Ligamento susp.del menudillo roto y colocación de un ortosomo

 hpim6770

 

  El ligamento suspensor del menudillo, también llamado músculo interóseo, es una cuerda tendinosa que podemos ver a simple vista por detrás del hueso de la caña y por delante de los tendones superficial y profundo.Su misión principal consiste en impedir el descenso del menudillo y almacenar energía como si se tratase de un muelle. Podríamos compararlo con los amortiguadores de un coche; por eso, cuando el ligamento suspensor se daña o se rompe, el menudillo se cae y presenta el mismo aspecto chafado de un coche con los amortiguadores rotos. Esto es lo que le ocurre a este valioso semental, el cual tuvo la desgracia de romperse ambas ramas del ligamento suspensor del menudillo.

 

 

El semental estaba atado a una pared cuando otro semental, escapado de su cuadra, le atacó violentamente, propinándole una paliza terrible. A resultas de la pelea, Yako, que así se llama nuestro paciente, se rompió las dos ramas del ligamento suspensor del menudillo, lo que le produjo un grave cuadro en la mano derecha. En primera instancia, se le colocó una herradura de huevo, intentando dar soporte al menudillo lesionado y se le vendó además la mano izquierda para tratar de protegerle de una infosura mecánica, debido a que el caballo no apoyaba en absoluto su mano lesionada. El tratamiento fracasó, debido a que se desconocía en un primer momento el alcance y la gravedad de las lesiones, pues estas revelaron ser mucho mas extensas y complicadas que lo que en un primero momento se supuso. A medida que los daños se fueron estabilizando en el interior del menudillo lesionado y el caballo trataba de apoyarse para intentar descansar la mano izquierda, el menudillo iba descendiendo hasta el punto de que el espolón tocaba el suelo. 

 hpim6771

 

 

  En esta fotografia podemos observar la evolución de una rotura de ligamento suspensor que no ha sido tratada convenientemente. En primer lugar llama la atención el engrosamiento que presenta el menudillo, producto de la inflamación y de la fibrosamiento producido por las cicatrices internas. La mano izquierda, debido al estrés mecánico producido por el hecho de soportar todo el peso durante horas y horas, aparece inflamada y con el casco colapsado. Los tendones se están contrayendo como reflejo por el dolor crónico y el miembro adopta la posición de corvo. Las vendas han producido escaras en ambos miembros, como podemos ver en las siguientes vistas.

 

 

 

 

 1

 

 

 

 

 

  La piel inflamada, tensa y caliente, es susceptible de escararse con facilidad, produciendo llagas y heridas que complican aun mas el ya de por si grave problema de la cojera. Si el vendaje de las patas de un caballo sano es una tarea delicada, cuando el miembro esta inflamado, se ha de actuar con un tacto exquisito. Cualquier diferencia de presión entre una vuelta y otra, o un mínimo pliegue de la venda, puede originar una profunda escara como la que presentaba Yako en su mano izquierda.  

  Este es el estado actual del caballo. El animal, muy cojo, presentaba gran delgadez e imposibilidad para caminar al paso con fluidez. Yako fue valorado  nuevamente por la doctora Laura Fernández Valdés, de la prestigiosa clínica Royvall, de Asturias, que se puso en contacto conmigo. Así nos encontramos la mano de Yako. 

 

 

 

 2

 

 

  El diagnostico de la doctora Laura Fernández fue tajante. El caballo presentaba rotura total de las dos ramas del ligamento suspensor del menudillo. Para mas complicación, el  sistema de los dos huesos sesamoideos estaba totalmente fundido por la fibrosis y las cicatrices internas, lo que comprometía  totalmente el funcionamiento de los tendones flexor superficial y flexor profundo. El pie presenta un grado de anquilosamiento muy acusado. Sin duda el cuerpo del caballo trata de soldar toda la articulación para evitar el descenso del menudillo y poder sobrevivir. Las radiografías revelaban importantes daños en el hueso de la caña, con varias zonas en que el hueso esta siendo atacado y ha desaparecido. El casco, al desplazarse el peso hacia la región posterior, se hunde y trata de levantarse un poquito de las lumbres al caminar el caballo sobre una superficie dura y lisa.  

 

 

 

 hpim6773

 

 

  El pronóstico es malo. Las lesiones son de una naturaleza tal que el caballo no conseguirá reponerse jamás de las mismas. En este punto se debe de valorar que es lo que se quiere hacer con el caballo y hasta que punto el caballo es capaz de desenvolverse con una calidad de vida aceptable. El dueño desea conservar al caballo con vida para que pueda ejercer como semental, al menos durante un tiempo. Analizando los pros y los contras, hemos valorado que con una serie de cuidados y una buena ortopedia el caballo puede  vivir relativamente cómodo y ejercer las funciones de semental sin mayores problemas.

    El objetivo mas inmediato consiste en proporcionar comodidad al caballo. Para ello se trabaja en dos frentes:

     -Disminuir la inflamación y el dolor, a la vez que se persigue estabilizar las lesiones internas y evitar los daños que se producen en el hueso de la caña.

      -Proporcionar un apoyo estable a la mano, para favorecer la movilidad del caballo y lograr la anquilosis. Cuando toda la articulación este relativamente soldada entre si, el caballo se sentirá bastante mas cómodo. Para conseguir este apoyo se le fabrica al caballo un aparato llamado ortosomo u ortopodo.

    Tal y como vemos en la fotografía superior, el ortosomo consiste en tres piezas. De una parte tenemos una herradura base, que es la que le corresponde al caballo y a la que se fija, soldándola, una extensión dorsal que llegará hasta la vertical del menudillo. Esto se basa en el principio de la silla de Bahaus que todos conocemos. La extensión, consistente en una herradura modificada y soldada a la anterior, evita que el pie y el casco basculen hacia atrás.

    La tercera pieza consiste en una varilla de acero doblada en forma de U y acodada a la altura del hueso cuartilla. Se utiliza acero de muelles de camión, para conseguir una gran resistencia con el menor peso posible. Entre las ramas de esta pieza colocaremos la cama encargada de soportar el peso del menudillo.

 

 

 

 hpim6775

 

 

Vista lateral del armazón metálico del ortosomo. La extensión dorsal de la misma se suelda solapada a la herradura base. A su vez, a esta se le forja un generoso rolling en las lumbres .El escalón formado por la extensión y el rolling facilitan enormemente el movimiento de despegue del casco, proporcionando el efecto de basculamiento de las herraduras denominadas “de banana”,por su parecido con los mismos frutos.  

 hpim6776

 

 

  En esta fotografía podemos ver el aspecto del ortosomo visto por al cara que apoyara en el suelo. Existen forjadores capaces de fabricar estos aparatos de una sola pieza, aunque en el “trabajo de campo” con los medios de los que se dispone en la furgoneta, se busca mas la funcionalidad que la estética. Las piezas de hierro dulce se sueldan fácilmente con la soldadura eléctrica, pero la pieza de acero de muelle, no se puede soldar al hierro, pues la soldadura no resistiría la tracción producida por el peso del caballo y se rompería. Para proporcionar una unión sólida y resistente, debemos de hacer en la extensión dorsal, donde va fijada la pieza de acero de muelle, unos agujeros con el punzón en caliente, para que los extremos de la varilla puedan pasar al otro lado. A continuación rellenamos la unión con soldadura eléctrica y fundimos con el electrodo lo sobresaliente de la varilla. Con esto, conseguimos el efecto “cabeza de remache”.La unión es sólida y aguanta perfectamente, permitiendo un pequeño efecto muelle, que aumenta la comodidad del caballo

 

 

 hpim6778

 

  Probamos el ortosomo sobre el pie del caballo. Debemos de calcular que al cargar el peso, los bulbos de los talones no se queden comprimidos contra las varillas de acero. Esto comprimiría y necrosaría los bulbos, ocasionando  cojera. En general, el propio caballo nos dice si se encuentra cómodo con el aparato. La mejora de la funcionalidad es inmediata a la colocación del ortosomo.  

 

 

 

 hpim6780

 

 

  Con venda de orillo o de gasa, vamos envolviendo la pieza de acero, para construir la cama o apoyo del ortosomo. Básicamente se trata de conseguir el mismo efecto que la antigua camilla de tela que se sostenía entre dos varas. Una vez hemos aplicado unas cinco o seis vueltas, tenemos que coser las vendas a la varilla con alambre muy fino o cuerda resistente, para evitar que la venda se deslice sobre las mismas y se desplace. Tras coser firmemente las vendas, aplicamos mas capas de venda hasta  conseguir una capa lo suficientemente resistente. Como remate, unas vueltas de cinta americana, dan solidez al conjunto. Nuestro ortosomo ya esta construido.

 

 

 hpim6781

 

 

A continuación procedemos a clavar el ortosomo al pie. Cuando colocamos un ortosomo, por lo general tratamos de elevar el menudillo lo mas posible que nos lo permita a fin de conseguir que la anquilosis se produzca con el menudillo lo mas elevado posible. En este caso, vemos como la herradura base, no se ajusta  exactamente al casco, quedando un hueco de unos tres o cuatro milímetros, Este hueco, al apoyar el caballo, desaparece, pues el menudillo, apoyado en el ortosomo se ha elevado,en tanto que el casco desciende. Una vez clavado con dos o tres clavos, dejamos al animal apoyar en el suelo. La mejoría es notable, El menudillo se apoya en la cama del ortosomo y  se eleva. El casco busca a la herradura y se apoya por completo,.Ya podemos acabar de clavar el ortosomo.

  La mejoria del caballo es notable. Pasados los primeros instantes de duda, el animal se percata de que puede apoyarse en la mano enferma con relativa comodidad. Acto seguido levanta la otra mano, dejándola descansar. Esta es la prueba de que se siente cómodo con el aparato.  

  Tal y como decíamos mas arriba, la extensión dorsal del aparato debe de llegar como mínimo hasta la vertical del centro de articulación del menudillo, a fin de que de soporte al mismo. Si se queda mas corto, el pie no se sostiene y cae hacia atrás, como lo haría una silla de Bahaus que fuese corta. En este caso, la extensión sobrepasa generosamente la vertical de la caña, pues el menudillo, al elevarse, se desplaza hacia delante.  

 

 

 hpim6782

 

 

  El ortosomo se venda al menudillo para evitar que en un movimiento brusco se retuerza y se lo arranque. Es frecuente que cuando se coloca un ortosomo en problemas agudos, el conjunto se cubra con una escayola o una venda de resina, a fin de inmovilizar por completo la articulación  y dar lugar a que se curen las fibras rotas. En este caso, dadas las características de la lesión y el tiempo transcurrido, se ha optado por vendárselo con una simple venda cohesiva.  

  Basta mover al caballo para comprobar el beneficioso efecto de una ortopedia racional y bien aplicada. El animal, que apenas podía moverse desde su cuadra, se mueve ahora con relativa comodidad. En los próximos días, se ira acostumbrando a su nueva manera  de apoyarse, lo que unido al tratamiento prescrito por la doctora, ha de redundar en su comodidad. En el plazo de un mes, si todo continua bien, procederemos a renovarle la colocación del aparato, pues el casco sigue creciendo y desplazara al ortosomo hacia delante y hacia abajo.  

  A juzgar por la comodidad que se le observa al caballo, somos optimistas y creemos que Yako conseguirá adaptarse a su minusvalía y cumplir con sus obligaciones de semental con una calidad de vida aceptable.

Epilogo.

 

A fecha de hoy, diciembre de 2007, todos los intentos para  lograr una calidad de vida aceptable para el caballo, han resultado un fracaso. Radiológica mente, se observaron cambios importantes en la estructura del hueso, que determinaron que se recomendase el sacrificio humanitario del caballo.

 

A pesar de los esfuerzos realizados por su dueño, el equipo veterinario de la Clínica Veterinaria Royva y de un servidor, el caballo no pudo superar sus graves lesiones y fue sacrificado. En la lucha por el bien y la salud de los caballos, a veces se gana y a veces se pierde. Si nos llena de orgullo conseguir una curación, es justo reconocer cuando se ha perdido una batalla.