Herraje para la infosura aguda

 2marianapijita

 

Pedro Barragán, de Madrid, nos hace la siguiente consulta acerca del tratamiento de su caballo infosado:

    “Hace quince días que nuestro caballo se ha hartado de pienso y se ha infosado. El veterinario le ha puesto no se cuantas inyecciones, suero y le ha escayolado los cascos de las manos. Nos ha dicho que nos pongamos en contacto con un buen herrador, porque la recuperación de su infosura depende del herraje y que se le deben de poner herraduras especiales. En las radiografías no se ve que el hueso del casco se haya movido de su sitio.

¿Cuales son estos herrajes especiales y que hace el herrador para recuperar la infosura?”

 

   Esta situación que vive Pedro con su caballo, es la misma por la que pasan la gran cantidad de caballos que se infosan diariamente. El veterinario acude a nuestra llamada y trata al caballo con mejor o peor fortuna. Le administra diversos medicamentos, le hace radiografías para comprobar la posible rotación del hueso tejuelo en el interior del casco, le da un apoyo provisional, generalmente un escayolado en los cascos, y nos ha explicado toda una serie de teorías acerca del origen de la infosura, de las cuales apenas nos hemos enterado. Solamente nos ha quedado una cosa clara: el caballo esta fastidiado y debemos de ponernos en contacto con un buen herrador.

   La misión del herrador, no consiste en tratar la infosura propiamente dicha. La infosura, la enfermedad en sí, la cura el veterinario con diversos medicamentos. El herrador, lo que hace es tratar una de las secuelas de la infosura, que es el conjunto de desórdenes que se producen en el interior del pie, producto de la misma. De entre estos desórdenes cabe destacar la rotura de las inserciones de las laminillas que unen al estuche córneo con la superficie del hueso tejuelo. Dependiendo de la gravedad de la infosura, el engranaje se rompe en mayor o menor medida, lo que acarrea que la tapa se desprenda en la misma proporción del hueso tejuelo. Si la lesión es de poca importancia, quizás no se desplace, pero si las laminillas se ven bastante afectadas, el hueso gira hacia abajo, es decir,”rota”.Cuando el colapso es total, el hueso tejuelo se desprende por completo y se hunde. En estos casos tan graves, puede suceder que el caballo pierda el casco.

   El veterinario, cuando asiste a un caballo infosado, procura, entre otras cosas, dar un soporte provisional al hueso tejuelo para que con el peso del animal y la tracción del tendón flexor profundo  no se siga desprendiendo de la tapa. Hay varias maneras de conseguir un apoyo provisional, pero la más utilizada, por su sencillez y facilidad de colocar es el escayolado de los cascos. Para esto, se necesitan dos vendas de escayola. Una se pone encima de la ranilla, sin desenrollar, y con la otra se fija al casco. La venda que se ha puesto encima de la ranilla hace la función de una herradura de corazón e impide que el hueso tejuelo, situado por encima de la ranilla, pueda descender dentro del casco. Otro método muy efectivo y sencillo, consiste en colocar bajo el casco del caballo un trozo de corcho blanco o polispán, del utilizado en embalajes. El peso del caballo hace que el polispán se adapte a la forma de la palma y de la ranilla, ofreciendo un buen apoyo. Se recorta lo sobrante del casco y se fija al mismo mediante cinta americana o cinta de embalaje.

  Aunque se le podrían aplicar herrajes ortopédicos desde el primer momento, hay que reconocer que con los dolores que padece el caballo es difícil poder hacer las cosas bien hechas y con soltura. Se haría necesario sedar fuertemente al caballo y anestesiarle los menudillos para que se pudiera sostener sobre una de las manos. Por eso, es preferible darle un soporte provisional con cualquiera de los métodos que citamos,con los cuales, por su efectividad y por la rapidez con que se hacen, la mayoría de los caballos no necesitan sedación.

  Tras un periodo de recuperación de la infosura aguda, cuando el caballo ya se ha recuperado o ha mejorado de las causas que provocaron la infosura, es necesario reconocer exactamente cuales han sido las secuelas de la misma en el interior del pie, para poder establecer un plan de herraje que permita recuperarse de las lesiones o cuanto menos paliar sus consecuencias. Generalmente, pasados quince o veinte días desde que se declaro la infosura, las lesiones ya se han estabilizado y los exudados procedentes de la hemorragia producida por las laminillas desgarradas, han sido reabsorbidos por el propio organismo o han drenado en forma de abscesos. Ha llegado el momento de sustituir el apoyo provisional que le ha conferido el veterinario por un herraje adecuado.

  A fin de conocer el verdadero estado de las estructuras del pie, se le hacen al caballo unas radiografías para ver el ángulo del hueso tejuelo con relación al estuche córneo. Una radiografía lateral es indispensable para conocer el grado de rotación  o de hundimiento del hueso tejuelo dentro del pie. También es muy interesante la obtención de una radiografía frontal que nos indicara posibles basculamientos laterales del tejuelo. A menudo, los veterinarios hacen radiografías el mismo día en que se produce el ataque de infosura. Esto no es malo, pero es preferible hacerlas pasados unos días, cuando las lesiones se han estabilizado. Si debemos dar un apoyo al hueso tejuelo, debemos de fiarnos de unas radiografías recientes, pues las condiciones del mismo pueden haber cambiado durante los días transcurridos desde la infosura hasta el día en que vamos a herrar al caballo. Para tener referencias en las radiografías, se colocan diversos marcadores de metal, que al ser radioopacos aparecerán claramente definidos en las placas. A este efecto se puede colocar una chincheta en la punta de la ranilla y un alambre metálico en la línea de las lumbres, para la radiografía lateral o dos alambres situados en las cuartas partes del casco para la radiografía frontal.

  Gracias a las radiografías, conoceremos el grado de rotación o hundimiento del hueso tejuelo y su situación exacta con relación al estuche córneo. Si pretendemos dar al pie un apoyo concreto, debemos de utilizar medidas exactas. Un apoyo demasiado trasero no cumpliría los objetivos deseados, y un apoyo demasiado delantero seria susceptible de provocar un absceso por compresión en la palma. Si el apoyo no cumple su funcion, la infosura pasa al estado de crónica, con las secuelas y deformaciones que todos conocemos.

  Desde antiguo se han ideado varios procedimientos para aportar apoyo al interior del pie. Todos los métodos coinciden en dos premisas básicas: aportar el mayor apoyo posible a las estructuras posteriores del pie, las menos afectadas, e impedir en lo posible el apoyo y la tracción sobre las laminas desgarradas que supone la tapa de las lumbres. Las nuevas tecnologías han aportado nuevas herramientas y materiales que el herrador sabe utilizar en provecho del animal, pero a menudo, los condicionantes económicos nos obligan a seguir utilizando los métodos antiguos, igualmente eficaces, pero  que a su vez exigen un mayor conocimiento de la anatomía del pie y de las técnicas a emplear. Vamos a describir someramente algunas de las  mas empleadas para herrar un caballo que se esta recuperando de una infosura.

 

2006236448249265267_rs 

 

  Herradura Napoleónica o invertida. Básicamente se trata de una herradura colocada al revés. Pretende dar una amplia base de apoyo a la región dorsal del casco, a la vez que impide el apoyo y traccionamiento de la tapa en las lumbres. La tapa de las lumbres se le elimina o se le da una angulacion tal que no le permita apoyar en el suelo.En la ilustración,la yegua disponia de una buena ranilla y vivía en un prado de suelo blando en el que el apoyo de la palma estaba garantizado.

napoleonica 

   Herradura Napoleónica con plantilla de poliuretano rigida y almohadilla de silicona.Permite el apoyo de la región dorsal del casco a la vez que protege a la palma.  

 101.10.04027

 

   Herradura Napoleónica construida con resina acrílica. Foto cortesía de Enrique Santos, herrador de Zaragoza.

 

 vvv

Herradura Napoleonica con plantilla soporte Myron Mclane,cortesía de Enrique Santos.La plantilla lleva incorporada una ranilla artificial,que apoyandose en la propia ranilla del caballo,hace la función de una herradura de corazón, que impide hundirse a las estructuras internas del pie.

 hpim0240

Herradura de corazón.Se trata de una herradura que lleva un soporte rígido para la ranilla. Es una herradura difícil de hacer y de ajustar. Necesita de una ranilla sana para que pueda dar apoyo al tejuelo y para su correcta colocación se hace imprescindible una radiografía con referencias.

 imagen2539jv

   Las nuevas tecnologías han desarrollado toda una gama de acrílicos y siliconas de secado rápido, que permiten realizar todo tipo de ortopedias de un modo relativamente sencillo y eficaz.En la fotografia,cortesia de A.Lazaro, herrador de Salamanca, vemos como se ha empleado una almohadilla semidura acrilica para dar apoyo a la region dorsal del casco.

 100_0152

 

  En algunos casos, se llena el hueco de la palma de almohadilla plantar semirrigida. Las casas comerciales ofrecen al herrador toda una amplia gama de productos de diversas calidades y durezas, a fin de que se pueda elegir la solucion que mas convenga en cada caso.

  La coordinación y colaboración entre el veterinario especialista en équidos y el herrador se hace indispensable en el correcto tratamiento de la infosura, donde cada uno de los profesionales juega un papel estrechamente relacionado con el otro. La infosura es uno de esos casos en que una secuela de una enfermedad, ha pasado a designar a la propia enfermedad, debido a la gravedad de las mismas. De la atención y del grado de colaboración que ambos profesionales dediquen al caballo, dependerá la feliz recuperación del mismo.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies