Infosura y zapato de madera

Otra aventura que empieza con un primer paso. En esta ocasión se trata de un pura sangre ingles muy infosado. Ya no es que su hueso tejuelo haya rotado unos grados, es que se encuentra completamente vertical y a punto de asomar por la palma, la cual ya está rota.

  El procedimiento consiste en colocarle un zapato de madera sujeto con tornillos tirafondos y venda de fibra de vidrio para que pueda apoyarse en la pequeña zona de los talones que tiene sana y evitar que la palma rota y prolapsada cargue peso. Solo así se podrán ir sentando las lesiones e iniciar la recuperación.

   Las expectativas que se tienen para el caballo es que pueda vivir feliz y sin dolor en un prado. Son expectativas realistas y que pueden conseguirse. Será una labor costosa, con altibajos, alegrías un día y disgusto al otro, pero con una meta al final. En este articulo no nos extenderemos demasiado en explicar la técnica, ya descrita en otros casos en esta misma web. hora las imágenes ya hablan por si mismas.

   Nos encontramos a un caballo purasangre ingles de carreras gravemente infosado que ha sido tratado con nuestras botas Delta habilitadas como zapato banana de emergencia. Con estas botas el caballo ha podido levantarse del suelo y moverse en el box para alimentarse y beber. En los últimos días incluso ha podido salir para aprovechar los rayos del sol de febrero. De esta mejoría proviene la decisión de avanzar un paso en su tratamiento, con un zapato banana de de madera sujeto al casco.

  La mano derecha ya presiente la grave rotación de las falanges. Hay mucha compresión en la zona de las lumbres, que un incipiente surco subcoronal no ha podido evitar. Asimismo, hay un gran crecimiento de los talones, desequilibrando aun mas al estuche córneo, que de esta forma, hace que el hueso tejuelo incida verticalmente sobre el corion de la palma.

   La radiografía confirma la posición de las falanges en el interior del estuche córneo. También se aprecian las fístulas de los abscesos que se ven reventando en la corona.

Vista de la palma, rota y prolapsada. La zona por delante de la ranilla está casi tres centímetros mas alta que la muralla.

   Aunque parece que el casco no está apoyando en el suelo, si lo hace. El peso recae en la zona prolapsada y sobresaliente de la palma, en tanto que la muralla no llega a tocar el suelo.

 La mano izquierda presenta el mismo aspecto, con restos de graves abscesos que han drenado al exterior en los primeros estadios de la infosura.

   La radiografía, aunque muy similar a la anterior, revela menores daños que en la mano derecha.

   La mano derecha vista por debajo. Se hará difícil poder dar apoyo en un casco tan destrozado, sin mas zona aparentemente sana que la ranilla y la punta de los talones.

 

El zapato de madera permitirá retrasar el punto de breakover hasta la punta del hueso tejuelo, minimizando la acción del tendón flexor profundo. Asimismo, facilita la colocación del mismo en el pie por métodos no cruentos, es decir, sin clavar clavos. Se fija mediante tornillos tirafondos. Algunos de estos tornillos atravesaran la pared del casco y otros se adosan lateralmente. Todo el conjunto se fija después con una venda de fibra de vidrio.

   En la cara superior del zapato de madera se practica una profunda excavación, suficiente para que la palma prolapsada no llegue a contactar y cargar peso sobre el zapato. El peso del caballo se transmite al zapato a través de los talones y ranilla al material de impresión dental y parte posterior del zapato de madera, dejando en el aire la palma prolapsada.

En la mano derecha hemos conseguido implantar dos tornillos a través de la escasa muralla, quedando los demás adosados a la pared. A continuación practicamos un generoso surco subcoronal en las lumbres, antes de envolver el conjunto con la venda de fibra de vidrio.

   El zapato de madera tiene la forma de banana, es decir, mantiene una curvatura uniforme por la cara que contacta en el suelo. Así el caballo puede elegir la inclinación y el punto de apoyo que mas cómodo le resulten. No ha tardado en hacerlo y, como es de esperar dada la verticalidad de las falanges, busca un punto muy adelantado.

   La mano izquierda, con el surco subcoronal profundo. Como se puede apreciar en la foto, tanto el surco subcoronal como el efecto banana del zapato permiten que el nuevo casco se mantenga en la proyección con el punto de breakover del zapato de madera. Todo el casco muerto que hay bajo el surco sirve para mantener estable el resto del casco y de base para sustentar el zapato. Con el tiempo, se eliminará por completo.

   Vista de frente. El nuevo casco que nace en el rodete coronario es el que debemos de cuidar para que llegue correctamente hasta el suelo. También podemos ver como, con el concurso de la excavación en el zapato y el material de impresión dental, la palma abombada no carga peso en el zapato. La banda de casco muerto estabiliza ambas mitades del pie.

  En el plazo de cinco o seis semanas renovaremos el herraje, pues el material de impresión dental habrá perdido gran parte de sustentación. Para entonces se espera que las lesiones se hayan asentado y la recuperación avance sin novedad. La desaparición de las llagas de decúbito, producidas por estar el caballo acostado la mayor parte del dia, habrán desaparecido. Será el mejor indicador de que progresa adecuadamente.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies