La importancia del correcto aplomado en los miembros posteriores.

En los últimos años se ha venido extendiendo un nuevo sistema o estilo de aplomado para los miembros posteriores que se caracteriza por la búsqueda de un retraso exagerado de las herraduras en las lumbres. Este modo de aplomar los cascos es, a mi juicio, altamente perjudicial para el caballo, sin fundamento biomecanico alguno y que se escapa por completo a las buenas reglas del herraje cientifico. Este articulo pretende exponer de modo escueto y llano, las innumerables secuelas que acarrea para el animal, alterar de este modo la superficie de apoyo del casco.

La primera caracteristica que observamos en este tipo de herraje es que las lumbres se truncan de una forma muy acusada, dejandolas redondas  o incluso cortadas verticalmente. La muralla adquiere la forma de garra, presentando una linea  dorsal claramente concava, en lugar de su forma natural, que es recta. Visto el casco por su lado palmar, la boveda de la herradura descansa por completo sobre la palma, quedando muy cerca de la punta de la ranilla y llegando a contactar con ella en algunos casos. Si observamos el casco lateralmente, llama la atencion que, las pestañas, al estar tan retrasada la herradura, descansan en la mayoria de los casos en la zona de las cuartas partes, en lugar de hacerlo sobre los hombros del casco, que es su lugar natural. Al no poder clavar  el clavo anterior, pues esta clavera suele coincidir muy por dentro de la linea blanca, se suele utilizar la clavera posterior. Esta clavera coincide siempre  por detrás del punto mas ancho del casco, lo que implica  que, junto con las pestañas tan retrasadas, el movimiento de los talones queda severamente restringido. (Figura 1)
 apl1

 

apl2 

 

Cuando preguntamos  a los herradores el porqué de este modo tan peculiar de aplomado, suelen contestar que es para evitar los temidos alcances. De ellos, hay  quien incluso apunta que el casco adquiere una mejor salida o rolling, y no falta quien  asevere que este tipo de recortado de lumbres favorece la impulsión del caballo. A mi parecer, todas estas afirmaciones no tienen sustento racional posible. Intentaré demostrar  que la practica continuada de esta forma de herrar los posteriores de los caballos no produce sino severas alteraciones biomecanicas, que devengan  algunas de las patologías  mas frecuentes en los centros hipicos  españoles. A saber: hundimiento de talones, tendinopatias y dermitis asociadas a síndromes de navicular, y recargamiento de los miembros posteriores del caballo.

 

BREVE RESEñA ANATOMOFISIOLOGICA.

 

En Fisica, hemos estudiado que a toda fuerza ejercida sobre el suelo, se corresponde otra  contrafuerza o fuerza de reaccion,de magnitud igual a  la  primera. Asi, si un cuerpo pesa 100 kg, esta ejerciendo una fuerza de 100 kg sobre el suelo, y el suelo, ejerce sobre el cuerpo una fuerza de reaccion  de 100 kg. Si no fuese asi, el cuerpo se hundiria hasta el centro de la tierra. El ultimo punto por donde el caballo transmite la fuerza de su peso al suelo es el casco. Por tanto, si el casco soporta un peso de ,p.ej, 100 kg, esto significa que el casco está sometido a una  presion o fuerza doble. Por un lado, el peso del cuerpo le empuja hacia abajo con una fuerza de 100 kg y por el otro lado, el suelo le empuja hacia arriba con una fuerza igual de 100 kg. Estas fuerzas se equilibran mutuamente, y los distintos sistemas reciprocos de las extremidades, disipan y anulan las fuerzas resultantes(.Fig 3)
apl3 

 

Cuando el caballo camina,y aun mas cuando trota o galopa, la fuerza que ejerce sobre el suelo se incrementa enormemente. La formula Fuerza = masa x velocidad nos sugiere que el caballo golpea el suelo con una fuerza muy superior al propio peso que le corresponde, siendo esta fuerza mayor cuanto mayor es la velocidad con que el caballo golpea el suelo con su casco.Si el casco del caballo golpea el suelo con una fuerza  digamos de unos 400 kg, el suelo reacciona con una fuerza igual.

 

Estos intercambios  de  fuerzas,producen energias residuales que se denominan comúnmente ondas de choque, vibraciones o mas propiamente, concusiones. Parte de estas energias se transforman en calor, pero la mayor parte de ellas son absorbidas por el mecanismo amortiguador del pie, y cuya intensidad depende de factores tales como la dureza del suelo y la capacidad de transmisión del tejido corneo hacia el plexo venoso coronario, autentico sistema amortiguante hidraulico, que absorbe y disipa estas concusiones.

 

En el caballo,las fuerzas se transmiten al suelo en la misma direccion de los tubulos corneos, mientras que las concusiones y fuerzas de reaccion se transmiten en sentido vertical. Este es uno de los motivos por los que el casco es mas o menos inclinado, pues de ser verticales los tubulos corneos, no podrian aguantar las presiones a las que se ve sometido. Asi, las distintas fuerzas a las que se ve sometido el casco se disipan y se anulan.

 

TRANSMISION DE LAS CONCUSIONES

 

Asi pues,sabemos que las ondas de choque o concusiones son recogidas por  el borde solar del casco (en un casco sin herrar) y son conducidas hasta el plexo venoso coronario,donde son disipadas y anuladas. En el casco sin herrar, la tapa, como elemento sobresaliente y en total contacto con el suelo, recoge la mayoria de estas vibraciones. En el casco herrado la herradura recoge las vibraciones y las transmite al casco. Como sabemos, las concusiones se transmiten en sentido vertical, con lo que la herradura transmitira las vibraciones a la porcion de casco inmediatmente superior y que contacta con ella. Si la herradura recubre totalmente la muralla, transmite a esta por igual todas las ondas de choque, con lo que la muralla puede transmitir al plexo venoso coronario todas las vibraciones, sin que las estructuras internas del casco  participen apenas de esta funcion.

 

Si la herradura esta retrasada, al punto que las lumbres de la misma no coinciden con las lumbres del casco, sino con la palma, las concusiones recibidas por la zona anterior de la herradura sin transmitidas en sentido vertical a traves de la palma y de las estructuras vivas del interior del pie, estructuras tan importantes como son el arco semilunar y la mayoria de ramos arteriales que de el se derivan  y que son parte fundamental del riego sanguineo de las laminillas del casco. Por otra parte, al disminuir la superficie de apoyo real, las concusiones tienen que transmitirse al casco por una zona de mucha menos extensión y que coincide con la region posterior del casco. En esta region se encuentran situadas estructuras tan sensibles como la aponerurosis plantar y la bolsa del navicular. Es a traves de estas estructuras tan delicadas por donde se transmiten de forma erronea  todas las concusiones  que recibe el pie.

 

Esta disminucion de la superficie hace que la herradura actue como un amplificador de vibraciones, pues las ondas de choque que debian de repartirse sobre todo el borde solar del casco, se deben de transmitir  en una superficie hasta un 50 % menor.

 

EFECTOS NEGATIVOS

 

Los talones se hunden irremisiblemente. El caballo que trabaja reunido y que remete los pies por debajo de la masa de su cuerpo, desvia parte de su peso hacia la region posterior de los pies. En esta zona chocan, por decirlo asi, todas las fuerzas originadas por el peso del caballo, y las fuerzas de reaccion del suelo. Los talones, incapaces  de soportar  este choque de fuerzas se van debilitando cada vez mas, hundiendose y remetiendose hacia delante y adquiriendo los tubulos corneos una direccion muy proxima a la horizontal. A esto tenemos que sumar el efecto producido por las pestañas retrasadas y los clavos, implantados por detrás del punto mas ancho del casco, que contribuyen al deterioro de la region posterior del casco.

 

El casco, asi encarcelado y sometido a una excesiva presion va entrando en un circulo vicioso. A medida que los talones se van remetiendo hacia delante, disminuye la superficie del casco en contacto con la herradura, pues aunque los talones se prolonguen hacia atrás, no son capaces de transmitir las concusiones al casco, pues este no contacta con la herradura,

 

Una vez establecido el circulo vicioso, los problemas de los talones huidizos se van manifestando y agravando. Los talones, incapaces de dar apoyo al menudillo se van hundiendo cada vez mas, dejando al caballo literalmete "colgado" de los tendones  flexores y del ligamento suspensor del menudillo, declarandose  diversas patologías, tales como tendinopatias y desmitis cronicas y recargamiento de los miembros posteriores. Los menudillos se vuelven doloridos e inflamados crónicamente, produciendose en el rodete un casco de cada vez peor calidad.
 apl4
RECAPITULACIONES

 

La practica de herrar los pies  retrasando mucho la herradura y privando a las lumbres de apoyo y participación para absorber las concusiones es una practica incorrecta  y perjudicial para el caballo. No tiene fundamento ninguno ni justificación practica, pues:

 

  • No es cierto que evite los alcances,pues estos,aunque el pie no contunda con la herradura,si lo seguira haciendo con la porcion de casco sobresaliente.
  • No es cierto que facilite el despegue  o salida del casco,pues al hundirse cada vez mas la region posterior,el brazo de palanca que deben de vencer los tendones flexores es cada vez mas largo.
  • No es cierto  que favorezca la  impulsión,pues al aumentar el recorrido que deben de  de superar los tendones flexores,el gasto energetico aumenta y la fatiga es mayor,agravandose el caso en caballos que remeten mucho los pies.

 

  • Por otra parte,ademas de no aportar al caballo ningun efecto positivo, las patologías y deficiencias biomecanicas que produce este metodo de herraje son varias y muy graves:
    • Hundimiento de los talones
    • Deformacion de la capsula del casco, adquiriendo éste una forma cada vez mas estrecha y puntiaguda, con tendencia a envolverse o replegarse sobre si mismo en la region palmar. Los cascos adoptan una forma casquimuleña.
    • Deterioro de la calidad del tejido corneo, lo que dificulta los herrajes posteriores.
    • Alteraciones en la circulación sanguinea, Al transmitirse las ondas de choque a traves del arco semilunar o anastomosis arteriovenosa del interior del hueso tejuelo, estresando los ramos arteriales del interior del mismo. Este estrés se traduce en un menor aporte de nutrientes y oxigeno al sistema de laminillas querafilo-podofiloso, debilitando sus uniones.
    • Al hundirse los talones, aumenta la presion ejercida  sobre la superficie flexora del hueso navicular, originando tendinopatias cronicas  y síndrome del hueso navicular. A nivel de los corvejones, los tendones flexores aumentan la presion sobre los distintos huesos metatarsianos, distendiendo la brida  retractora metatarsiana y originando patologías diversas como esparavanes y distensiones de las vainas sinoviales.
    • Como resultado de las anomalias y disfunciones  originadas por un mal aplomado del pie, el menudillo, falto de soporte se hunde cada vez mas, distendiendo y desequilibrando a todo el conjunto de ligamentos internos del pie. Este desequilibrio origina inflamación y recargamiento de las extremidades posteriores.
    • El dolor se hace cronico, originandose desequilibrios mecanicos en el resto de la extremidad y del conjunto del caballo. Los cuadros de dolor cronico son el principal, motivo del bajo rendimiento del caballo y de actitudes reactivas del animal, que oscilan desde  una apatia o tristeza hasta una franca actitud de defensa y resabio. Como se ha descrito en otros articulos ,la mayoria de los problemas de actitud del caballo ante el trabajo, no son sino manifestaciones de dolor ante un ejercicio o un movimiento que le resulta nocivo, o cuanto menos molesto.
    PROPOSICION

    El aplomado de los pies ha de ser tan exquisto y racional como el aplomado de las manos, a pesar de que parece que en los ultimos años ha sufrido una perdida de importancia con respecto a estas.

    El pie ha de aplomarse con respecto a la ley general: "La lumbre del casco ha de seguir la direccion de la cuartilla lo mas aproximadamente posible".

    Una vez que se le ha dado al casco la forma mas funcional posible,se le debe de herrar por completo, sin dejar partes del casco sin contacto con la herradura. Asi nos aseguramos de que el borde plantar del casco contribuye plenamente a distribuir las presiones por igual. Transmite a la herradura las presiones descendentes  originadas por el peso del cuerpo y transmite en sentido ascendente las ondas de choque producidas por los impactos del casco contra el suelo.

  • apl5 

     

    El rolling, o ligera incurvacion de la herradura con el fin de favorecer la partida o despegue del casco, ha de hacerse siempre a expensas del hierro de la herradura, bien forjando o bien limando su borde externo. Es aceptable,en casos extremos, practicar una ligera incurvacion de la herradura, pero no es aceptable ni justificable en modo alguno, omitir partes del casco sin herrar, pues la creación y distribución de fuerzas anormales, que tales practicas provoca, ocasiona muchisimos mas problemas  que efectos positivos aun no probados ni experimentados.