Herraje vizcaino o de Vitoria

 05092007326

 

A los, ya escasos, caballos y mulos destinados a la saca de madera de los montes de la cornisa Cantábrica y Pirineos, aún se les sigue herrando hoy día con un tipo de herraje conocido desde antiguo con el nombre de Herrado vizcaíno o de Vitoria.

  Las herraduras vizcaínas son anchas de tabla, estrechándose a partir de las cuartas partes. Así mismo, los talones se adelgazan progresivamente y se doblan sobre los pulpejos, protegiéndolos de los golpes. Las claveras son carniceras, y se reparten en las ramas, incluso por detrás del punto mas ancho del casco. Las herraduras vizcaínas llevan un fuerte abombado o justura ,para evitar el asentado, pues era frecuente que fueran los propios arrieros y mozos de mulas los encargados de herrar a los animales.  

Este tipo de herraje, considerado hoy en día como antifisiológico y nocivo para el casco, respondía a la necesidad de realizar un herraje duradero, en el que fuese fácil reemplazar la herradura perdida. Este tipo de herraje, se debe de considerar desde la óptica de unos tiempos duros y difíciles, de trabajos en el monte y en las minas, en los caminos y carreteras, en las sirgas de los canales o las labores del campo. Eran días en que primaba mas la producción que la propia salud de los animales y de las personas.