larvas de mosca en el casco

 cocos

 

   La materia orgánica en descomposición, unida a una temperatura y humedad muy altas, son un  lugar excelente para que se desarrollen las larvas de la mosca de la carne. La ranilla en putrefacción de los caballos, puede convertirse en una excelente incubadora, si no se prestan las suficientes condiciones de limpieza  y desinfección.

 

   Esto es lo que le ocurrió a la yegua que mostramos hoy. En su ranilla, amparadas por la suciedad de la cama, se desarrollaban mas de veinte gusanos de la mosca de la carne.

 

   A pesar de su aspecto asqueroso, los gusanos solamente comen la materia en descomposición. De hecho, se han utilizado en la antigüedad como agentes de limpieza para heridas infectadas, y hoy día, se realizan estudios acerca de su posible aporte en la limpieza de tejidos en descomposición, como gangrenas y osteolisis.