Hormiguillo.

 

“Siempre que a resultas de un proceso inflamatorio se separa la tapa del tejido subyacente, y como consecuencia, hay exudación, hemorragia o destrucción mas o menos profunda de la membrana queratógena se produce una cavidad entre la muralla y el casco.
Esta cavidad encierra los productos de la inflamación y de la hemorragia, acompañados de elementos mas o menos queratinizados procedentes de ese proceso inflamatorio del tejido reticular. El agua que entra en la composición de ese tejido reticular se evapora a través de la tapa la cavidad queda llena de un polvillo de color variable,.a veces moreno, que los antiguos creyeron que era casco desprendido y que por su semejanza le dieron el nombre de hormiguillo.” (Alcañiz y Permasse)

No todas las invasiones de hongos y bacterias en el casco son hormiguillo propiamente dicho, Los hongos y bacterias presentes en el suelo son oportunistas y no atacan al casco si no hay una causa anterior que les facilite el camino. Hoy día se llama hormiguillo a cualquier onicomicosis (invasión de hongos), pero en realidad, el origen del hormiguillo es mecánico. En el fondo subyace un mal aplomado o una mala conformación que produce distorsiones en el casco cuando carga peso. Estas distorsiones van separando la muralla del interior del pie, produciendo tejido hemorrágico y cicatricial que se ve invadido por microorganismos procedentes del suelo. De nada sirve tratar al hormiguillo con productos de cualquier tipo si no se corrigen las causas primitivas del porqué se produce el hormiguillo.

Esta burra se ha quedado coja de una mano. El veterinario ha detectado una gran cavidad entre la muralla y el interior del pie en las lumbres. Ha sacado alguna radiografía que ha confirmado su diagnostico y ha recomendado llamar a un herrador competente. Ha hecho bien, porque el tratamiento del hormiguillo no consiste en aplicar productos químicos en la zona, esperando que se cure. El tratamiento del hormiguillo es tarea principalmente del herrador porque su origen es mecánico.

En la foto vemos como la burra tiene un eje casco cuartilla muy quebrado hacia delante. Esta conformación es natural en los burros y mulos, pero a veces se exagera por mala gestión y se vuelve patológica. Aunque no podemos verlo en la foto, los talones están muy largos y a distinta altura uno de otro. Debido a esto, cada vez que el casco carga peso se produce un movimiento de cizalla, es decir, el casco se retuerce y distorsiona tomando como centro de distorsión el centro de las lumbres. Se produce un desgarro laminar y una inflamación, que es lo que nos lleva al origen del hormiguillo, como decíamos mas arriba.

Vemos la cavidad entre la muralla y la interfaz laminar, lo que serian las laminillas. Los burros no parecen sentirse muy incómodos cuando su palma apoya en el suelo, por lo que no es probable que ese sea el origen de la cojera. Sin duda, la fuente del dolor esta situada mas arriba, en el fondo de la cavidad.

 

La radiografía permite ver el alcance de la cavidad, ya muy cerca del hueso tejuelo. Es en el fondo de esa cavidad donde se produce el desgarro y el dolor a causa del retorcimiento y la distorsión del estuche córneo. No son las bacterias y los hongos quienes van carcomiendo el casco y agrandando la cavidad. Es el movimiento del estuche córneo sobre el hueso quien abre el camino a los hongos y bacterias.

La masa blanca y radioopaca que se ve entre la cavidad y el hueso es el polvillo al que se refieren los maestros Alcañiz y Permasse. Es material hemorrágico que aun no se ha desecado lo suficiente como para desprenderse y aumentar la cavidad.

Un aplomado correcto es la base para luchar contra el hormiguillo. En tanto no se eliminen las causas que dan origen a cualquier enfermedad, ésta persistirá siempre, y aplicar líquidos cáusticos no es sino luchar contra los síntomas, no contra la enfermedad.

Una vez recortado convenientemente se detienen los movimientos de cizalla. Los burros y los mulos no tienen talones altos de manera natural. Son cascos muy bajos de talones porque en ellos la ranilla funciona sirviendo de apoyo como lo hacen las almohadillas plantares de los rumiantes. Cuando a un mulo o a un burro le crecen los talones es porque la ranilla crece demasiado y no se desgasta debido a las condiciones de vida del animal. El burro es un animal de climas semidesérticos o desérticos, no de prados verdes ni de paddocks con pienso y paja.

Con la tenaza de filos curvos eliminamos la tapa hueca y aparece el hormiguillo propiamente dicho. Se puede ver el porqué del nombre, que parece el material con que las hormigas hacen sus hormigueros. Esa sustancia es la que se ve muy blanca en la radiografía. Cuando con el calor se haya desecado lo suficiente, se caerá al suelo por la cavidad y esta se verá agrandada.

Cuanto mayor sea la cavidad, mayores son las fuerzas de distorsión del estuche córneo y a mayor velocidad crecerá la cavidad. Hasta que llega un momento en que el animal se queda completamente cojo.


Con la legra limpiamos todo el tejido purulento, mas allá de donde parece haberse acabado. El punto que señala la flecha está muy blando y doloroso. A pocos milímetros se halla el hueso tejuelo, como veíamos en la radiografía. Es en esta zona donde se produce el desgarro continuado, el dolor y la cojera.

Como medida profiláctica limpiamos bien toda la zona con agua oxigenada y un cepillo para eliminar toda la suciedad. Aplicamos el gel azul de Mustad y se cubre con un vendaje acolchado. No es necesario herrar. Decíamos mas arriba que los burros son capaces de caminar sobre su palma sin mostrar incomodidad. Se le renovara periódicamente el vendaje y una vez cornificada y seca toda la zona se devolverá al paddock.

Los burros son animales que padecen mucho de los cascos debido a las condiciones de estabulación. Son animales diseñados para comer poco y malo, es decir lo que crece en parajes desérticos. Aparte de los trastornos metabólicos en general, sus pies parecen ser los que mas sufren con este estilo de vida. La inmensa mayoría de los problemas de los cascos de los burros vienen por mala gestión, porque se dejan largos y no se recortan todo lo necesario que se debiera. Por eso entran en un circulo vicioso de deformaciones, infosuras subclínicas y cuadros patológicos de todo tipo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies