remodelación sufrida, si que son susceptibles de poner en riesgo cualquier intento de tratamiento. Si la osteolisis se encuentra en fase activa, es decir, si se esta destruyendo hueso, las probabilidades de mejorar la calidad de vida del caballo se ven muy reducidas.

     Para valorar todos estos parámetros, se hace necesario el examen radiológico del interior del pie. Una radiografía lateral del pie, que puede ser complementada por otra radiografía frontal, así como por otras pruebas como venografia o termografia, nos ayudan a conocer la situación del hueso tejuelo y el alcance de las lesiones. La observación del caballo, su grado de cojera, las expectativas que el propietario se ha hecho con respecto al animal, nos darán una base de conocimientos suficiente para decidir si merece la pena intentar un tratamiento que, no lo debemos de olvidar, supone una inversión de tiempo y de dinero importantes.

 hpim6524

 

   Debemos de tener siempre presente cuales son las expectativas reales de lo que queremos conseguir. La infosura crónica no se cura jamás. El engranaje de las laminillas es incapaz de recuperar su disposición original y a lo mas que podemos aspirar es a un grado de unión que permita al caballo mejorar su funcionalidad padeciendo las menos molestias posibles. Así, rebajar la dilatación de la línea blanca, eliminando la cuña cicatricial a límites entre cinco y ocho milímetros se puede considerar todo un éxito. El autor de este articulo, a lo largo de su vida laboral se ha encontrado con decenas de animales que, con una línea blanca cercana al centímetro de anchura, se encontraban cómodos y no presentaban ninguna merma en su rendimiento deportivo.

     En el tratamiento de la infosura crónica, se procura invertir la tendencia del casco a crecer de manera que la muralla y el hueso tejuelo divergen entre si. La tapa. empujada por la cuña cicatricial y su propia deformidad, crece hacia delante, en tanto que el hueso tejuelo, traccionado hacia atrás por el propio peso del caballo y la acción del tendón flexor profundo, tiene tendencia a desplazarse hacia atrás. Así pues, nuestra acción se basara en los  puntos siguientes.

     -Aportar una buena base de apoyo a las estructuras internas del pie.

   A este fin, se utilizan las herraduras y adminículos que son capaces de incrementar o de mejorar el apoyo del casco en su región dorsal. Las herraduras de corazón, las almohadillas plantares y las plantillas plásticas, aumentan la capacidad de los talones, barras y ranilla para soportar el peso del caballo. Dependiendo de la cantidad y calidad de la ranilla y de las condiciones de vida del caballo, se pueden emplear otro tipo de herrajes menos complicados. Así, un caballo con una ranilla sana y prominente que viva en un prado blando, puede resultarle suficiente la aplicación de una herradura invertida o de huevo, en tanto que otros necesitaran un apoyo artificial completo.

     -Disminuir la tensión del hueso tejuelo.

     La tracción que el tendón flexor profundo ejerce sobre el hueso tejuelo produce, aunado al peso del caballo, presión sobre la palma y sobre el rodete. El borde solar del hueso tejuelo comprime al corion o tejido vivo productor de la palma, en tanto que la eminencia piramidal, también llamada apófisis extensora del mismo, comprime al rodete coronario. Esto ultimo hace que la tapa crezca de mala calidad y lentamente, en tanto que la tracción sufrida hacia atrás, impida la inserción y reorganización del las laminillas.

 

   Para evitar esta tensión se rebajan los talones fuertemente, con lo que conseguimos una mejoría en el realineamiento de las falanges. Además, al situar la cara inferior del tejuelo lo mas paralela posible al suelo, disminuimos la presión que su borde solar ejerce sobre la palma, y trasladamos el peso del caballo a las estructuras posteriores del casco ,es decir, talones, barras, ranilla y parte de la palma, estructuras que no han sido dañadas por la infosura y son susceptibles de ser reclutadas para participar del peso del animal. En ocasiones, se recurre a la cirugía del ligamento frenador distal del tendón flexor a altura de la rodilla  o a la sección del propio tendón para facilitar el basculamiento del hueso tejuelo hacia atrás e impedir además una presión excesiva sobre el hueso navicular, aunque estas operaciones se reservan para casos graves y en los que el valor económico del caballo justifica que se empleen todos los medios al alcance del veterinario y del herrador.

     -Eliminar la tracción ejercida por la muralla.

     La muralla, suelta de su engranaje con el hueso tejuelo, crece de forma aberrante. La cuña cicatricial que se interpone entre estas dos estructuras, tapa y tejuelo, hace que el ángulo de la muralla sea muy bajo y se extienda hacia delante, llegando si las condiciones son adecuadas a  crecer de manera helicoidal. Esta muralla, de lumbres largas y bajas, ejerce una tracción directamente proporcional al largo de la misma, produciendo el efecto arrancamiento de la uña sobre su lecho ungueal, lo que provoca no solamente dolor, sino una mayor angulación y una menor probabilidad de recuperar el engranaje. Por esto, se hace necesario eliminar la tracción de la tapa sobre el casco. Hasta no hace mucho tiempo, se practicaban las resecciones totales de la misma, incluso en las infosuras agudas. La apertura de una ventana en las lumbres del casco pretendía favorecer la inserción de las laminillas con la eliminación mecánica de la cuña cicatricial. Este método tenia varios inconvenientes entre los cuales cabe destacar que se debía de mantener al caballo en un ambiente casi hospitalario, pues el tejido vivo quedaba muy expuesto a la infección proveniente del suelo y de las camas. Aun mayor era la desestabilización producida en el casco, pues se creaban tensiones anómalas en los laterales, que se colapsaban antes de que el casco eliminado se renovase por completo. También era frecuente que se colapsara el casco por completo y se formase una raza en las lumbres del casco.

hpim0565 

 

   Hoy día, se prefiere un método mas conservacionista con el casco. Así, la pared de la muralla no se la debilita, consiguiéndose el mismo efecto con la supresión total del apoyo de la tapa en la herradura o en el suelo. Un corte en ángulo de 45 grados suele ser suficiente para que la tapa no participe en el apoyo. Las experiencia ha demostrado que herrando continuamente con este método. La muralla deja de crecer de manera aberrante y la línea blanca se estrecha. Quizás no sea un método  tan efectivo y rápido como la resección total de la tapa, pero elimina el riesgo de colapso del casco e infección sobrevenida.

     Han sido muchos los herrajes que se han propuesto para la recuperación de la infosura crónica. Algunos de ellos van encaminados tan solo a paliar las consecuencias del descenso de la palma, en tanto otros, aspiran a instaurar las condiciones idóneas para restablecer el engranaje de las laminillas. Realmente, cualquier avance por mínimo que sea en alguna de estas dos direcciones repercute positivamente sobre la otra. Cuando nos planteamos una vía de recuperación y control sobre una infosura crónica, debemos de adecuar el herraje a las necesidades reales del caballo. Al igual que la gravedad de las secuelas no es la misma en todos los caballos, el herraje no ha de ser un herraje estándar para todos los caballos infosados. En este punto no se puede creer en la publicidad de algunos métodos o de algunas herraduras indicadas para infosuras que anuncian de una manera rimbombante que son la panacea para estas lesiones. Dependiendo del estado del casco,  una herradura recomendada para la infosura puede ser altamente perjudicial. De ahí la enorme importancia, vital diría yo, de que el herrador conozca lo mejor posible el estado real de los cascos infosados.

 2005100101154051985_rs

 

   El herraje del caballo infosado crónico ha de ser un herraje evolutivo. Al igual que conseguimos que las lesiones vayan evolucionando positivamente, el herraje ha de ir adaptándose a la mejoría de la situación del caballo, pues nuestra meta no es otra que el caballo consiga la mayor funcionalidad posible con el herraje mas sencillo, es decir, que el caballo pueda trabajar lo mejor posible con una herradura normal, no que tenga que llevar una ortopedia complicada y costosa durante el resto de su vida. A continuación explicaremos los diversos procedimientos que hemos puesto en practica a lo largo de nuestra trayectoria laboral, en orden de mayor a menor gravedad de las infosuras  crónicas. A tal efecto clasificaremos las infosuras atendiendo al grado de cojera del animal, es decir, herraje para un caballo cojo y dolorido, herraje para un caballo que ya no cojea y herraje de mantenimiento para un caballo recuperado de la infosura.

     Cuando nos encontramos un caballo infosado crónico, cojo y dolorido, nuestra premisa mas urgente ha de ser eliminar el dolor y la inflamación. Independientemente de que el veterinario administrara diversos antiinflamatorios y analgésicos, el herrador eliminará la causa del dolor, que no suele ser otra que la tracción ejercida por la tapa sobre el rodete coronario y la presión soportada por la tapa, contundida por el hueso tejuelo y el peso del caballo. Es muy frecuente encontrarse  a este tipo de caballos con los cascos muy largos, sobre todo en lumbres. Basta en la mayoría de los casos con un acertado recorte de los mismos para aportar confort al animal. De hecho, es la única actuación que se hace sobre muchos de los caballos infosados crónicos.

2002259361017838493_rs 

 

   Básicamente se utiliza una herradura abierta por delante. Esta herradura, napoleónica o invertida tiene la característica principal de aportar superficie de apoyo en los talones y evitar el apoyo de la tapa, bien en el suelo o bien en la misma herradura. Dependiendo de las condiciones de vida que vaya a llevar el animal, podemos resecar en mayor o menor medida toda la muralla que se encuentra extendida en las lumbres. Teniendo en cuenta que a mayor cantidad de muralla resecada  mayores son las probabilidades de contraer una infección o un colapso del casco. También se debe de tener en cuenta el tipo de soporte que el casco necesita en su mitad posterior. A este efecto, disponemos de una gran variedad de complementos para la herradura napoleónica:

     -Tapas de plástico y siliconas, que protegen la palma y aportan soporte a la ranilla y barras.

   -Herradura de corazón, que aporta soporte a la ranilla.

   -Plantillas plásticas con ranilla incorporada, que hacen la función de una herradura de corazón.

  Además del sistema de la herradura abierta por delante, se dispone hoy en día de numerosas herraduras alternativas, entre las que cabe destacar la herradura de basculamiento multidireccional, o rock’n roll, que con su especial diseño permite al pie bascular en todas las direcciones con el mínimo estrés para las estructuras dañadas del interior del pie, a la vez que protege la palma descendida. En el mercado, existen además otros sistemas de soporte digital, pero su elevado precio y las dificultades de manejo hacen poco probable su utilización fuera de un ambiente hospitalario.  

   Cuando el caballo se ha recuperado en suficiente grado que ya no manifiesta dolor y cojera, es decir, cuando ya no necesita de soporte añadido en la región posterior del casco, se le controla la infosura con la aplicación de herrajes que faciliten lo mas posible el movimiento de salida o breakover del casco. En nuestra opinión, el sistema de herraje Natural Balance Shoe es el sistema mas eficiente, a menor coste, para controlar la infosura crónica en un caballo. Su especial diseño permite colocar el punto de despegue en la prolongación del borde solar del hueso tejuelo a la vez que elimina presiones anómalas en la tapa, lo que permite a la misma ir progresivamente engranándose con las laminillas y reducir la anchura de la línea blanca. Todo esto, conservando la mayor sencillez posible en el herraje, lo que además de abaratar los costes, minimiza las posibles complicaciones del herraje ortopédico.

 hpim6124

 

   Podemos concluir este articulo aseverando que la infosura crónica en el caballo, aunque no deja de ser un grave problema, en absoluto es causa de invalidez. Con excepciones de rara gravedad, la mayoría de las infosuras crónicas son tratables y controlables.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies