Infosura con prolapso del hueso tejuelo

 1a

 

   Desde antiguo, se ha venido definiendo al caballo como una estatua de oro con los pies de barro. Esto es así, porque el caballo, durante su evolución, ha transformado la mano original de los mamíferos en un largo y único dedo, capaz de dotarle de gran velocidad, pero que a su vez, es extremadamente delicado. Así pues, tenemos que la mayor número de las enfermedades invalidantes para el caballo son cojeras, y de estas, la inmensa mayoría hallan su origen en la región situada por debajo del menudillo, es decir, el dedo.

 

   La unión del sistema de laminillas que unen la uña del caballo con el hueso tejuelo o tercera falange, es un prodigio de evolución, pero a su vez es un sistema extremadamente delicado. Tan delicado que se rompe fácilmente y esto condena al animal a una muerte inexorable a manos de los depredadores cuando vive en libertad. La infosura rompe el sistema de laminillas y priva al dedo de su funcionalidad, imposibilitando un correcto apoyo. Esto es lo que le ha ocurrido a este potro PRE, que ha sufrido una infosura muy grave, al extremo de que el hueso tejuelo en ambas manos ha perforado la palma y protruye al exterior.

 

 

   Cuando abordamos al caballo, nos lo encontramos en la clásica postura de los infosados agudos. El animal adopta la postura que menos dolor le causa, intentando apoyarse solamente con los talones de las manos. En las infosuras, los mayores daños se presentan en la parte anterior del casco, respetando casi siempre los talones. El caballo extiende sus manos exageradamente, buscando apoyarse en los pulpejos para no tener que cargar peso sobre las lumbres. El sufrimiento y el dolor que experimenta el potro salta a la vista. El caballo deriva el peso sobre sus pies, lo que estresa sus corvejones y cascos posteriores. Por otra parte, el sufrimiento crónico afecta a su estado en general. El pobre caballo está en un estado de carnes francamente penoso.

 

   A pesar de que muchas personas han aconsejado  el sacrificio humanitario del animal, su dueño ha decidido apostar por el caballo y darle una oportunidad. Si el caballo es capaz de aprovecharla, podrá llevar una vida pacifica como semental, dada su ascendencia genética, perteneciente a una famosa línea de caballos PRE y a su capa negra.

 

2 

 

   Un rápido vistazo al estado de sus cascos, nos proporciona mucha información. En primer lugar observamos como los ceños  se juntan en la corona y se separan en los talones. Esto ocurre en la mayoría de los cascos infosados, pero dependiendo de la gravedad de la enfermedad, podemos encontrarnos mayor o menor presión en la región delantera del casco. En este caso podemos ver un gran abultamiento en las lumbres, justo por encima del rodete coronario. Esto nos indica que en su colapso, el casco empuja al rodete hacia arriba. En tanto el rodete se vea sometido a esta presión y a este empuje, será incapaz de generar casco de calidad y no puede restaurarse el engranaje de las laminillas. Se  hace  necesario liberar esta presión practicando un surco subcoronario, como veremos mas adelante.

 

   El casco ha sido herrado con unas herraduras al revés y una plantilla azul. El herrador, que ha oído campanas sin saber dónde, ha colocado una herradura al revés, pero sin criterio anatómico alguno. Por otra parte, la plantilla de plástico impide el correcto drenaje de los exudados producidos por la herida. 

 

 

 3

   Una vez blanqueada la palma, podemos observar los daños producidos por la rotación del tejuelo. Su punta ha perforado la palma y aparece en el exterior. La flecha roja señala la punta del hueso. Por el orificio, se van escurriendo todos los líquidos procedentes de las hemorragias producidas durante la rotación y los exudados provenientes de la gran irritación que sufre el interior del pie.

 

 

 4

 

   La otra mano presenta un aspecto parecido. El interior del pie se halla infectado por bacterias procedentes del suelo, que exhalan un pus negro y fétido. Es crucial eliminar lo antes posible esta infección para que el pie pueda regenerarse y curarse.

 5

   La rotación del tejuelo produce dos puntos principales de presión y de dolor. Por una parte, su punta presiona la palma hasta el extremo de romperla. De otro lado, la apófisis extensora, también llamada eminencia piramidal, presiona el rodete coronario. Por tanto, debemos de eliminar o de disminuir en lo posible esta presión. Ya que no podemos enderezar el hueso tejuelo rotado, podemos tumbar al casco por detrás, a fin de que el hueso no apoye de punta sobre la palma. Esto se consigue rebajando los talones lo mas posible. Incluso si esto no es suficiente, podemos utilizar herraduras compensadas puestas al revés, o utilizar cuñas plásticas.

6 

   El herraje ha de ir encaminado a dar soporte al pie y sus estructuras internas, a la par que evitar que la región anterior del casco, desprendida del pie, pueda cargar peso y ejercer tracción sobre las laminillas desgarradas. Las líneas rojas simbolizan la dirección de las falanges en el interior del casco. A pesar de que el aspecto exterior, con los talones muy rebajados, puede hacer pensar que el eje casco cuartilla esta roto hacia atrás, en realidad, y debido a la rotación del tejuelo, el eje esta muy roto hacia delante.

 

   Para poder proporcionar un soporte al pie, solamente disponemos de la zona del casco posterior a la punta del tejuelo prolapsado. Una pequeña parte de la tapa,.la ranilla, las barras y los bulbos de los talones son los encargados de sostener al caballo en tanto se recuperan las lesiones producidas por la infosura.

 

   Hemos tomado una herradura  de aluminio Colleoni, compensada en tres grados y le hemos dado la forma de U. Sus callos han sido redondeados de manera que el punto mas ancho coincida a la altura del hueso tejuelo prolapsado. De esta manera, la herradura actúa como si de una herradura de rail o banana se tratase. El caballo apoya en el punto de la herradura que mas cómodo o menos doloroso le resulte. Por detrás, la herradura se extiende hasta la vertical de los pulpejos, a fin de sostener el menudillo y de reclutar  en lo posible la pared dorsal de los talones para colaborar en el reparto del peso. Una plantilla de rejilla Luwex mantiene en su sitio una silicona de dureza media, que distribuye peso sobre la ranilla, barras, parte de la palma respetada y las paredes de los talones.

 

 

7 

 

   Vista palmar del herraje. El apoyo solamente puede realizarse en puntos situados por detrás del centro de presión del casco, por lo que la silicona no puede pasar de la punta de la ranilla. Para que la silicona no traspase este punto, encoframos un tabique con plastilina. A continuación vendamos todo el pie con film plástico e introducimos la silicona por un agujero. Pasados unos minutos, la silicona ha fraguado y podemos retirar la plastilina, a fin de que no produzca alguna presión anómala en el borde de la herida.

 

   En la fotografía, vemos marcado con el numero 1 la silicona Luwex M9.Con el numero 2, de un blanco mas nítido, los restos de la plastilina y con el numero 3 el borde anterior de la plantilla de poliuretano Luwex.

 

   El hueco correspondiente a la palma rota, queda completamente libre para poder practicarle las curas correspondientes y permitirle drenar todos los líquidos liberados en el interior del pie. Será tratado con Betadine hasta lograr la desinfección y posterior cronificación. Toda la tapa anterior a la punta del hueso tejuelo, completamente inútil, será resecada para evitar que pueda cargar peso en ningún momento del apoyo

 8

   Con el herraje hemos conseguido aliviar la presión que el hueso tejuelo ejerce sobre la palma, pero aun nos queda otro punto de dolor y de presión producido por la rotación del hueso tejuelo. Así, el proceso extensor, es decir, la pequeña eminencia del hueso en la que se inserta el tendón extensor del dedo, presiona sobre el rodete coronario, impidiéndole nutrirse correctamente. Esto hace que el tejido corneo producido en esta zona sea de menor calidad y que crezca mas lentamente que el resto del casco no tan afectado. Esta es la causa de que en los cascos infosados los ceños se aproximen en las lumbres en tanto que divergen en los talones

 

   Además, en tanto que la tapa de las lumbres permanezca separada del hueso tejuelo, el casco naciente no podrá nunca acercarse a la nueva dirección del hueso y restaurar en lo posible la inserción de las laminillas. Es necesario romper este circulo vicioso, y ello se consigue practicando un surco por debajo de la corona. De ahí su nombre de surco subcoronal. El surco evita la presión que la muralla hace sobre el rodete coronario y permite al nuevo casco crecer sin la tracción ejercida por el resto del casco en las lumbres.

 9

   El surco subcoronal se practica a una distancia no inferior a un centímetro o centímetro y medio de la línea que separa el casco del pelo. Esto nos asegura no dañar las papilas productoras de tejido corneo en el caso de que profundicemos demasiado con la legra  y nos deja un trozo de casco que servirá de guía o de tutor al casco que vaya creciendo.

 

   Un buen método de realizar el surco subcoronal consiste en marcar una línea-guía con el canto de la escofina y después profundizar con una legra de anillo bien afilada. En cuanto aparezca el stratum medium de la tapa de color mas blanquecino, se debe de actuar con mucho tacto, para no provocar hemorragias.

   

   La longitud del surco subcoronal depende de la intensidad del colapso del casco a nivel de las lumbres. Generalmente, la doblez del casco no va mas allá de las lumbres y los hombros, con lo que no será necesario llevar el surco muy atrás.Por otra parte se debe de considerar que el surco subcoronal es una técnica muy agresiva, que puede presentar efectos indeseables, como una infección a nivel de la corona o que la nueva tapa crezca de manera aberrante. Por tanto se debe de utilizar solamente cuando la gravedad del estado del animal presuponga mas beneficio que daño.

 

   Hasta hace pocos años se empleaba una técnica de resección consistente en eliminar toda la tapa por debajo del surco subcoronal. Esta técnica se abandonó debido a que además de significar una puerta de entrada a posibles infecciones secundarias, el casco se podía desestabilizar al perder el “efecto puente” que hacia la tapa en lumbres. Con el surco subcoronal, que respeta la pared por debajo del mismo, la desestabilización se previene y no es necesario fijar los bordes del casco con puentes metálicos atornillados o pegados.

 

 

 10

 

   Para proteger la herida abierta del contacto con el suelo, se venda el pie con pañales de bebé, una manera práctica y barata de conseguir un vendaje efectivo y duradero. Durante varios días se le practicaran curas y se ha de mantener al caballo en una cama confortable. Es de esperar que a medida que las heridas se curen, el caballo pueda ir moviéndose con mas comodidad. En unas semanas renovaremos el herraje, adaptándolo a la nueva manera de apoyarse el caballo.