Infosura de Directora,primer herraje

 

 

  El tratamiento de la infosura aguda se lleva a cabo únicamente por el veterinario. Este, administra al caballo los medicamentos pertinentes y a su vez le proporciona un apoyo de emergencia. Realmente, es una perdida de tiempo y esfuerzo el intentar herrar al caballo en los primeros estadios de la infosura. Amén de lo trabajoso de la empresa, debido al dolor del caballo y la incomodidad de trabajar sobre los cascos cuando el caballo está acostado, debemos de tener en cuenta que en  esta etapa temprana, los cambios se suceden rápidamente. Quizás lo que hagamos ahora mismo, dentro de una hora sea totalmente contraproducente para el caballo.

 

   El apoyo de emergencia suele consistir en una placa de poliestireno que se sujeta con cinta americana. El casco se hunde en la placa y deja una impronta que reparte el peso por la palma y la ranilla. También se pueden escayolar el casco, colocando una venda completa de yeso en la ranilla y envolviendo el casco con otra, a la manera de una herradura de corazón de yeso. Otra opción mas elitista es colocar un pegote de material de impresión dental en la ranilla y envolver el casco en una venda de fibra de vidrio.

 

   Transcurridas unas semanas, cuando las lesiones han comenzado a asentarse, es el momento de proporcionar al animal un soporte mas adecuado. En los primeros estadios de la infosura, el caballo suele permanecer tumbado y el soporte apenas sufre desgaste, pero a medida  que  el caballo soporta el dolor, movido por el hambre y la sed, permanece de pie y el soporte deja de cumplir su función. Ahi es el momento en que el herrador interviene y coloca un herraje que además de permitir que el animal se sostenga cómodamente, pueda empezar la recuperación de las secuelas que ha originado la  infosura.

   Esto es lo que le ha sucedido a una yegua que estamos tratando en colaboración con la clínica veterinaria Insucavet. El animal se ha infosado hace un mes aproximadamente y durante este tiempo ha permanecido tumbada en el box. La infosura fue grave y ha afectado a los cuatro miembros de la yegua. Una vez superada la fase aguda de la enfermedad, ha llegado el momento de colocarle un herraje adecuado.

 

   En la foto de portada podemos ver el aspecto de una de sus manos. Se trata de una yegua pura sangre de cría que no ha sido herrada nunca. Un mes después, se aprecia un profundo ceño divergente bajo la corona. El veterinario le ha hecho un surco subcoronal ligero para aliviar la presión de la apófisis extensora del hueso tejuelo y facilitar una salida al pus si se produce una necrosis en la zona.

 

 

   Cuando levantamos la mano vemos como el interior  del pie ha descendido y apoya en el suelo, cargando peso. La suela presenta un aspecto plano por delante de la punta de la ranilla. Esta zona no carga peso habitualmente y el hecho de que lo haga, significa que el hueso tejuelo rotado comprime  el corion de la palma y se produce dolor y hemorragia.

 

   Los caballos comúnmente llamados "palmitiesos", es decir, que tienen la suela muy plana, no son sino caballos infosados en un grado bajo. El error general que se produce al herrarlos es rebajarles a fondo esta palma plana buscando que quede mas baja que la muralla. La hemorragia es inevitable y grave. Han sido muchos los caballos cuya peor secuela de la infosura ha sido el herrador que han tenido que sufrir durante años, producto de la mas absoluta ignorancia de la anatomía del pie y la etiología de la infosura.

 

 

   Radiografía de una mano. La rotación es evidente y afecta tanto al estuche córneo (rotación capsular) como al hueso tejuelo (rotación falangiana).Una cámara de aire se ha formando entre el estrato interno de la muralla y la superficie dorsal del hueso

 

 

   Radiografía de la otra mano. Aunque no hay presencia de cámara de aire, el hueso ha descendido mas y se aproxima peligrosamente a la palma, corriendo el grave riesgo de que la rompa y protuya al exterior. Se debe de poner especial atención en esta mano, pues no es una situación muy deseable. Entre una palma muy delgada, pero íntegra, y un hueso tejuelo asomando al exterior hay muchas semanas de recuperación.

 

 

   No vamos a repetir todo el proceso de herraje, que ya lo hemos explicado en otros artículos. Básicamente hemos colocado una herradura napoleónica con material de impresión dental y cortamos las lumbres del casco en un buen ángulo para evitar el apoyo en el suelo en el ultimo momento del paso.

 

   A través de las mediciones en la radiografía trazamos el punto máximo a donde deben de llegar las ramas de la herradura napoleónica. Aquí quiero hacer un inciso y explicar algunas cosas sobre la herradura napoleónica.

 

   Una herradura napoleónica no es una simple herradura puesta al revés. La herradura napoleónica ha de ajustarse a una serie de parámetros para que cumpla la función para la que fue diseñada y colocada. Colocar una herradura al revés da un poco mas de salida o breakover al casco, pero eso no justifica en absoluto la indefensión en que deja a las lumbres del mismo. Hay muchas otras maneras de proporcionar una mas que excelente salida al casco sin dejar las lumbres expuestas a las contusiones contra el suelo o el desgaste excesivo de las mismas. Cuando se coloca una herradura napoleónica se asumen los posibles efectos negativos de la misma en aras de obtener un beneficio mucho mayor. Y este beneficio no es otro que poder trasladar el punto de despegue o breakover a la proyección del hueso tejuelo en caballos infosados. Por tanto, de nada sirve colocar una herradura napoleónica cuyas ramas estén mas adelantadas que la proyección de la punta de la tercera falange. Así pues, cuando nos decidamos a colocar una herradura napoleónica, hagámoslo bien, o decidamos otro método.

 

 

   Es condición indispensable que las ramas de la herradura napoleónica no traspasen en absoluto la proyección del hueso tejuelo. En este caso, la proyección está determinada por la línea verde y hasta ahí llega la herradura. Hacia atrás, la herradura puede llegar hasta donde nos lo permita la estabilidad del pie y del casco. Bien es cierto, que a veces, la herradura se quedaría con muy poca superficie de apoyo, lo que desestabiliza en cierto modo el pie. En estos casos, es tolerable que la herradura traspase la línea verde de la proyección del hueso tejuelo, pero siempre y cuando se biselen las puntas de las ramas de manera que el breakover retroceda hasta el punto de proyección. En la foto podemos ver como además de cortar las ramas en el punto de proyección, biselamos la punta de las mismas haciendo retroceder el punto de breakover un poco mas, hasta la línea roja. Por supuesto, las líneas, tanto la de la punta de las ramas como el breakover han de ser perpendiculares al eje del pie, para que el pie se mueva recto hacia adelante en línea recta y se minimice la rotación de la segunda falange sobre el hueso tejuelo.

 

   En este caso hemos elegido una herradura de aluminio de pinza ancha, de las utilizadas para lesiones del ligamento suspensor del menudillo. La anchura extra de las lumbres de la herradura nos permite proporcionar una ancha base de sustentación en los talones, único punto del casco que no ha sufrido daño con la infosura. Se han rellenado las lagunas de la ranilla con material de impresión dental, dejando un buen pegote sobre la ranilla. El veterinario y yo, hemos decidido que una herradura de corazón quizás procurase demasiado apoyo sobre la ranilla y esto seria perjudicial para la palma tan delgada. Así que preferimos un apoyo menos agresivo como lo es el material de impresión dental de dureza 50 shore. Tampoco hemos querido poner demasiado apoyo sobre la palma a los lados de la ranilla. Nos preocupa ese hueso tejuelo tratando de asomar al exterior y un apoyo activo, por suave que fuese, podría provocar una necrosis de la palma y facilitar la protusión del hueso.

 

 

   Vista posterior de una de las manos. El material de impresión dental busca aprovechar cualquier superficie capaz de cargar algo de peso, y la cara posterior de talones y bulbos es una de ellas.

 

 

   Tras el herraje realizamos unas placas radiográficas para constatar la nueva posición del hueso tejuelo con respecto al casco. La línea roja, perpendicular al COA (Centro de la articulación) nos indica que hay mucha mas cantidad de soporte por detrás del centro de la articulación que por delante. La línea verde, proyección del hueso tejuelo, aun está por delante del punto de breakover. Esto nos asegura que la tracción que puede ejercer el tendón flexor profundo es la menor posible que puede hacer para mover al caballo. Esta mínima tensión es lo que posibilita que el hueso no siga rotando y que pueda comenzar el proceso de curación.

 

 

   Radiografía de la otra mano. Las líneas rojas nos muestran el ángulo del borde del tejuelo con relación a la horizontal, marcada por la herradura. Tiene un ángulo muy superior a la media de entre 3 y 10 grados, que se considera como angulación normal. Desde esta angulacion, el tejuelo incide aun sobre la palma, pero no hemos querido rebajar el ángulo palmar rebajando aun mas los talones o colocando cuñas inversas.

 

   Esta decisión fue tomada en base a no alterar la alineación de las falanges. Rebajar los talones o elevar las lumbres, hubiese supuesto alterar el eje de los huesos del pie y provocar a su vez tensión en varios puntos del mismo. El eje casco cuartilla roto hacia atrás es muy susceptible de provocar estrés en el ligamento impar distal que une el hueso navicular al tejuelo y provocar dolor (Jean Marie Denoix).De otra parte, aumentaría peligrosamente la tensión del tendón flexor profundo que tracciona el hueso tejuelo provocando mayor rotación.

 

   Todo ello sin olvidar que recuperar el alineamiento de las falanges es el objetivo principal en el tratamiento de la infosura. Alineamiento sin el cual es imposible cualquier recuperación seria. No seria coherente por nuestra parte que propugnemos el herraje de banana como un sistema fácil, efectivo y barato de recuperar el eje casco cuartilla y a su vez, lo rompiésemos para evitar la incidencia del hueso tejuelo en la palma. Para evitar esta incidencia ya está el material de impresión dental, que sosteniendo el interior del pie, evita que este descienda y comprima el corion de la palma.

 

 

   Hemos dicho al principio que la yegua estaba también infosada de los pies. Las infosuras en los pies raramente revisten la gravedad de la infosura en las manos, pero también pueden representar un grave problema. Cuando el caballo se infosa solamente de las manos utiliza sus pies para soportar la mayor parte de su peso, pero cuando se infosa también de los pies, reparte por igual su peso proporcionalmente al dolor que experimenta.

 

   En este caso, la infosura no era excesivamente grave. Aunque presenta rotación en ambos pies, el mayor problema consiste en que puede agravar la infosura de los pies por querer sustraer peso de sus manos. Se hace necesario también proporcionar a los pies un apoyo efectivo que además de tratar su propia infosura, ayude a tratar la infosura de las manos.

 

 

   Como se puede ver en la foto, hemos colocado una herradura napoleónica con material de impresión dental. Curiosamente, estas herraduras son las que en un articulo anterior habíamos hecho reciclando unas herraduras usadas en muy buen estado. Hemos cortado las ramas a la altura de la proyección del tejuelo, que como se puede apreciar, queda mas adelantado que en las manos.

 

   En los pies no se suele recortar la lumbre que queda por delante de la herradura como hacemos en las manos. Esto se debe a que la mecánica de movimiento es distinta en manos y pies. El caballo infosado suele moverse levantando verticalmente sus pies, sin flexionarlos, al contrario de lo que hace en las manos. Por otra parte, necesitamos la mayor cantidad de superficie de apoyo posible para que el caballo se pueda sostener sobre esos pies. Así, en la cama de la cuadra, las lumbres colaboran en el sostén, pero sin recibir demasiada carga, pues esta se centra principalmente en la herradura napoleónica y el material de impresión dental.

 

   A los pocos días de herrada la yegua, su dueña nos informa de que es capaz de estar tres horas seguidas de pie, sin intención de tumbarse. Parece que todo va bien. Solo nos queda esperar. Tiempo y paciencia, principios activos fundamentales en el tratamiento del caballo infosado.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies