Infosura unilateral tras un absceso

ug1 

 

   Las infosuras no se desencadenan únicamente por toxinas que, provenientes de otra parte del cuerpo, rompen la  unión de las laminillas del casco. Esta unión puede verse comprometida por otros factores desencadenantes, como pueden ser una inflamación general del casco (infosura de carretera) o la destrucción química de las laminillas por enzimas queratolíticas provenientes de una infección.   

   Los abscesos que se originan en la suela o en la pared del casco, liberan enzimas que destruyen el tejido corneo. Así, el absceso se va expandiendo y ,utilizando las laminillas como un ascensor, llega hasta la corona, donde revienta y drena al exterior el gas y el pus formado. Generalmente, el camino recorrido se limita a una banda de pocos milímetros de anchura, pero en determinadas condiciones, el absceso interesa a una gran parte de las laminillas. El hueso tejuelo pierde gran parte de la sujeción con la muralla y por la acción del tendón flexor profundo y el peso del animal, se desprende y rota.   

   Esto es lo que le ha sucedido a la yegua de la fotografía. Un gran absceso tardó mucho tiempo en drenar en la corona, con lo que las enzimas del pus destruyeron gran parte de las laminillas. Cuando el absceso reventó en la corona, el hueso tejuelo se desprendió del casco y descendió en el interior del casco.

 

ug2 

 

 

   Varias semanas después, el nuevo casco crece rápidamente, con un diámetro mayor al antiguo debido a la inflamación del rodete coronario. A su vez, y debido al rápido crecimiento, tropieza con el casco antiguo, deformándose. Un profundo ceño prolonga la grieta horizontal por donde reventó el pus. El animal presenta una cojera moderada y sensibilidad en la punta de la ranilla.

 ug3

 

   La propia naturaleza de la yegua trata de resolver el problema, y el nuevo casco crece paralelo al hueso tejuelo La grieta actúa como un surco subcoronal e impide que el casco antiguo arrastre y deforme al nuevo. En este caso, necesitamos favorecer el descenso del nuevo casco y conservar el viejo casco para que la yegua pueda apoyarse con comodidad. El mayor problema y la fuente de dolor son el apoyo que hace la punta del hueso tejuelo en la palma. El herraje irá encaminado principalmente a eliminar este dolor.   

   Para ello rebajamos los talones del casco buscando acostar al hueso tejuelo sobre su cara inferior y que no incida tan de punta en la palma. Se debe de rebajar lo suficiente para permitir este recostado, pero sin que ello suponga aumentar peligrosamente la tensión del tendón flexor profundo sobre el hueso navicular.

 

ug4 

 

   El herraje consiste en una herradura napoleónica con material de impresión dental bajo una plantilla simple. Con la legra de anillo aumentamos el ancho de la grieta de descarga, a fin de liberar la presión que ejerce el nuevo casco sobre el viejo. Con este mismo fin prolongamos el surco sobre el ceño formado alrededor del casco. El casco viejo y deformado se corta en ángulo de 45º para evitar su apoyo. Preferimos conservarlo de momento para que haga la función de puente entre los dos lados del casco.

 ug5

   Vista de la herradura napoleónica por debajo. Tan solo queda esperar a que el casco siga creciendo. En unas pocas semanas mas, el casco nuevo alcanzará el suelo en la zona de los talones. Entonces eliminaremos todo el casco viejo restante y reconstruiremos con resina acrílica la pared del casco.

——————

ug1a 

   Han transcurrido dos meses  y el nuevo casco no ha dejado de crecer. Al mejorar sustancialmente el reparto de cargas y la biomecánica del pie, también ha mejorado la circulación sanguínea en su interior. Esto se traduce en un mayor crecimiento y en una mejor calidad del casco.

    En la fotografía podemos observar como el casco ha cambiado de aspecto. Es mas lustroso y con una forma mas ajustada a lo que se considera ideal para este caballo. Por encima del surco subcoronal la muralla toma la misma dirección que la cuartilla, en tanto que los talones ya alcanzan el suelo. Ha llegado el momento de eliminar toda la muralla muerta que se halla por debajo del surco y que ha adquirido una dirección aberrante, al quedar libre del anclaje con el hueso tejuelo.

 

 ug1b

 

   Con la tenaza de filos curvos eliminamos toda la muralla de las lumbres y parte del tejido cicatricial. En los laterales, respetamos cierta cantidad de muralla, pues necesitamos clavar la nueva herradura.

 ug1c

 

   Vista lateral del caso una vez recortado. En la región posterior, ya tenemos un par de centímetros de nuevo casco que apoya en el suelo. Sin embargo, no nos sirve para sujetar aun toda la herradura, por lo que necesitamos parte del casco viejo, Esta circunstancia nos obliga a dejar casco muerto por delante, lo que no es conveniente desde el punto de vista mecánico.

ug1d 

 

   Solucionamos este problema con la herradura napoleónica, que retrasa el punto de giro o breakover hasta la prolongación de las lumbres del casco nuevo. En la foto vemos como se ha implantado un clavo en el casco antiguo, en tanto que un clavo extralargo se clava un centímetro en el nuevo casco. Si esto se deja así, este clavo no resultaría efectivo y se desprendería en pocos dias. Toda esta zona va a ser reconstruida con resina acrílica Equilox.

 ug1e

 

   El casco una vez reconstruido con Equilox. En pocas semanas no quedará rastro del casco antiguo y se le podrá herrar normalmente.

    Rick Redden, prestigioso investigador norteamericano sostiene la hipótesis de que el casco, para crecer con normalidad  e insertarse con fijeza al hueso, es decir, restaurar la correcta inserción de las laminas, debe de soportar peso. Una muralla que no carga peso, es una muralla que crece débilmente unida al resto del pie, lo que se traduce en unión laminar débil y línea blanca ensanchada con trazas de cuña cicatricial.   

 En sus trabajos con caballos infosados, Redden aplica un segundo herraje a la muralla nueva, herraje que va unido con un puente metálico a la herradura inferior. En este caso, basado en el mismo principio que postula este autor americano, nos servimos de la resina Equilox para realizar una especie de puente que transmita carga desde el nuevo casco hasta la herradura.

ugena8-4 

 

   En el siguiente herraje,apenas cuatro meses después, el casco está completamente recuperado.Se le realizó un herraje con herraduras normales y el caballo se reintegró a su entrenamiento.