Infosura crónica

   La infosura crónica es sin duda un grave problema para el caballo. Las lesiones le impiden volver a ser un caballo normal y sano al cien por cien. Al igual que en los humanos que han sufrido un infarto y nada vuelve a ser igual, el caballo que ha pasado por una infosura es un caballo completamente distinto  y necesitará adaptar su modo de vida a su nuevo estado. Una vez se ha infosado el caballo, es un caballo infosado para el resto de su vida.

 

   La gravedad de las lesiones puede ser de muchos grados. Desde un ligero ensanchamiento de la línea blanca hasta la protusión del hueso tejuelo a través de la palma, son muchos los diferentes grados de infosura. A mayor grado de infosura, mayor grado de invalidez. A menor grado de infosura, el caballo es mas funcional, hasta el punto de poder desarrollar una vida casi normal.

 

   No podemos revertir la infosura una vez desencadenada. Lo que si podemos es evitar, desde el herraje, que las secuelas sean verdaderamente graves. Tampoco podemos curar por completo las secuelas de una infosura, pero si podemos conseguir, desde el herraje, que un caballo disminuya en varios grados su infosura. Es la diferencia de una infosura bien gestionada a una infosura que se ha dejado evolucionar a su antojo. El resultado puede ser que un caballo que se creía ya inválido, puede recuperarse lo suficiente para poder trabajar como caballo de paseo. Como el caso de hoy: una yegua infosada que se ve incapaz de moverse por cualquier suelo con piedras.

 

 

   Efectivamente. Desde el box hasta el herradero, esta yegua dió no menos de diez tropezones, claudicando con evidentes muestras de dolor cada vez que su casco apoyaba en una superficie irregular. Los propietarios refieren que el animal ha venido tratándose de manera conservadora, es decir, herrándole como si estuviese normal. Sin embargo, en las ultimas semanas, la cojera ha sido evidente y ha invalidado por completo.

 

   Podemos ver en las fotos el aspecto exterior de sus pies. Unas lumbres exageradamente largas, unidas a unos talones sobreelevados con ceños divergentes, mas anchos en los talones que el las lumbres, anuncian una infosura crónica. La cuartilla es muy recta. Esto nos permite aventurar que el eje casco cuartilla está muy roto hacia atrás, señal de que la rotación no se refiere solamente al hueso tejuelo. Es muy probable que la rotación sea capsular y no falangiana. Es decir, que es el casco el que está desplazado, no los huesos del pie.

 

 

   Vista de la palma. La superficie de la palma es totalmente plana, como si se hubiese lijado con una niveladora. Es la característica principal de los cascos palmitiesos, en que la suela tiene tan poco grosor que no es capaz de proteger el interior del pie de los impactos y de la presión ejercida por las piedras y obstáculos del camino.

 

   Como ya habíamos descrito en otros artículos, el dolor en el caballo infosado tiene dos fuentes principales. De una parte, la palanca ejercida por la muralla aberrante tira constantemente de las inserciones que aun quedan sanas y esta tracción origina dolor y microhemorragias,. De otra, la punta del hueso tejuelo presiona sobre el corion de la palma y produce la típica lesión de media luna en la punta de la ranilla. Sin embargo, los caballos palmitiesos apenas presentan la semiluna hemorrágica, pero si que tienen sensibilidad en toda la palma. Esto es debido a la rotación capsular, que hace el efecto de "subir el casco" con lo que el corion se presiona contra el hueso. La diferencia consiste en que si es el hueso tejuelo quien rota, la presión se realiza en una línea semicircular, pero si es el estuche corneo quien se gira, la presión se realiza en toda la palma.

 

 

   La otra mano, aunque no tan alargada, presenta los mismos síntomas. Llama la atención la forma que adquieren los talones, remetiéndose en la punta. La sensibilidad en las palmas es muy grande, llegando a dolerse por la sola presión de mi dedo pulgar. No es de extrañar que el pobre animal saltase de dolor cada vez que pisa una piedra.

 

 

   Como siempre, las radiografías son fundamentales en la correcta gestión de la infosura crónica. En esta podemos ver como efectivamente, las tres falanges del dedo conservan un aceptable grado de alineación, en tanto la muralla adquiere una anulación exagerada con respecto a la superficie dorsal del hueso tejuelo.

 

   El borde solar del hueso tejuelo es totalmente plano o casi plano. Destaca la poca distancia entre el hueso y el suelo. La suela es delgadísima y no puede proteger al hueso ni al interior del pie.

 

 

   En la radiografía de la mano derecha vamos a trazar las líneas que nos permiten adaptar el herraje mas idóneo.

 

   -La línea roja señala lo que debiera de ser la lumbre correcta para ese hueso tejuelo, Así pues, vamos a eliminar con la escofina todo el material corneo que queda por delante de esa línea, y que no hace sino palanca que provoca dolor.

 

   -La línea azul es la vertical del COA, Centro de Articulación del Casco. Desde el punto de vista mecánico, debe de quedar mas casco hacia los talones que hacia las lumbres, a partir de este punto, para que el brazo de potencia (apoyo) sea mayor que el brazo de resistencia (palanca). Lo que no se consigue rebajando casco, se consigue añadiendo hierro con la herradura.

 

   -La línea verde representa lo que seria la herradura plana en caso de herrar al caballo con una herradura plana. Como se puede ver, hay mas superficie hacia los talones porque la herradura rígida se extiende hacia atrás todo lo que queramos. En el caso de que aun no fuese suficiente, se puede acortar por las lumbres, haciendo rolling, rocker, etc.

 

   -La línea amarilla representa el rolling o retroceso que debemos de dar al breakover o despegue del pie para que coincida con la vertical de la punta del hueso tejuelo. Así minimizamos la acción del tendón flexor profundo.

 

   Nosotros no vemos a herrar este caso con una herradura plana, pues estamos convencidos de la gran mejora que supone el herraje de banana. Este herraje, respetando todos los parámetros antes mencionados, permite además que el caballo escoja el punto de apoyo que mas cómodo le resulte, adecuando la alineación de sus falanges a su gusto.

 

 

   Manos a la obra. Blanqueamos ligeramente la palma y trazamos, a partir de la radiografía, el punto exacto  de la proyección del hueso tejuelo. En las lumbres, hemos trazado con el rotulador la cara interna de la cuña cicatricial que existe entre el pie y la muralla. A partir de esa línea hacia atrás, es pie del caballo. Hacia adelante, es material corneo aberrante que solo produce palanca. Con la tenaza de corte cortamos perpendicularmente.

 

 

   Hemos trazado en el casco la vertical desde el rodete coronario a la altura de las lumbres, y que coincide con el punto que hemos trazado a través de la radiografía. La línea roja representa el perfil que debemos de dar a la muralla para lograr el paralelismo con la superficie dorsal del hueso tejuelo.

 

 

   Tras un buen escofinado, el resultado es evidente. El casco presenta un aspecto mas funcional  mecánicamente. Ya  se ha minimizado el efecto palanca del casco aberrante de las lumbres. Solamente con esta acción, el animal se mostraría mucho mas cómodo. Ahora solo nos queda, además de mejorar aun mas su mecánica de movimiento, proteger la suela para que no se haga daño al pisar en terreno irregular.

 

 

   Y todo esto lo conseguimos con la herradura de banana. En este caso hemos elegido una herradura de aluminio Colleoni PPSK llamada vulgarmente "herradura Mercedes".Esta herradura es una herradura de corazón con barras laterales, que además de reforzar la barra de corazón, protege la palma. La hemos elegido porque aunque la plantilla de plástico compensada Mustad que utilizamos siempre es rígida, queremos asegurarnos de que la palma no recibirá cualquier presión exterior, aunque pise una piedra de punta.

 

 

   Un bonito herraje de banana, además de funcional. Al instante, la yegua se ha colocado de manera que ha enderezado su eje casco cuartilla. La herradura toca el suelo en el punto en que mas cómoda se encuentra. Este punto esta situado siempre entre la proyección del hueso tejuelo y el centro de la articulación del casco.

 

   Toda la incurvación de la herradura por delante del punto donde se apoya, hace efecto de rolling, mejorando la mecánica. A continuación vendamos el pie con film plástico transparente e inyectamos silicona a través de un agujero practicado con anterioridad en la plantilla. Esta silicona, además de impedir la entrada de suciedad y mejorar el reparto de las cargas, masajea la palma continuamente en cada pisada, favoreciendo el riego sanguíneo del corion y por ende, su recuperación.

 

   Que diferencia en el caminar de la yegua camino de su box. No se hace daño con las piedras y se mueve mucho mas cómodamente. Con una actitud mucho mas alegre, ni ella misma se lo cree. Nosotros si que creemos que tendrá una buena recuperación, que le permitirá, gracias al herraje de banana, poder proporcionar a sus dueños muchas tardes de paseos tranquilos junto al río Guadarrama.