Infosura crónica y placa de nylon

 uge1

   Las infosuras crónicas son, como su nombre indica, crónicas, es decir, no tienen cura. Una vez se ha roto el engranaje laminar, es completamente imposible su total recuperación. Durante el resto de su vida, el caballo padecerá las secuelas de una unión laminar debilitada, que le supondrán una minusvalía mas o menos acusada. 

   Ahora bien, esta minusvalía presenta diversos grados, y precisamente, con el herraje y los cuidados del propietario, se puede conseguir que la minusvalía sea la menor posible. De entre un caballo que apenas puede levantarse y que se mueve entre grandes aspavientos y un caballo con unas secuelas mínimas, que incluso le permiten competir, hay un gran trecho y muchas formas de sobrellevar una infosura crónica. 

   Presentamos hoy el caso de un caballo infosado crónico grave. Se trata de un semental PRE ya mayor, al que sus dueños tienen una gran estima y para el que buscan una buena calidad de vida que le permita permanecer suelto en un paddock. A pesar de que viene siendo herrado con unas herraduras napoleónicas y se le ha practicado un surco subcoronal, el caballo está muy cojo y dolorido, moviéndose con dificultad.

uge2 

 

  

 No disponemos de placas radiográficas recientes, aunque en su día se le hicieron y manifestaron una fuerte rotación de ambos tejuelos. Esto mismo resulta evidente al ver la dirección que adopta el casco nuevo que crece en las lumbres y lo sobreelevado de sus talones.    Al levantar, no sin esfuerzo, el pie del animal, ya nos hacemos una abundante idea del porqué de sus dolores y de su invalidez. No hemos limpiado la palma para que se viese mejor en la fotografía. De una parte podemos ver que las lagunas de las ranillas están llenas de viruta. Esto no es un problema, en incluso beneficia al animal. También podemos ver como la línea blanca está muy dilatada, convertida en una banda de tejido cicatricial. 

   La zona comprendida entre la punta de la ranilla y la línea blanca aparece plana y dura, señal de que apoya por completo en el suelo y soporta presión. Sin duda, esa presión se está transmitiendo a la punta del hueso tejuelo, que ya de por si justificaría gran parte del dolor y la cojera. Pero también podemos observar como las piedrecillas del suelo se clavan en esta palma, y eso es lo que mas le duele al caballo. Efectivamente, en cuanto limpiamos la palma e hicimos descansar el casco sobre una plancha de corcho blanco o de poliestireno, el caballo se sintió mas confortable y predispuesto a dejarse levantar la otra mano.

 

 uge3

   Estos datos nos dan una idea de las necesidades del caballo. En este caso hay dos elementos que son los que provocan dolor al caballo y esos son los elementos que hay que suprimir. De una parte, la deformación del casco, que provoca un efecto palanca muy importante y la debilidad de la suela, que no es capaz de proteger la punta del hueso tejuelo rotado.    La extensión del casco hacia adelante es fácil de suprimir, cortándola o eliminándola con la escofina. La suela se puede reforzar con una plantilla de las muchas que existen en el mercado. Al pie se le puede dar soporte con una herradura de corazón o material de impresión dental.

   El problema nos viene cuando intentamos diseñar una herradura para este pie tan deformado. Si diseñamos la herradura ideal, con la forma del hueso tejuelo, con el breakover o punto de salida del pie justo debajo de la punta del hueso tejuelo y que además tenga una barra de corazón para dar soporte a la ranilla, nos encontramos que no tenemos donde clavarla, al estar la tapa muy alejada del interior del pie debido a la cuña cicatricial. Si fabricamos una herradura con la forma de la tapa para poder clavarla al casco, nos encontramos que estamos herrando las extensiones y deformaciones del casco, con lo que las perpetuamos y no conseguimos efecto mecánico alguno. 

   Todos estos problemas son fácilmente solucionables si empleamos el sistema de herraje con placa base de nylon, que hemos desarrollado el veterinario Joaquín Agüeros y un servidor. En la fotografía podemos observar la sencillez del método y la vez la efectividad del mismo. Recortamos una placa base de nylon de un centímetro de gruesa y la clavamos al casco con clavos de cabeza plana PG. Bajo la placa hemos colocado material de impresión dental, aunque también se puede encofrar con film plástico e introducir por un agujero cualquier almohadilla plantar del tipo Luwex. 

   Sobre la placa base de nylon atornillamos con tirafondos de carpintero una herradura que se corresponde con la verdadera forma y tamaño del pie del caballo, es decir, aquel que ha quedado por dentro de la línea blanca. La herradura, completamente normal, tiene un pequeño rolling forjado en todo su derredor, que le permite mayor facilidad en los movimientos laterales.    Hemos conseguido, con sencillez y a un coste económico muy bajo, una herradura que suple a la vez a la plantilla y a la barra de corazón. Efectivamente, el grueso de la placa base de nylon de un centímetro, proporciona una protección muy alta a la palma, pudiendo estar seguros de que por muchas piedras que pise el caballo, no notará ninguna. A su vez ,la rigidez de la misma, actúa como una barra de corazón, que con el material de impresión dental que hemos colocado proporcionará un correcto soporte al interior del pie. Y con la herradura fullrolling que le hemos colocado debajo del hueso tejuelo, aseguramos un breakover excepcional en todo el pie, minimizando la tracción de tendones y ligamentos, y facilitamos la mejor recuperación posible para el engranaje de las laminillas.

 

uge4 

   Vista lateral del pie una vez herrado. Habíamos rebajado fuertemente los talones, buscando acostar el hueso tejuelo hacia atrás y que no incidiese tan de punta en la suela. Este rebajado, se ve compensado, a efectos de tensión sobre el tendón flexor profundo, por el material de impresión dental, que en la zona de los talones queda interpuesto entre la placa base y el talón .Así, los talones sobreelevados pueden descender, hundiéndose poco a poco en el material de impresión. 

   También hemos aumentado la longitud del surco subcoronal, llevándolo todo en derredor del casco, donde este se halla extendido y deformado en su mitad inferior, a fin de impedir que estas deformaciones continúen arrastrando a la tapa de nueva formación.   Compárese el punto de giro del casco con la herradura puesta y antes de herrarlo. Hemos retrocedido el punto de giro o breakover 4 cm.

 

uge6 

   Todo el tejido córneo situado por debajo del surco subcoronal esta muerto y separado del  interior del pie. Se debe de evitar su apoyo en el suelo a fin de que no haga palanca sobre el nuevo casco. Hasta no hace muchos años se solía eliminar por completo, abriendo una gran resección en forma de ventana. Hoy día, esta técnica se ha quedado obsoleta y se prefiere el surco subcoronal, que persigue el mismo efecto y no provoca desestabilización en el casco. Cuando la cantidad de casco muerto es poca, se suele cortar en ángulo de 45º y se va eliminando con los sucesivos herrajes hasta su total desaparición. 

   En este caso el casco muerto es de una tamaño considerable y vamos a eliminar una gran parte. Es muy normal encontrarse que este tejido corneo muerto esta totalmente petrificado. La muralla y la cuña cicatricial, al no poder hidratarse con el torrente sanguíneo, se desecan y adquieren una dureza tal que ni las mejores tenazas ni la escofina mas afilada pueden hacer nada contra ella. En estos casos, es muy útil el disco de 23 dientes utilizado para recortar los casos a las vacas, y que acoplado a la amoladora de mano, nos presta un gran servicio.

 

uge5 

 

   No hemos practicado una gran refección en la pared del casco. Simplemente hemos eliminado la mayor parte del tejido muerto, conservando el suficiente para que haga de puente entre las dos mitades del casco y este no se desestabilice.    La mejoría del caballo es notoria una vez realizado el herraje. Ahora bien, este es el primer paso de todo un proceso que durará lo que le dure la vida del animal. Si se le practica un herraje eficiente, conseguiremos, además de que el caballo tenga buena calidad de vida, que el estuche córneo adquiera una forma mas funcional, sin ese aspecto de babucha. Las lumbres del casco adquirirán una dirección mas paralela al hueso tejuelo y los talones no tendrán tendencia a sobreelevarse. El caballo no se hará daño al pisar con las piedras y en general llevará una vida mas saludable y cómoda. Lo que se merece, tras haber dado tantas y tantas satisfacciones a sus dueños.

 

———————————————–

 ug2a

 

   Ocho semanas después hemos renovado el herraje.Nos ha sorprendido gratamente la alta recuperación experimentada por el caballo.Cuando era incapaz de apoyarse en las dos manos,ahora se atreve con un timido trotecillo.El herraje no presenta ninguna novedad.Hemos eliminado un poco mas de pared dorsal y el casco adquiere cada vez una forma mas funcional.

gri3 

 

   Seis semanas después, el caballo está prácticamente irreconocible. Ha ganado peso, su pelaje es brillante y sobre todo, vuelve a tener la actitud desafiante del semental que fue un día. Sus dueños, nuevamente ilusionados con el animal, se plantean, no solo cubrir esta primavera, sino poder dar algún pase sobre su lomo en el verano. Me gusta ser cauto y no alentar esperanzas que pueden no cumplirse, pero lo cierto es que el caballo nos ha sorprendido a todos con su fantástica recuperación.    En este herraje, quiero darle al caballo un poco mas de salida, a la vez que conservar el  sistema de la placa base de nylon. La herradura de hierro que va atornillada a la placa base de nylon no levanta el casco mas de 8 mm y no es suficiente para  el breakover que queremos darle. Es cierto que podría colocarle una herradura rock and roll, pero no lo es menos que nuestro sistema de herraje con placa  de nylon busca aunar eficiencia y economía.

    En esta ocasión le voy a colocar un zapato de madera atornillado a la placa base. En el herraje anterior, los tornillos fijan la herradura a la placa base. En este caso, los tornillos atraviesan la placa base y se insertan en la madera. El zapato lo construimos con un material moderno, llamado DM (Densidad Media).Se trata de un tablero artificial de madera y resinas, que sustituye en muchos casos a la madera maciza en muebles y portería. Es totalmente estable y no tiene veta de ningún tipo. Es un poco mas pesado que el contrachapado de madera, pero es mejor en densidad a un precio casi igual.

    En la foto podemos ver el herraje ya practicado. Una vez clavada la placa base con clavos de cabeza plana, se ajusta el zapato de madera y se fija con tornillos. En este caso, como se trata de un caballo con infosura crónica, en la zona de las lumbres hay un gran espacio entre la tapa y el tejuelo, lo que nos permite introducir dos tornillos largos, que atraviesan la muralla, la placa de nylon y el zapato. Lateralmente y por el borde del casco, varios tornillos mas pequeños y de un calibre 2'5 mm atraviesan la placa de nylon y el zapato de madera.

 gri1

 

   Como se puede ver, los tornillos no sobresalen en absoluto, a diferencia de los tornillos laterales que se colocan en los zapatos de madera y que han de ser envueltos en una venda de fibra de vidrio.   El breakover lateral es excelente y el caballo lo agradece en los giros, pues disminuye muchísimo la tensión en el tejuelo

gri2 

   Vista inferior del zapato de madera DM. La línea roja señala  el punto de quiebre o breakover y que coincide en la vertical de la punta del hueso tejuelo. Esto es lo que nos asegura la mínima tensión posible en el tendón flexor profundo y que es la base de cualquier recuperación en infosuras.

 ugena3jun

 

Cinco meses después del primer herraje,el caballo se mueve con soltura.Ha mejorado espectacularmente su condición fisica y su actitud.Se ha herrado con unas herraduras de banana y su joven dueña podrá comenzar un programa de entrenamiento sencillo,con paseos cortos.